Y todo por 858 pesos...
Agencia Fronteriza de Noticias
Giussepis
CNR Rosarito
Empleo Nuevo
Castro Limon

Y todo por 858 pesos...

Guanajuanto,Gto - martes, 12 de junio de 2018 - AFN.
1310

*.- Un encuentro con la historia nacional y tradición cultural
*.- Guanajuato: Piel, con P de pasión
*.- Más barato por Viva Aerobus que viajar a Mexicali 

Por José Enrique García Sánchez

GUANAJUATO, GTO 9 DE JUNIO DE 2018 (AFN).- La invitación no podía ser más prometedora. Auguraba una deliciosa aventura. Aun conociendo esta ciudad capital, Guanajuato será siempre un regalo a los sentidos.

Y por solo 858 pesos, más barato que viajar en autobús de Tijuana a Mexicali.

Abordamos temprano el vuelo en Tijuana, tras documentar equipaje, y recoger en el módulo de Viva Aerobus, el boleto reservado previamente vía internet. Bastó solamente presentar una identificación vigente con fotografía, y el resto fue más simple de lo que podría pensarse, aun en este México del siglo 21, y en esta frontera, cuya realidad cambió luego de los atentados a los Estados Unidos hace 17 años.

Los protocolos de viaje se volvieron más estrictos pero finalmente nos adaptamos y el efecto traumático se fue diluyendo. Hoy un aeroviajero ya sabe típicamente que artículos no puede incluir en su equipaje, y la lista está alcance con facilidad en internet.

Nunca sobrará la sugerencia de llevar en una bolsa de plástico todas las cosas de tipo metálico que podría guardar en el bolsillo de su pantalón, para depositarlo en la charola de la estación de monitoreo de rayos equis y agilizar el proceso. Viajar ligero, incluso en el más amplio sentido de la expresión, siempre será lo más recomendable.

Viva Aerobus estaba de fiesta y por supuesto nosotros también, con su invitación a viajar a esta ciudad-museo enclavada en la zona de El Bajío, el corazón de México, para celebrar el hecho de haber abierto una nueva ruta a fin de conectar a dos Méxicos distintos, pero hermanados no solo por el origen nacional, sino por la intensa interrelación que puede haber con Tijuana, una ciudad-destino, ciudad-frontera, ciudad-puerta de salida o llegada, según el caso.

El viaje de familiarización incluía a compañeros de otros medios de comunicación: El Mexicano, el semanario Zeta, El Vigía (Ensenada), La Voz de la Frontera (Mexicali), y por supuesto, Agencia Fronteriza de Noticias. Viaje cómodo y con los beneficios de ser invitados VIP. 

Sin sobresaltos, en 2 horas 40 minutos estábamos tocando pista en el renovado aeropuerto internacional de Guanajuato, enclavado en el municipio de Silao, recorriendo el terreno que pisó el Papa Benedicto XVI en marzo de 2012, durante su única y última visita al país.

En pocos minutos ya estábamos en el centro histórico de esta ciudad. Decir que hace 26 años pisé este lugar no hace diferencia alguna, justo aquí, donde el sentido del tiempo tiene otra dimensión en una comunidad cuyas calles y edificios susurran la palabra historia y repiten al oído las voces y sonidos guardados durante más de cuatro siglos.

Parado aquí frente al extraordinario teatro Juárez, -que data de la época Porfirista y es un compendio de símbolos culturales expresados en su diseño y arquitectura, o las esculturas de diosas griegas que coronan el edificio-, no es difícil imaginar a los peatones novohispanos de la época.

Aquí, mezclados entre nosotros, podríamos ver seguramente a las damas cubiertas de fastuosos vestidos de época, a caballeros con su reluciente armadura, al juglar o al sereno con su lámpara recorriendo calles empedradas por la noche mientras anuncia la hora y pregona su parte de novedades con ese cantadito que el cine y la literatura han preservado para nosotros: “!las 11 y todo serenooooo!”.

Imposible no imaginar y hasta escuchar a los trabajadores de la industria minera, que en condiciones de esclavitud arrebataban a la roca los minerales preciosos que hicieron a los españoles, detener su marcha hacia Zacatecas y quedarse aquí para fundar una villa y finalmente la ciudad.

La calidez y atención de Jesús Barbosa y Tania Luna, de la Secretaria de Turismo del Estado, hacen todavía más disfrutable la hospitalidad con que Guanajuato nos recibe, y nos da la bienvenida, de entrada, a una exquisita muestra de la gastronomía con que esta entidad seduce a sus visitantes.

Imposible no pecar con la extraordinaria cocina de Casa Valdez, mientras admiramos a unos metros la fachada del Teatro Juárez, que anuncia la próxima presentación de Fernando Delgadillo, y la jornada de lectura con Irma Dorantes,  una destacada actriz de la llamada época de oro del cine mexicano.

Subir al Mirador del Pípila,  visitar el Teatro Juárez, recorrer las escalinatas de la Universidad de Guanajuato, imaginar la Alhóndiga de Granaditas en el escenario del sangriento combate del 28 de septiembre de 1810, o callejonear por el centro histórico acompañado de la estudiantina para concluir en el Callejón del Beso, puede representar una agotadora pero excitante jornada.

Igualmente alucinante es conocer uno de los mejores acuarios del país o el extraordinario templo expiatorio de León. También lo es dejarnos llevar por la ruta Picaso (Piel, calzado y sombrero), para conocer de cerca a la capital nacional de la piel. Aquí, donde piel se escribe con P de pasión, la pasión-herencia de cuatro siglos que ha permitido vestir los pies de la mayoría de los mexicanos.

Justo aquí, donde la producción del calzado se acompaña de la producción y curtido de pieles, como lo ejemplifica la Fundación Corazón Mexicano, un proyecto nacido para apoyar a niños y jóvenes con los recursos que obtiene de una tenería y una fábrica de calzado.

Especialmente fascinante es conocer en Atelier Amareto, quizá el único taller de su tipo en el país que produce calzado de autor y personalizado a grandes figuras del espectáculo o el deporte, y compradores del resto del mundo deseosos de calzar una experiencia única, respetando la tradición más original y antigua, con materia prima estrictamente natural, bajo la guía del joven empresario Claudio López, y las maravillosas manos de cinco o seis artesanos orgullosos de ser parte de la tradición.

Vianala, otro taller familiar responsable de producir bolsa y artículos diversos de piel con el innovador componente del diseño, para crear moda que hoy traspasa las fronteras mexicanas, es sin duda uno de los grandes hallazgos. Se trata del más claro ejemplo de la convergencia del pasado de origen europeo y el toque mexicano del siglo XXI, montado sobre una plataforma de comercialización directa a través del uso de tecnologías digitales.

Aquí en León, Guanajuato, donde José Alfredo Jiménez pregonaba que la vida no vale nada, se actualiza la frase: así se lleva a México en la piel.

Dos días son apenas un suspiro, para envolverse en la experiencia sensorial de conocer esta parte de la ruta de la Independencia con sus cinco pueblos mágicos, y sus nuevas rutas de oferta turística, pero son suficientes para enamorar a cualquiera y hacerlo sentirse orgulloso de ser mexicano.

Y a tan solo una distancia de 858 pesos, menos de lo que costaría viajar por autobús de Tijuana a Mexicali.

Deja tu comentario

Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Noticias
Coro Orfeon
Garage Photo Studio
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano