La tragedia de "El Coliseo"
Agencia Fronteriza de Noticias
Guiseppis
CNR Rosarito
Empleo Nuevo
Facebook Contador

La tragedia de "El Coliseo"

TIJUANA BC - miércoles, 18 de mayo de 2016 - AFN.
8372

por Carlos Zúñiga Espinosa

*.- Nuevas generaciones ignoran lo ocurrido en ese viejo edificio de la Zona Centro

TIJUANA BC 18 DE MAYO DE 2016 (AFN).- Tijuana cuenta con hechos relevantes que han marcado su historia, desde fuertes lluvias hasta “guerras” del narcotráfico, pero hay un acontecimiento en particular que a pesar de su gran importancia ha quedado al olvido, sobre todo ignorado por las nuevas generaciones, que hasta la fecha se le conoce como "La Posada Trágica", ocurrida en diciembre de 1951.

Se trata del edificio “Coliseo”, el cual a pesar de su antigua estructura todavía se encuentra de pie, sin operar, en la delegación Zona Centro, sobre la avenida Mutualismo entre las calles Benito Juárez (Segunda) y Carrillo Puerto (Tercera), en donde una tragedia opacó la navidad de ese año en la ciudad.

Dicho inmueble comenzó a construirse en 1949, cuenta con cuatro pisos que en aquel entonces eran divididos por distintas áreas ocupadas por una estación de radio, oficinas administrativas, el antiguo cine “Maya” y un salón social que fue visitado por reconocidos artistas de la época como Pedro Infante, entre otros.

De acuerdo con referencias periodísticas y de otras fuentes, fue el 22 de diciembre de 1951, cuando los integrantes de la Unión de Inquilinos, organismo altruista de entonces, decidió ofrecer una posada navideña para beneficio de niños de escasos recursos, hijos de madres solteras que radicaban a los alrededores de lo que ahora es el Centro.


El evento se efectuó en el salón social “Coliseo”, el cual se encontraba en el cuarto y último piso del edificio; y la celebración se realizaba con tranquilidad, en un ambiente de paz y felicidad para los niños que recibían regalos y comida, así como para las miles de personas que en el lugar se habían reunido con el objetivo de brindar una feliz navidad a quienes más lo requerían.

La pelea

Después de las 23:00 horas, dos jóvenes en estado de ebriedad comenzaron a discutir por motivos a la fecha desconocidos y empezaron a lanzar golpes, y en la pelea, según los testimonios de la historia, cayeron sobre el árbol de navidad provocando un corto circuito en el cableado de “los foquitos”.

El fuego comenzó en la alfombra y después en las cortinas de las ventanas, y las personas, asustadas, comenzaron a salir del edificio por una rampa angosta para pedir ayuda; otros, debido a las fuertes llamas saltaron por las ventanas, pues la única puerta de emergencias se encontraba cerrada con candados.

El incendio se extendió por todo el edificio en cuestión de minutos, los bomberos de Tijuana tuvieron que ser apoyados por los de San Diego, California, ya que el siniestro era incontrolable y la prioridad era rescatar a quien se pudiera, de los que se encontraban aún dentro del inmueble.

Escaseó el agua

Los gritos de desesperación eran escuchados claramente y desde varios puntos a la redonda, y durante varias horas los "tragahumo" llenaron en repetidas ocasiones las pocas pipas que tenían, pues en aquel entonces se trataba de una Tijuana pequeña que no requería de suficiente equipamiento para combatir un incendio.

Según los reportes, hubo más de cien víctimas que aquella tragedia, pero pocas fueron identificadas por familiares y autoridades, mientras que otras quedaron irreconocibles, pues el fuego los había carbonizado en su totalidad y por ello fueron enviados a una fosa común que se encuentra en el Panteón Municipal número 1.

Quienes sobrevivieron para narrar la tragedia, resaltaron que fue gracias a militares extranjeros que pudieron salir por las ventanas, además de “héroes civiles” como Héctor Tamayo y Ángel Camarena, jóvenes promesas de la lucha libre y el béisbol, quienes murieron en el lugar en su intento de salvar gente.

Tres personas fueron detenidas a raíz de la tragedia, Ángel B. Fernández, propietario del “Coliseo” y empresario español muy reconocido en la ciudad durante aquella época; así como el administrador del inmueble, Ángelo Pusateri; y un joven de nombre Guillermo Rico Aldana.

Los años han pasado y pocos recuerdan esta historia, mientras que las nuevas generaciones la ignoran, ya que el “Coliseo” ha quedado como un edificio más en abandono que se encuentra en el Centro, pero que guarda una triste historia, donde lo que sería una fiesta llena de alegría dio paso a una noche de tragedia.

NOTA RELACIONADA:

http://www.afntijuana.info/editoriales/5910_la_posada_tragica_60_anos

Historias Anime
Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Deportes 2
Garage Photo Studio
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano