La reforma laboral o la educativa. O la de Estado?
Agencia Fronteriza de Noticias
Cubo Bistro
CNR Rosarito
Empleo Nuevo
Facebook AFN

La reforma laboral o la educativa. O la de Estado?

Tijuana - domingo, 14 de abril de 2019 - Dr. Marco Antonio Samaniego López.
383

Por: Dr. Marco Antonio Samaniego López

TIJUANA BC 14 DE ABRIL DE 2019.- Las negociaciones que se realizan con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación,  de manera poco atenta y amable, solicita el monopolio de las discusiones sobre el futuro de la educación en México.  La mal llamada reforma educativa,  nunca tuvo esa función. Era un reforma laboral con un objetivo político claro, demostrar la fuerza del Estado ante  la corrupción de la otra central de profesores, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. Su lideresa, Elba Esther Gordillo, fue la mala del sexenio pasado y pasó dos o tres días en la cárcel, los demás en hospitales y en su casa. En ambos casos más cómodamente que la inmensa mayoría de los mexicanos.  

Sin embargo, la reforma educativa quedó de lado ante una condición: los exámenes a los maestros y su carácter punitivo. Los maestros frente a grupo que reprobaran el examen perdían sus derechos laborales, aunque al parecer se les daban funciones administrativas, tiempo que podían utilizar en preparase para   un  examen. Muchas preguntas se pueden hacer al respecto, dado que si ya están frente a grupo, qué capacidades habían demostrado para ello. Y la otra pregunta es qué sucede en las escuelas normales, donde supuestamente se prepara al personal de manera específica para hacer dicha labor. Es decir, que un maestro frente a grupo repruebe, lo que realmente reprueba es todo el sistema precedente. 

Durante su campaña AMLO dijo, y después otros repitieron, que de la mal llamada reforma educativa no quedaría ni una coma. Mario Delgado lo repitió en varias ocasiones hasta el cansancio y esperábamos que la reforma laboral realizada por Peña Nieto, se tornara en una reforma educativa con planes y proyectos de AMLO y su equipo. 

Pero no, quedaron en la propuesta comas, puntos, párrafos, índices, tablas y páginas y páginas enteras. No Hubo un nuevo proyecto, no aparecieron los estudios basados en criterios que nos convencieran a todos los mexicanos del futuro de la educación en México. Todo se ha quedado en marchas, plantones y afirmaciones de que los miembros de la coordinadora están preparados para luchar todo el sexenio. Es decir, a seguir como estábamos, en espera de que la educación mejore.  

Es claro que la reforma en este sistema  tiene diversos mecanismos.  Los de la CNTE recurren a prácticas de lucha social que para algunos son legítimas, para otros  caen en chantaje. Es uno de los muchos dilemas que la propuesta de la 4T deberá resolver. El problema de esto, es que en  ninguna parte de la Constitución dice que los miembros de la coordinadora son los encargados exclusivos de la educación en México. En ninguna parte se indica que se va a tomar su parecer para el empleo que van a desempeñar.  Justo es que se defiendan sus derechos laborales, pero no que se decida sobre cómo van a ser educadas las generaciones que están frente a ellos. 

Si la 4T  quiere asegurar la verdadera cuarta trasformación es precisamente en la educación donde está el espacio ideal para construir socialmente un futuro distinto. La 4T se puede quedar hasta el 2023 o el 2024 y será intrascendente, una moda, una falacia más de campaña si no forma generaciones diferentes.  Si vamos a pasar años de negociación para que los miembros de la CNTE estén felices y contentos, el tiempo se va a pasar y el  futuro no va a cambiar. En poco tiempo recordaremos  que fue una buena idea, pero nada más. Los niños que están en las escuelas, cuando les pregunten que fue la 4T van a indicar que estuvieron bien, que los maestros nunca iban,  pero que como ya están de migrantes en Estados Unidos, pues todo bien. Aquí seguiremos recogiendo lechugas y tomates como nuestros antepasados, la 4T se ve bonita en los recortes de nuestros hijos que ya nacieron en los Estados Unidos. 

Si se sigue el camino del dialogo ante quien no quiere dialogar y ya está preparado para aguantar todo el sexenio,   miles de efectos se tendrán en próximos años: marginación, desempleo, falta de oportunidades, ruptura  de la ya trágica ruptura del tejido social. Si la CNTE es la que va a determinar qué hacer, ¿ entonces para qué fueron las consultas  en los foros educativos de todo el país en los últimos meses de 2018? 

¿Y por cierto, si los diputados y senadores son los que tienen la representación para legislar, donde dice que deben de hacerla caso a la CNTE?  Y por cierto,  ¿qué va a suceder si los del SNTE eligen libremente a Elba Esther, la  misma que estuvo enferma mucho tiempo y que hoy reaparece bastante recuperada para disputar la dirección de la vetusta y mafiosa organización que presidió por  23 años?

Marco Antonio Samaniego López.  Doctor en historia por el Colegio de México.

Esta columna no refleja la opinión de Agencia Fronteriza de Noticias, sino que corresponde al punto de vista y libre expresión del autor.

Deja tu comentario

Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Deportes
Garage Photo Studio
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano