Palco de Prensa
Agencia Fronteriza de Noticias
Cubo Bistro
CNR Rosarito
Empleo Nuevo
Facebook AFN

Palco de Prensa

TIJUANA, BC - martes, 8 de febrero de 2011 - Gilberto LAVENANT.
1768

“Se compran acusadores”.
Por: Gilberto LAVENANT
gil_lavenant@hotmail.com

Este lunes 7 de febrero, aprovechando que era día de asueto, los integrantes de la fracción priísta de legisladores de la XX Legislatura, encabezados por su coordinador, Julio Felipe García, convocaron a una conferencia de prensa en la que participaría el Senador Fernando Castro Trenti.

Se trataba, según lo anunciado, de dar a conocer las labores que habrán de realizar los legisladores locales, en conjunto con el subcoordinador del grupo parlamentario priísta en el Senado de la República.

Al concluir la conferencia de prensa formal, Castro Trenti se acercó a una mesa en donde se encontraban, entre otros, Enrique Sánchez Díaz, subdirector de El Mexicano, Jaime Flores, director del noticiero radiofónico Enfoque Informativo y el columnista autor de Palco de Prensa.

Jaime Flores, autor de la columna Cicuta, o sea veneno, aprovechando el diálogo iniciado con el Senador priísta, y al fin y al cabo lo tenía a la mano, a bocajarro le dijo que tenía conocimiento de que el dueño de Anapromex, Fidel Villanueva, declaró, durante el proceso que se le sigue por las múltiples acusaciones de fraude, que su protector o padrino, lo era precisamente Castro Trenti.

Ante el azoro del propio aludido, le preguntó si es que efectivamente él lo protegía, o que si lo conocía.

El cuestionamiento sorprendió un tanto al legislador, aunque, la verdad, no le hizo perder el piso, ni resbaló. Para nada.

Al fin y al cabo, dicen que el que anda con lobos, a aullar se enseña, Castro Trenti tiene una enorme habilidad en el uso del verbo y salió bien librado del tema. Explico los antecedentes de su supuesta relación con el líder de Anapromex, no del todo agradables.

Es interesante comentar esto, no por el supuesto de que efectivamente Castro Trenti haya sido o sea el padrino o protector de Villanueva y su Anapromex, porque no se sabe, con precisión, nada al respecto.

Cabe observar, que para aniquilar a Villanueva, el Gobierno del Estado de Baja California, y concretamente el Gobernador José Guadalupe Osuna Millán, inició un programa de compra de acusadores, a quienes, supuestamente, Fidel había engañado con su Anapromex.

El programa consiste en ofrecer a los presuntos “incautos”, apoyo económico y jurídico, para que regularizen sus autos “chocolate”, a cambio de que aceptaran denunciar penalmente a Villanueva, diciendo que los había engañado al expedirles las placas y engomados que portaban en sus automóviles, diciéndoles que tenían valor legal. Bajo esa oferta, el programa de “compra de acusadores”, tuvo resultados y en poco tiempo lograron captar más de 100 denuncias, lo que permitió refundir en la penitenciaria de La Mesa al acusado.

Tratando de taparle cualquier posible salida, el programa se complementó regalando 5 mil pesos a cada propietario de un auto “chocolate”. Se dice que se pretende beneficiar a unos 5 mil de ellos, destinando 25 millones de pesos.

Pero vamos al meollo de este asunto. De ser cierto lo que refiere el periodista Jaime Flores, en su cuestionamiento al Senador Castro Trenti, tal parece que para Villanueva, también hubo oferta y la aceptó.

La oferta podría consistir en ser más amables con él, bajarle un poco a la embestida, a cambio de que acepte involucrar a Castro Trenti en el sucio negocio de Anapromex. Y al parecer aceptó. La treta es burda, y quizás no dé resultados tan efectivos como contra Villanueva, pero la finalidad, al menos, sería la descalificación pública del legislador.

La “compra de acusadores”, le ha resultado una estrategia muy efectiva al Gobernador Osuna Millán. Ademas de ahorrativa. Se ahorra muchos esfuerzos, y dinero, al no tener que realizar exhaustivas investigaciones, generalmente erráticas e infructuosas.

Estrategia esta en que se basa, bajo el programa de testigos protegidos, la narcoguerra emprendida por el Presidente Felipe Calderón. La cosa es sencilla : a un malandro o presunto narco, se le arrincona, le cargan la mano y le ofrecen privilegiarlo, si accede a acusar, a diestra y siniestra, a quien o quienes le indiquen. Sencillo.

Ese sería el slogan de la próxima campaña mercadológica de Osuna Millán : “Se compra acusadores…Magníficas ofertas”.

gil_lavenant@hotmail.com

Historias Anime
Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Deportes 2
Garage Photo Studio
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano