El agua: un tema permanente
Agencia Fronteriza de Noticias
Evimeria
CNR Rosarito
Empleo Nuevo
Facebook AFN 15 Mayo 2020

El agua: un tema permanente

Tijuana BC - viernes, 23 de marzo de 2018 - Marco Antonio Samaniego López.
1134

Dr. Marco Antonio Samaniego López *

TIJUANA BC 23 MARZO 2018.- Mientras en Sonora la gobernadora Claudia Pavlovich  se congratula e informa en tono de júbilo el crecimiento en la producción de cerveza, en función de las inversiones que Constellation Brands  anuncia que va a realizar en Ciudad Obregón, Sonora, en el Valle de Mexicali sectores de empresarios se quejan de que 900 millones de dólares no se invertirán en la zona.

La empresa, por su parte, aclara que las inversiones planeadas para Mexicali continúan de acuerdo a lo planeado y  se mantienen. Las notas en los días recientes, por un lado, festejaban el triunfo de organizaciones como Mexicali Resiste. Los empresarios, de acuerdo a las notas publicadas sobre todo en Mexicali, indican que líderes empresariales ven con disgusto que esa cantidad de recursos se anuncien para Ciudad Obregón y la gobernadora lo presuma como un logro de su administración.

En meses pasados, los comentarios se han vinculado con las campañas políticas. Unos plantean que  los seguidores de Morena son los que están aprovechando el tema para obtener votos y apoyo mientras que otros culpan a los respectivos partidos en el poder de preferir la producción de cerveza a la de alimentos.  

En este contexto las verdades que se plantean van relacionadas con las posturas que se tengan en diferentes órdenes: la cervecera, las inversiones, los empleos, las campañas políticas en sus distintos niveles y la lógica interna de los movimientos sociales. En esa combinación, existen referentes que nos permiten ver una parte del proceso y que de igual forma, ocultan otra, como sucede con todo presente. Nadie puede observar el todo de una forma absoluta.

En esta línea, nosotros planteamos que el problema de la administración, distribución y consumo del agua es un referente de larga duración en nuestra zona. Las decisiones sobre los usos sociales del recurso hídrico han sido a lo largo de siglo y medio una constante confrontación con distintos procesos que han implicado a  sectores sociales de dos países, en donde poblaciones completas se han movilizado en función de los acuerdos que se han tomado sobre el recurso. En buena parte del siglo XX, las decisiones favorecieron a los agricultores, cuya actividad demanda una mayor cantidad de agua. A finales del siglo XX y sobre todo con la industria maquiladora de exportación,   el uso urbano se incrementó, aunque nunca es comparable con los usos agrícolas.

Para algunos la ecuación es sencilla.  Para los usos urbanos e industriales, con menor gasto de agua, se obtienen mayor cantidad de empleos, se incrementan  los indicadores económicos en todos sentidos y con ello, se incrementan los niveles de bienestar. En sentido contrario,  si el agua se utiliza para la actividad agrícola, se gasta más agua, se tienen  menos empleos y los indicadores económicos no se ven reflejados en la misma magnitud.

Evidentemente esto va relacionado en que parte de la ecuación nos encontramos. Para un agricultor esta relación con los indicadores económicos no es la solución, dado que el agua fue obtenida en el tratado de 1944  en función de los usos agrícolas, no de los urbanos o los industriales. Por tanto, cualquier cantidad que se transfiera, significa una modificación en la manera de utilizar el agua en la agricultura. Y en esa dinámica, las transferencias que se han realizado desde la década de 1960, han significado una modificación paulatina de la producción agrícola. Esto no implica menor producción, pero sí cambiar  algunos aspectos que  conllevan  a buscar mejoras en el proceso. En muchos casos eso significa inversión y aprendizaje. 

En las ciudades y en relación con los usos industriales, el tema es que con menos agua se benefician  más   agentes económicos. Las cifras de producto interno bruto, sin duda, serán mejores. Este proceso, de manera general, tiene varias décadas, sólo que con el tema de la cervecera, encontró un punto de inflexión. Los enfrentamientos han generado  notas, protestas  y consideraciones de diferente orden en medios internacionales. Además, están en la zona en que cualquier mapa que haga referencia al denominado estrés hídrico, está marcado con rojo desde hace varias décadas. Dicho de manera sencilla, con cervecera o sin ella, el tema del  agua es fundamental para nuestra región. Los problemas por el recurso agua no empezaron ni van a terminar con la empresa.

Por tanto, la dimensión del problema es mayor y requiere de  enfoques de diverso orden. No es suficiente con que el gobernador o los empresarios digan que los de Mexicali Resiste son unos revoltosos. Tampoco que  si la empresa no se instala el tema va a estar resuelto.  El tema es la administración de un recurso que requiere planeación, estrategia, obras y continuidad en las proyecciones. Es mejorar los servicios de medición, tratamiento y reuso del agua. Todo se ha hecho en décadas anteriores, no consideramos decir nada nuevo. Sin embargo, es claro que no se ha sido suficiente, de no ser así no habría el conflicto social presente. Si Constellation se va, el tema del agua sigue. Si se queda, también. Por ello, el tema no va a quedar ahí.

* Marco Antonio Samaniego López.  Doctor en historia por el Colegio de México.

Esta columna no refleja la opinión de Agencia Fronteriza de Noticias, sino que corresponde al punto de vista y libre expresión del autor.

Misas
Tijuana te necesita
IBERO Notas
Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Deportes 2
Garage Photo Studio
Historias Anime
Controlador
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano