1, 500. Un record...
Agencia Fronteriza de Noticias
Cubo Bistro
CNR Rosarito
Empleo Nuevo
Castro Limon

1, 500. Un record...

Tijuana BC - viernes, 17 de noviembre de 2017 - Marco Antonio Samaniego.
1025

Por: Dr. Marco Antonio Samaniego López

TIJUANA BC 10 NOVIEMBRE 2017.- Estamos en pleno momento  en que las instituciones requieren de retomar caminos   que ofrezcan algo muy distinto a lo que tenemos. La cifra de mil quinientos asesinatos violentos para la ciudad de Tijuana no es  motivo de orgullo para nadie. Todos los días, esta Agencia Fronteriza de Noticias, nos proporciona el saldo de los acontecimientos cotidianos.

Todos los días  aparece  una nota que informa de  los tres o cuatro  muertos con violencia que aparecen en alguna zona de la ciudad.  En esta semana, un agente de la policía municipal fue asesinado. Sin duda, una condición alarmante que marca un nuevo momento en la ciudad.

El seguimiento de los casos en los medios de información se torna prácticamente imposible, cuando menos para quien esto escribe. Los detalles, los nombres, los lugares son tantos y tan cotidianos que resulta imposible mantener la atención en la enorme cantidad de eventos que se desarrollan.

Las instituciones de todo orden, educativas,  las instancias  de los tres órdenes de gobierno,  así como los órganos ciudadanos, están atentos aunque los resultados no parecen ser los mejores. Las explicaciones en torno al narcomenudeo son las que parecen dar contexto a  este fenómeno que este año alcanza una proporción inusitada.

Eso significa que en la ciudad numerosos individuos de todo orden deciden involucrarse en el uso y trasiego de  todo tipo de enervantes. Indica que un fenómeno avanza: el uso  de drogas en sus múltiples manifestaciones. Es por tanto una muestra que las instituciones deben reforzar los esfuerzos en una condición que nos involucra a todos. Salir a la calle  no puede ser una solicitud para el secuestro, el robo, la extorsión o el asesinato. Mucho menos en una ciudad que se precia de tener una oferta turística generosa.

Si esto sigue, los cambios en la economía y en las relaciones en la frontera son sin duda motivo de preocupación. La  comparación con zonas de guerra se vuelve una referencia que afecta los ingresos de cientos de familias que dependen de las actividades del sector servicios. La prensa de San Diego ya ha dado muestras de la atención que prestan a esta condición que no cesa y  que debe ser motivo de nuevas estrategias.

La capacidad de las autoridades se  observa rebasada. La crítica de la sociedad debe ser consistente para  generar acciones que propicien una modificación sustancial de la manera en que se enfrenta el problema. Partir de que existe una solución única para toda la ciudad es ingenuo.

Los tres órdenes de gobierno están en jaque. La alternativa de no salir a la calle no es opción.  La pregunta  que hacemos es ¿qué se necesita para que se observe el tema como  una condición de emergencia para la ciudad? ¿Qué se hace desde dentro de los hogares para que la relación con el uso y trasiego de drogas se detenga? ¿Seguiremos el ejemplo de Estados Unidos que ha tenido que declarase en crisis por el consumo de drogas?

* Marco Antonio Samaniego López.  Doctor en historia por el Colegio de México.

Esta columna no refleja la opinión de Agencia Fronteriza de Noticias, sino que corresponde al punto de vista y libre expresión del autor.

Historias Anime
Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Deportes 2
Garage Photo Studio
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano