Gobierno de Morelos

AFN Político

La "Vaquita marina" y la violencia

AFN POLÍTICO *.- El Congreso revisará concesiones, dice Moreno *.- ¿Será García Castro? O ¿será Ruvalcaba Flores? DORA ELENA CORTÉS  afntjuana@hotmail.es TIJUANA BC 25 DE JULIO DE 2017 (AFN).-  Le comentaba a un amigo que hoy no tengo tema para desarrollar en esta columna, así que haré como Peña Nieto: hablaré sobre ¡la vaquita marina! Y es que así lo hizo el Presidente de la República en su reciente ...

118,205
Visitas durante el día de hoy
Las Pulgas

La Favorita

SITT

La Web Del Centro

Jardines de México





Grand Hotel Tijuana

Gobierno del Estado

Prural Mx

Neuvoo

Evimeria

AGP Noticias

Eventos Salvador Cortes

Neftali

Hong Kong

Publicidad AFN

Las mas ...

Vistas: Del mes Del año
Comentadas: Del mes Del año
CNR Television

Ayuntamiento de Tecate

Gobierno de Morelos

CESPT

XXII Legislatura

Industriales Morelos

Los Últimos Comentarios

Ah que caray con la edad del BRAYAN a menos que haya una equivocacion el bato ...
Dice: Juan Pueblo (John Town)
En: Decomisaron más de mil discos "piratas"
Esto ya esta por demas muy sospechoso, tal vez Papa Shalom se quedo con mucha ...
Dice: Juan Pueblo (John Town)
En: Robaron nuevamente negocio en ZR
Es increible y aunque argumente la ley que tal amparo le dara la razon al ...
Dice: Por $ 16.40 m.n. pesos
En: Ganan amparo contra Impuesto de Alumbrado
el Velio es el GRAND MASRSHAL pero del SITT Ruta Troncal junto con su hijo el ...
Dice: Chema
En: La manifestación silenciosa
O sea, que lo que corresponde a Bomberos ahora también a P. Civil?... más ...
Dice: RICARDO CORONADO
En: Más atribuciones a Protección Civil
Las Pulgas

Netlink Internet

Clases de canto, guitarra y te

Servicop

Funeraria Aimar

Periodismo Negro

Consulta otros Periódicos Nacionales
Consulta otros Periódicos Internacionales

Que la dignidad se haga costumbre

Editoriales
por La Silla Rota.
 

Columnista: La Silla Rota
Por: Instituto Mora

CIUDAD DE MÉXICO 19 DE MARZO DE 2017 (La Silla Rota).- Detrás de cámaras

A principios de los noventa, una joven argentina universitaria me contó la anécdota con la que se hizo viajera. Resulta que quiso ir a un partido del Boca, que se enfrentaría contra su rival acérrimo: El River. Al consultarlo con su padre, éste no solo derramó el mate sobre la mesa, sino que un rotundo ¡no!, comenzó un rosario de advertencias sobre el peligro de acercarse siquiera por allí.
 
El padre le dijo que eso era más que ¡una boludez!, un acto de irresponsabilidad inadmisible. El intercambio de opiniones, hizo que el padre le dijera que pidiera otra cosa, menos esa locura. Pese a que se privó de conocer el estadio de la Boca, su recompensa fue ir de vacaciones a la playa por una semana.
 
Su anécdota, en ese entonces, me resultó inaudita.
 
En ese entonces hablar de violencia en las tribunas en el futbol mexicano, era algo menos que entendible para un aficionado que recibía permiso para ir al futbol con la estricta condición materna de que llevara papel de sobra por si tenía alguna contingencia estomacal por mi irremediable afición a los tacos de canasta. Pero muchas cosas han cambiado.
 
Expúlsalos pero no me dejes sin juego

El fin de semana del 10 al 12 de marzo de 2017, fue raro. El futbol mexicano no cumplió con el ritual de lo habitual: saciar al espectador con partidos y programas de televisión sobre la jornada casera.
 
Sin embargo, esa pausa pudo servir para pensar sobre algo central para los consumidores. Las violencias dentro y fuera del estadio parecen un síntoma de algo que se ha salido de las manos. Si vemos la caldera por dentro, en los estadios las violencias a la carta ya son parte de las especialidades de la casa y es algo que se sigue naturalizando.
 
Antes, los estadios estaban enjaulados. Imágenes sobran para ejemplificar a los aficionados trepados sobre las rejas con la mirada clavada sobre algún jugador en específico, enjuiciando su accionar dentro de la cancha o recordándole al árbitro quién, según ellos, lo parió.
 
Ahora ya sin rejas, el hecho de que los árbitros del futbol mexicano pararan la liga en la jornada 10 de la liga MX, fue algo inaudito. ¿Por qué parar si están en juego millones de pesos, perdón, de emociones? ¿Un secuestro con factura para las audiencias y los aficionados?
 
Primero, si un árbitro es agredido en cualquier estadio del mundo, en principio cuenta con un grupo de seguridad que está destinado a resguardar su integridad física. Pero aun así, están en peligro latente por simple aritmética ya que junto con sus auxiliares y los suplentes, son cuatro, cinco. Su mayor defensa son las tarjetas para frenar la embestida. Pero como vimos, su autoridad no está a prueba de explosiones de cabezazos de despecho e impotencia.
 
Segundo, los árbitros cargan con ese extraño oficio de nazarenos en una cazuela con miles de peregrinos rodeando el césped y listos para maldecirlos. Durante el partido son interpelados; les gritan y juzgan su trabajo con tal obsesión que parece que lo que está en juego es la vida misma de los que pierden, como en el juego de pelota mesoamericano.
 
Ellos tienen un pito negro para silbar, y como escudos, las tarjetas para detener a los machos alebrestados y echar del campo a los más violentos y tramposos; aunque nunca se ha visto que se dirijan a los palcos de los reyes del coliseo.
 
Tercero, Eduardo Galeano describe al nazareno:
 
(…) con toda razón se persigna al entrar, no bien se asoma ante la multitud que ruge. Su trabajo consiste en hacerse odiar. Única unanimidad en el futbol: todos lo odian. Lo silban siempre, jamás lo aplauden (…)
 
Todo el tiempo galopa, deslomándose como un caballo, este intruso que jadea sin descanso entre los veintidós jugadores; y en recompensa de tanto sacrificio, la multitud aúlla.
 
Como sujeto anti héroe del cuento, él tiene la facultad de decidir cuándo es gol y cuándo el jugador debe irse a las regaderas antes de que acabe la riña.
 
Tiempo añadido

Pese a que la calidad del arbitraje en México puede y debe estar a discusión, los nazarenos al parar la liga mandaron un mensaje que rebasa los terrenos del estadio y llega de primera a las canchas de polvo de las ligas llaneras en todo el territorio mexicano.
 
Al parar para pedir que se respetara lo que dos de ellos habían escrito en la cédula arbitral, no solo exigieron que se respetara el reglamento, sino que visibilizaron los acuerdos meta-legales en la liga mexicana y lo más importante, le mandaron un mensaje a la afición y a los cientos de miles de futbolistas que juegan en las ligas de los barrios, pueblos y demás lugares donde hay torneos: que no se puede atacar a un árbitro sin que esto tenga consecuencias.
 
La violencia en México no ha escapado a las canchas de juego. Pero la vulnerabilidad de los árbitros en las canchas de futbol amateur ha llegado al exceso de que uno de ellos en meses recientes perdiera la vida en Hidalgo, por el cabezazo de un jugador que había expulsado. 
 
Juan Villoro señala que “el juego se juega dos veces, en la cancha y en la mente del público”. En esta ocasión, solo jugaron los fantasmas en los estadios, y en la mente del público, ojalá esta parada obligatoria nos haga pensar que las palabras de la mujer hñahñú Estela Hernández, también aplican para el futbol: “hasta que la dignidad se haga costumbre”.
 
Que la dignidad se haga costumbre
 
Detrás de cámaras

A principios de los noventa, una joven argentina universitaria me contó la anécdota con la que se hizo viajera. Resulta que quiso ir a un partido del Boca, que se enfrentaría contra su rival acérrimo: El River. Al consultarlo con su padre, éste no solo derramó el mate sobre la mesa, sino que un rotundo ¡no!, comenzó un rosario de advertencias sobre el peligro de acercarse siquiera por allí.
 
El padre le dijo que eso era más que ¡una boludez!, un acto de irresponsabilidad inadmisible. El intercambio de opiniones, hizo que el padre le dijera que pidiera otra cosa, menos esa locura. Pese a que se privó de conocer el estadio de la Boca, su recompensa fue ir de vacaciones a la playa por una semana.
 
Su anécdota, en ese entonces, me resultó inaudita.
 
En ese entonces hablar de violencia en las tribunas en el futbol mexicano, era algo menos que entendible para un aficionado que recibía permiso para ir al futbol con la estricta condición materna de que llevara papel de sobra por si tenía alguna contingencia estomacal por mi irremediable afición a los tacos de canasta. Pero muchas cosas han cambiado.
 
Expúlsalos pero no me dejes sin juego

El fin de semana del 10 al 12 de marzo de 2017, fue raro. El futbol mexicano no cumplió con el ritual de lo habitual: saciar al espectador con partidos y programas de televisión sobre la jornada casera.
 
Sin embargo, esa pausa pudo servir para pensar sobre algo central para los consumidores. Las violencias dentro y fuera del estadio parecen un síntoma de algo que se ha salido de las manos. Si vemos la caldera por dentro, en los estadios las violencias a la carta ya son parte de las especialidades de la casa y es algo que se sigue naturalizando.
 
Antes, los estadios estaban enjaulados. Imágenes sobran para ejemplificar a los aficionados trepados sobre las rejas con la mirada clavada sobre algún jugador en específico, enjuiciando su accionar dentro de la cancha o recordándole al árbitro quién, según ellos, lo parió.
 
Ahora ya sin rejas, el hecho de que los árbitros del futbol mexicano pararan la liga en la jornada 10 de la liga MX, fue algo inaudito. ¿Por qué parar si están en juego millones de pesos, perdón, de emociones? ¿Un secuestro con factura para las audiencias y los aficionados?
 
Primero, si un árbitro es agredido en cualquier estadio del mundo, en principio cuenta con un grupo de seguridad que está destinado a resguardar su integridad física. Pero aun así, están en peligro latente por simple aritmética ya que junto con sus auxiliares y los suplentes, son cuatro, cinco. Su mayor defensa son las tarjetas para frenar la embestida. Pero como vimos, su autoridad no está a prueba de explosiones de cabezazos de despecho e impotencia.
 
Segundo, los árbitros cargan con ese extraño oficio de nazarenos en una cazuela con miles de peregrinos rodeando el césped y listos para maldecirlos. Durante el partido son interpelados; les gritan y juzgan su trabajo con tal obsesión que parece que lo que está en juego es la vida misma de los que pierden, como en el juego de pelota mesoamericano.
 
Ellos tienen un pito negro para silbar, y como escudos, las tarjetas para detener a los machos alebrestados y echar del campo a los más violentos y tramposos; aunque nunca se ha visto que se dirijan a los palcos de los reyes del coliseo.
 
Tercero, Eduardo Galeano describe al nazareno:
 
(…) con toda razón se persigna al entrar, no bien se asoma ante la multitud que ruge. Su trabajo consiste en hacerse odiar. Única unanimidad en el futbol: todos lo odian. Lo silban siempre, jamás lo aplauden (…)
 
Todo el tiempo galopa, deslomándose como un caballo, este intruso que jadea sin descanso entre los veintidós jugadores; y en recompensa de tanto sacrificio, la multitud aúlla.
 
Como sujeto anti héroe del cuento, él tiene la facultad de decidir cuándo es gol y cuándo el jugador debe irse a las regaderas antes de que acabe la riña.
 
Tiempo añadido

Pese a que la calidad del arbitraje en México puede y debe estar a discusión, los nazarenos al parar la liga mandaron un mensaje que rebasa los terrenos del estadio y llega de primera a las canchas de polvo de las ligas llaneras en todo el territorio mexicano.
 
Al parar para pedir que se respetara lo que dos de ellos habían escrito en la cédula arbitral, no solo exigieron que se respetara el reglamento, sino que visibilizaron los acuerdos meta-legales en la liga mexicana y lo más importante, le mandaron un mensaje a la afición y a los cientos de miles de futbolistas que juegan en las ligas de los barrios, pueblos y demás lugares donde hay torneos: que no se puede atacar a un árbitro sin que esto tenga consecuencias.
 
La violencia en México no ha escapado a las canchas de juego. Pero la vulnerabilidad de los árbitros en las canchas de futbol amateur ha llegado al exceso de que uno de ellos en meses recientes perdiera la vida en Hidalgo, por el cabezazo de un jugador que había expulsado. 
 
Juan Villoro señala que “el juego se juega dos veces, en la cancha y en la mente del público”. En esta ocasión, solo jugaron los fantasmas en los estadios, y en la mente del público, ojalá esta parada obligatoria nos haga pensar que las palabras de la mujer hñahñú Estela Hernández, también aplican para el futbol: “hasta que la dignidad se haga costumbre”.
 
@jorgemenecs1
@OpinionLSR
 
Jorge Alberto Meneses Cárdenas
Es profesor-investigador en La Universidad del Mar, en Huatulco. Estudió antropología social en la ENAH y sociología política en el Instituto Mora. Realizando la investigación doctoral sobre Juventudes indígenas universitarias en México y Colombia (UNAM). Entre sus cursos impartidos están los de antropología del futbol. Ha publicado artículos de opinión sobre la relación entre futbol,  política y cultura. Sus intereses de investigación giran en torno a las juventudes, la cultura digital, la antropología del deporte, la migración y la cultura popular. jorgemenecs@hotmail.com
 
@institutomora
www.mora.edu.mx

Esta columna no refleja la opinión de Agencia Fronteriza de Noticias, sino que corresponde al punto de vista y libre expresión del autor.

Tags: dignidad | haga | costumbre |
437 visualizaciones.
Las opiniones publicadas en esta nota corresponden a lectores. Se les suplica utilizar con responsabilidad este espacio, evitando ofensas personales, palabras altisonantes o vulgares así como caer en difamación, ya que de ser así, la administración los removerá. De igual forma removeremos aquellos que vengan con un mismo IP pero con diferente nombre porque eso representa un engaño para los lectores y una campaña dirigida por intereses particulares.

Deja tu comentario

Comentarios Actuales

    No hay comentarios actualmente, se el primero en hacerlo !!!

Notas relacionadas

"Las leyes no son otra cosa, que las condiciones de la asociación civil.  El pueblo sometido a las leyes debe ser el autor de las mismas.” JJ Rousseau, El Contrato Social, 1762 Por Raúl Ramírez ...
Por: Dr. Marco Antonio Samaniego López Enrique Peña Nieto pasa a la historia como un gobernante que estuvo un corto tiempo en el cargo. Aunque de manera oficial dirá que gobernó hasta 2018, en la realidad fue presidente hasta ...
"Plaza Cívica" Fernando Núñez de la Garza Evia www.plaza-civica.com @FernandoNGE MÉXICO 19 JULIO 2017.- En tiempos de luchas políticas sumamente trascendentales para el país, de manera repetida hacemos ...
Transiciones Por: Víctor Alejandro Espinoza TIJUANA BC 19 DE JULIO DE 2017 (AFN) .- Ernesto Ruffo Appel, fue el primer gobernador de alternancia, 1989-1995; durante el primer año de su gobierno se vivió una de las peores ...
Desde la frontera Por: María Eugenia González Ávila El agua como molécula, presenta una sencillez interesante siendo que está constituida de apenas dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno, tal como hacían saber en nuestros ...
Semblanza política Por: Miguel Ángel Torres Ponce   Gracias a mi amiga (y hermana menor) Dora Elena Cortés  Juárez por la oportunidad de escribir estas líneas desde la siempre interesante capital de nuestra ...
Por Raúl Ramírez Baena* TIJUANA BC 10 JULIO 2017.- Gran sorpresa causó a los mexicalenses la semana pasada el traslado por carretera de grandes contenedores para los tanques que almacenarán, en una primera etapa, entre 7 y ...
Por: Dr. Marco Antonio Samaniego López El entramado político en el que se encuentra nuestro país provoca que se avance poco en el tema de la corrupción. Una premisa es que muchos de los que pretenden disminuirla o eliminarla, ...