Palco de Prensa
Agencia Fronteriza de Noticias
Cubo Bistro
CNR Rosarito
Empleo Nuevo
Castro Limon

Palco de Prensa

TIJUANA BC - jueves, 22 de septiembre de 2011 - Gilberto LAVENANT .
1656

La gobernabilidad.
Por : Gilberto LAVENANT

En cuestiones de funciones públicas, un principio fundamental, incluso más importante que el de la seguridad pública, lo es el de la gobernabilidad, o sea el mantener la operatividad de los órganos de gobierno, cuya encomienda máxima es precisamente lograr el bien común, la armonía, la paz social.

La gobernabilidad se logra, a partir de que cada uno de los actores políticos entiendan el papel que les corresponde desempeñar, legalmente, sin salirse de ese ámbito, porque cuando no respetan sus respectivos campos de acción, viene el caos y no se avanza. Es como caminar en bola, cada quien por su lado o pisándose los talones unos a otros.

En ese sentido se dirige las declaraciones que ayer hizo la diputada local Claudia Agatón Muñiz, al referirse al “incidente” en que el General Alfonso Duarte Mújica, Comandante de la Segunda Región Militar, llamó "borracho, grosero e irrespetuoso" al Secretario General de Gobierno del Estado, Cuauhtémoc Cardona Benavides, y además haber determinado vetarlo, para no permitirle su ingreso a instalaciones militares.

Tarde se le hacía a la legisladora, para abordar este tema, cuando que ella misma padeció en carne propia el trato déspota e insolente del militar, advirtiendo que el mando castrense debe de tratar con respeto a las autoridades civiles. "Es muy peligroso –dijo Agatón- que un militar del grado de Duarte Mújica, trate como le dé la gana a las autoridades civiles. Con actitudes como ésta corremos el grave riesgo de caer en un estado militar, donde el miedo y las armas gobiernen. Y es más preocupante que esta serie de insultos se vertieran en la cara del mismo Gobernador del Estado, quien se quedó callado en vez de exigir respeto, como lo manda su investidura".

Recordó que en mayo de este año, fue víctima de la prepotencia del Comandante de la Segunda Región Militar, cuando en un retén la despojó, sin justificación, de 114 mil pesos que serían utilizados para la realización de un festival del Día de las Madres, el cual se consumó con éxito, a pesar del incidente.

"Duarte Mújica es un servidor público que ha sido negativo para Baja California. Por eso en su momento solicitamos su remoción. Nos preocupa mucho que sean militares los que realmente gobiernen en nuestro estado, ya que se han registrado infinidad de casos donde éstos han violado los derechos humanos de los ciudadanos con cateos y detenciones ilegales. Incluso ya han costado la vida de algunos ciudadanos, entre estos el ensenadense de la tercera edad Ramón Durán y el pescador de San Felipe Guillermo Audelo Murrieta", señaló categóricamente la legisladora del Partido del Trabajo.

Así mismo, expresó que : "…El Secretario de Gobierno Cuauhtémoc Cardona cuenta con todo mi apoyo en esta afrenta a su persona que recibió de parte del militar Alfonso Duarte Mújica” a la vez que aseveró que “…Cada vez está más claro que los militares no están preparados para llevar las cosas en paz con la sociedad civil".

Claudia Agatón exhortó al Gobernador del Estado, José Guadalupe Osuna Millán, a que no vuelva a permitir un acto de soberbia y prepotencia del Comandante de la Segunda Región Militar, pues dijo que esto vulnera la gobernabilidad y se pone en riesgo a todos los ciudadanos. No podía perder la oportunidad para hacer tales señalamientos.

Y tiene razón la legisladora, actitudes intransigentes como la de Duarte, vulneran la gobernabilidad, cuando a la vista de todos –se observó en la videograbación del bochornoso y lamentable incidente- el militar gritonea a Cardona Benavides, frente al propio Gobernador Osuna Millán. Pareció el desplante de un jefe militar, dirigido a un subalterno, en este caso el Gobernador, para que reprendiera a un soldado razo.

No se trata de discutir si la molestia o coraje de Duarte Mújica fue justificada. Lo que no se justifica, de manera alguna, la forma de hacer el reclamo. Abiertamente, ante las cámaras del programa oficial de televisión del gobierno estatal, que permitió a una gran mayoría de bajacalifornianos observar los desplantes.

Los hechos demuestran que el poder militar está por encima del poder civil. Como que la inseguridad pública, ha llevado a la autoridad civil a subordinarse al mando militar, lo cual además de absurdo, es aberrante.

Dicen, que los calificativos de “grosero, borracho, irrespetuoso y conchudo”, que le endilgó Duarte a Cardona, no fue precisamente por haber llegado tarde al evento militar de gala, sino porque el Secretario General de Gobierno, de manera prepotente, se opuso a ser sometido a revisión en un retén, escudándose en el cargo público, cuando que el Comandante de la Segunda Región Militar asevera que en esos sitios, el fuero vale un comino. Bueno, Cuauhtémoc no tiene fuero, pero actuó como si lo tuviese.

Ignorante de las cuestiones legales, y políticas, Duarte Mújica no entiende que sí bien es cierto que el jefe máximo del ejército mexicano lo es el Presidente de la República, a nivel local, el Gobernador desempeña un papel semejante. No puede, el militar, de ninguna manera, estar por encima de la figura de Jefe del Ejecutivo Estatal.

Sobre todo, estos hechos demuestran claramente, que son fundados los temores de que continúen los militares en las calles, convirtiéndose, de hecho, en un gobierno de facto sobre el gobierno civil, al que los funcionarios civiles están obligados a someterse y disciplinarse. Que en lugar de aclarar posiciones, les deben pedir disculpas. 

Al militar, en este incidente con Cuahtémoc Cardona, se le aplica la sentencia aquella que advierte : “El que se enoja, pierde”. Duarte Mújica se enojó, y fue el gran perdedor en este asunto. Perdió el respeto y estimación de los bajacalifornianos.

         gil_lavenants@hotmail.com    

Historias Anime
Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Deportes 2
Garage Photo Studio
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano