Entre lo urbano y lo humano
Agencia Fronteriza de Noticias
Cubo Bistro
CNR Rosarito
Empleo Nuevo
Facebook AFN

Entre lo urbano y lo humano

TIJUANA, BC - lunes, 19 de septiembre de 2011 - Ana Velia Guzmán.
1162

LOS MIOS Y LOS TUYOS…

En la actualidad, es bastante común escuchar que alguien que conocemos, llámese familia o amigos, convive con hijos de su pareja, producto de su anterior matrimonio. ¡Qué fácil debe ser! La respuesta por supuesto no es la que supondríamos, es más complicado de lo que parece, a decir de algunas familias entrevistadas para redactar este artículo y tratar de dar una sencilla explicación.

Los psicólogos advierten que, se convierte en un verdadero reto convivir a diario con pequeños que son fruto de relaciones anteriores. A decir de los especialistas, el niño va a estar constantemente retando y desafiando al nuevo padre o madre, con ataques verbales, con conductas indisciplinadas y con actitudes propias de su edad, por supuesto, si estamos hablando de menores de edad. la psicóloga María Luisa Torres, quien continúa.

“Tiene que ser muy paciente el adulto, porque hay que entender que viene e invade el nuevo hogar, porque así lo considera el menor, como el que está tratando de sustituir al ausente, entones, el adulto, debe tener mucha madurez emocional, entender que no es el papá o la mamá que va a sustituír al otro, y que debe estar muy al margen de los conflictos que se deriven de la anterior relación, no intervenir, sino el papá o la mamá biológico” advirtió la psicóloga María Luisa Torres.

El niño o la niña sentirán constantemente que hay un intruso en su casa, no aceptará regaños, consejos y es probable, que tampoco acepte invitaciones para la sana convivencia de todos, “no se debe forzar a ningún miembro de la familia, por ejemplo, a que vayan al cine juntos, o al parque o que desarrollen alguna actividad, tiene que ser por su libre albedrío” comentó la especialista también en desarrollo humano.

Para Angélica, madre de familia y enfermera de profesión, tuvo que adaptarse a su nueva forma de vida, vivía sola con su hija producto de su anterior matrimonio, y cuando menos pensó su familia ya había crecido, eran entonces 5 los integrantes.

 “No fue fácil porque, para empezar, vivíamos mi hija y yo, era muy  sencillo, comíamos rápido, nos movíamos fácilmente a todas partes sin tener que tomar tantas decisiones” Angélica, quien, de tener solamente una hija adolescente y que pasó a tener 3 en el transcurso de un año comenta“ahora,  es muy interesante y diverso, mi familia tiene integrantes todos diferentes, mi hija Valeria que es casi una quinceañera  atraviesa por una etapa difícil pero es muy buena hija y estudiante, Ricardito de 10, que es como si fuera mi hijo de verdad, me ayuda mucho con Luis, el integrante más pequeño de 4 años y ellos se ven como una familia, no hay distinciones”

Los especialistas en la materia recomiendan que, si usted vive una situación similar, puede sobrellevarla con sencillos consejos:

*No imponer tu voluntad como adulto
*Entender que no soy “mamá o papá sustituto”
*Realizar  actividades juntos como “nueva familia” sin forzar a nadie

No hay que olvidar que, al participar en estas dinámicas familiares, estamos incurriendo sin duda, en un enorme acto de amor que implica mucha paciencia, pero sobre todo responsabilidad. Porque después de todo, no es un padre el que engendra, sino el que cría.

UNA FLACA REFLEXION

Basta ser inhumano, para que no duela la tremenda hambruna que se registra en Africa, una hambre que no reconoce edad, sexo ni país y  que debe invitarnos a una seria reflexión sobre esta problemática tan grave, tan lejana, pero a la vez tan cerca.

Si bien el grado de desnutrición que existe en México y en particular en nuestra Tijuana es también de tomar consideración, no acapara las primeras planas de los diarios a nivel mundial como lo hace la que se registra en aquel continente.

¿Cuántas veces no nos ha pasado que, teniendo el refrigerador saturado de delicias, en la mayoría pecados y carbohidratos, que opacan las vitaminas naturales de la fruta, no nos satisface lo que encontramos? ¡peor aún, nos atrevemos, con descaro franco a señalar: Es que no hay nada para comer!, ya quisieran esos ojos ávidos por lo menos ingerir algún pan duro que desecháramos de nuestra alacena.

Empezando por nuestro recorrido en la cocina sobre las delicias que tenemos para degustar, en distintas presentaciones, tamaños, colores, formas y sabores. Volviendo al refrigerador, por ejemplo, tenemos el libre albedrío de decidir me preparo un sándwich de jamón de pavo? O una quesadilla? Y si optamos por esta última, aún pensaremos: Mmmm en tortilla de maíz o de harina? Y si todavía somos tan afortunados diremos, en tortillas caseras o de las de Tia Rosa, (que por cierto no son tan buenas pero sacan de apuros J ).

Y entonces seguimos con el delicioso desfile gastronómico, carne para asar, pollo o pescado, mmm no se me antoja nada! Mejor una simple ensalada de atún, del que, obviamente, extraeremos de la alacena, oh, santo lugar que almacena deliciosos festines tan preferidos como postre.

Galletas de avena, saladas, habaneras, de nieve, surtido de gamesa  y si tenemos más suerte, de la colección Macma de esas que son tan asediadas por la prensa en las conferencias Y VAYA QUE SON RICAS J , pero bueno, no sólo galletas, pan de barra, multigrano, para hot dogs, hamburguesas,  realmente tenemos una tienda de abarrotes en casa, que, claro, en ocasiones de vacas flacas, luce algo anoréxica, pero al fin y al cabo hay PARA ESCOGER.

¡Es día de sobrinas! –exclamaba mi abuelita, ¿cómo? Ingenuamente preguntaba cuando era una niña, ¡Sí!, quiere decir que comeremos de lo que ha quedado en la semana, francamente, no me gustaba ni tantito oir esa expresión, ¿sobras? Aunque en realidad, se convertía en un bufet casero de donde podíamos probar muchas cosas a la vez. Ya quisieran en Africa, tener, aunque fuera SOBRAS

A lo que intento llegar es que, tenemos una bendición enorme en c asa llamada ALIMENTO, y si bien, no podemos diariamente comer langosta, caviar y acompañarlo de vino tinto o sangría, tenemos lo suficiente para nutrir el alma y el cuerpo y esto hay que pasarlo a las nuevas generaciones. A nuestros niños, hay que enseñarles el valor del alimento, pero sobre todo, el valor que implica para compartirlo BON APETIT.

Historias Anime
Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Deportes 2
Garage Photo Studio
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano