¿ En pejelandia?
Agencia Fronteriza de Noticias
Cubo Bistro
CNR Rosarito
Empleo Nuevo
Castro Limon

¿ En pejelandia?

Tijuana BC - jueves, 7 de noviembre de 2019 - Marco Antonio Samaniego.
284

Por: Marco Antonio Samaniego

TIJUANA BC 7 DE NOVIEMBRE DE 2019.-Foxilandia fue el término que se construyó durante el sexenio de Vicente Fox. Este hacía afirmaciones que poco respaldo tenían en la realidad. Era una tras otra. No paraba el hombre de hablar de un país que nadie veía por ningún lado. Fox gozó por cierto tiempo de legitimidad  por haber sacado al PRI de los pinos y eso le dio un bono de  esperanza.  Fue un momento que a muchos mexicanos les resultaba atractivo un presidente dicharachero, hablador e informal. A quien esto escribe nunca le generó confianza. Demasiada simpleza de argumentos y pronto dejó una estela de frases que se volvieron totalmente inútiles. Tanto así que trató de desaforar a AMLO para que no fuera candidato a la presidencia de la república. 

Los trágicos eventos de Culiacán colocaron un momento de inflexión. Con las explicaciones vertidas la semana siguiente de los eventos, por el secretario de la defensa nacional Luis Cresencio Sandoval, quedó claro que ni ellos tenían claro lo que había sucedido.  El secretario de la defensa,  ante las cámaras, titubeante, como una especie de niño grandote recién regañado, con rostro de no entender lo que decía, dejó tantas preguntas en la mesa, que la lista se ha vuelto interminable. ¿Quién dio la orden de soltar al hijo del Chapo? ¿Quién fue el  negociador de ello? 

Si salvar vidas fue la explicación, ahora estamos ante un crimen atroz que coloca a México como una zona de guerra. El asesinato artero de mujeres y niños, en los límites entre Sonora y Chihuahua, miembros de una extensa familia mormona,  y por tanto con una extensión directa con grupos de poder en Estados Unidos y en particular el estado de Utah.

¿Cómo explicarle al mundo, que esta sociedad en la que vivimos, se han educado, por familias mexicanas, persona capaces de quemar a niños menores de edad? La respuesta fácil es que se trata de actos inhumanos. Pero es demasiado fácil la respuesta. El punto es que los asesinos necesariamente conocen el lugar, identificaron a las víctimas y se prepararon para cometer un acto que, sabían, tendría repercusiones en todo el mundo. No se trata de personas que estuvieran al pendiente sólo del noticiario local, sino de individuos, con mamás y papás que según AMLO debieron decirles que se portaran bien, que tenían  idea de la dimensión de su acto. 

Calificarlo de brutal es poco. No hay palabras suficientes para describir  una acción de ese tipo. Matar a niños de esa forma sólo puede entenderse como un  mensaje a la familia  involucrada, a las autoridades locales y nacionales,  sobre el espacio que consideran de su propiedad.   Este no necesariamente es donde se cometió el grave asesinato, pero sí para los espacios en lo que, quienes  tomaron la brutal decisión, desean advertir que ellos mandan. Y no les importa, porque realmente no les importa, la vida de quien se atraviese en su camino. 

Pero el mensaje es que no va a darse una respuesta violenta. AMLO lo ha dicho claro, sigue la política de abrazos no balazos.  En  un hermoso proyecto que quien esto escribe desea que funcione. Nada sería mejor que llegar a los pueblos de Chihuahua y Sonora y darles abrazos y que todo, todo, pero todo termine. Los abrazados van a dejar de transportar droga, van a  formar parte de los programas sociales de la 4T y van a ir con sus mamás y papás a que les digan como portarse. Luego, se vienen los abrazadores a, por ejemplo, Tijuana, donde suceden actos semejantes y con abrazos y abrazos dejaremos de despertarnos con el temor de salir a la calle y no quedar en medio de una balacera.  No creo que a muchos les importe, pero cuando esto funcione, seré el promotor más incansable de la 4T. No tengo idea como, pero cuando suceda, así será.  Lo prometo. 

Sin duda, AMLO ha puesto en duda  una de las frases más conocidas de Max Weber, quien  escribió que el Estado tiene el monopolio legítimo de la violencia. Es decir, el Estado  es quien, a través del uso de la fuerza, no puede ser cuestionado por dicho uso.  Para ser sinceros, cada vez que sale a la palestra la cita de tan conocido autor, quien esto escribe siempre pregunta cómo saber por qué la violencia del Estado puede ser legitima.  Dicho aspecto no lo abordo aquí, pero sí considero pertinente indicar que AMLO da  ese mensaje, no es con la violencia legítima por parte del Estado como se va a resolver el problema. Y en eso estamos de acuerdo. Pero el punto no es si estamos de acuerdo o no, nosotros que nos dedicamos a la academia, el punto es que quienes se dedican al tráfico de drogas consideran que su violencia es legítima, porque les permite tener modos de vida que están por encima del común y de la ley. Ellos, a quienes se tiene que abrazar, no parece que quieran ser abrazados y eso coloca a la estrategia de abrazos no balazos en una condición vulnerable. Los abrazados, no creo que quieran formar parte del México nuevo que propone la 4T, y más bien serían grupos conservadores que desean mantener sus privilegios al margen del Estado.  

Así, pues,  el reto del Estado es si sigue una línea tradicional, en la que las derechas han descansado su uso de la violencia, o propone una nueva forma de negociar con quien no desea hacerlo, con  quien asesina a niños  y madres enfrente de sus hijos. Es decir, estamos en una nueva forma de Estado abrazador o el que se impone en todas las zonas de la nación bajo el recurso de la legitimidad. El tema es central para los artífices de la 4T. El tiempo no es amigo  de la política de abrazos y si los asesinatos  y los delincuentes  nos mantienen en alerta constante – espero que vivos cuando menos – la legitimidad, como a Fox, se va a escapar por el triste sendero de esperar la próxima elección, a ver si el que sigue puede. 

La decisión no es fácil pero a veces no hay mucho que decidir.  O abrazan pronto o actúan con la fuerza pronto. Pero pronto, porque si vuelven a darnos explicaciones tan tambaleantes como la del secretario de la defensa, esto puede  tornarse un vendaval. Evidentemente, aquí,  para bien y para mal, las afirmaciones de la secretaria de gobernación todavía no salen a la palestra. En la inutilidad de su  cargo, con las  respuestas lamentables que da a la prensa y en general cada vez que algo tiene que ver con ella, lo bueno es que parece que se ha quedado callada, para no avergonzar a los presentes. Pero deja claro su nula acción,  y que si la 4T quiere avanzar, con Olga Sánchez Cordero no cuenten. Lo suyo es hacer declaraciones desafortunadas. Nadie me ha preguntado, pero aunque no suceda, si los artífices de la 4T se quieren deshacer de lastres, ella es una opción inevitable. Con ella ahí, todo indica que se construirá Pejelandia. 

* Marco Antonio Samaniego López.  Doctor en historia por el Colegio de México.

Esta columna no refleja la opinión de Agencia Fronteriza de Noticias, sino que corresponde al punto de vista y libre expresión del autor

Historias Anime
Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Deportes 2
Garage Photo Studio
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano