Innovar y Fortalecer
Agencia Fronteriza de Noticias
Evimeria
Telcel 17 Julio 2020
Empleo Nuevo
Castro Limon

Innovar y Fortalecer

Tijuana BC - jueves, 24 de octubre de 2019 - Sol Merino.
1176

Por: Sol Merino

TIJUANA BC 24 DE OCTUBRE DE 2019.-Llegó el centenario de la Organización Internacional del Trabajo, (1919-2019), la única Organización Tripartita (trabajadores, empleadores y gobiernos) de Naciones Unidas, que tiene como objetivo primordial velar por las relaciones laborales en los 187 países que conforman dicho Organismo.

A lo largo de 100 años, sin duda la industrialización, los avances e innovaciones tecnológicas, los cambios demográficos, el excesos de migración laboral, el cambio climático, la globalización, y las constantes desigualdades sociales y económicas, han generado un cambio continúo y radical en las relaciones de trabajo a nivel mundial, precarizando las mismas y creando informalidad en el empleo, lo cual ha traído graves consecuencias y se han tomado las medidas y acciones para que los principios básicos de la Organización Internacional del Trabajo, se hayan replanteado, reestructurado y rediseñado para darle un nuevo enfoque a los objetivos de los mandantes que integran la OIT, con la finalidad de poder hacer frente a los retos que trae consigo el Futuro del Trabajo.

Razón por la cual, el Director de la OIT, Guy Ryder a través del documento “La Declaración del Centenario de la OIT para el Futuro del Trabajo” presentando ante la Asamblea General de la 108 Conferencia Internacional del Trabajo que se celebró en Ginebra, Suiza; en el cual se destaca la urgencia para construir un futuro del trabajo más justo, inclusivo y seguro con pleno empleo y trabajo decente para todos, en donde la OIT debe seguir ejecutando con tenacidad su mandato permanente de lograr la justicia social haciendo que los derechos, las necesidades y las aspiraciones de las personas sean los objetivos principales de las políticas económicas, sociales y ambientales: y ello consiste en que el enfoque del futuro del trabajo sea centrado en las personas, lo cual sólo podrá lograrse mediante una participación plena, equitativa y democrática en la gobernanza de sus mandantes.
.
Por lo que, hoy en día, el Tripartismo de la OIT: sus mandantes; los trabajadores a través de sus Organizaciones Sindicales; los empleadores a través de sus Organizaciones de patrones; y los gobiernos deben encaminar todas sus acciones y programas a lo que establece dicha Declaración: “Con objeto de lograr avances y fomentar un futuro justo y sostenible es necesario invertir en las personas, mediante un enfoque centrado en el ser humano con respecto al futuro del trabajo. Ello conlleva invertir en empleo, desarrollo de competencias y protección social. También conlleva promover la igualdad entre sexos. Y, por último, invertir en las instituciones del mercado laboral, con objeto de lograr salarios adecuados, limitar las horas de trabajo, velar por la seguridad y la salud en el trabajo, y garantizar los derechos laborales fundamentales. Por otro lado, la Declaración conlleva asimismo la adopción de políticas que faciliten un entorno propicio para fomentar empresas sostenibles, el desarrollo económico y el trabajo decente para todos”.

Esta declaración, desde nuestra perspectiva sindical, es la más importante de los últimos años que ha consensuado la OIT, ya que nuestra representación sindical evoluciona y renueva su enfoque que sitúa a las personas, a los trabajadores y el trabajo que desempeñan en el núcleo, en el centro, y en lo más importante de la práctica empresarial. Recordemos que el concepto de evolución proviene del término latino evolutivo y hace referencia al verbo evolucionar y a sus efectos. Esta acción está vinculada con un cambio de estado a un despliegue o desenvolvimiento y su resultado es un nuevo aspecto o forma del elemento en cuestión.

Los seres humanos, los animales, las relaciones, el trabajo y algunos objetos evolucionan, es por eso que el sindicalismo, como organización de y para los trabajadores, debe evolucionar, debe innovar, y debe modificar sus programas de acción para estar cerca las necesidades de las personas y de sus familias, o de lo contrario está destinando a su extinción.

No es momento de vender ideas o de hacer política, es momento de actuar con acciones firmes, de ver las situaciones desde la perspectiva y realidad del trabajador y con ello ofrecer programas y servicios en beneficio de los mismos y su familia. Es por ello que nuestras organizaciones sindicales tienen un programa centrado en las personas, los trabajadores, sus familias y el futuro en el trabajo. Este programa se centra en tres ejes de actuación. En primer lugar, invertir en sus capacidades, permitiéndoles formarse, reciclarse y perfeccionarse profesionalmente, y apoyarlos en las diversas transiciones que afrontarán en el curso de su vida. En segundo lugar, invertir en sus condiciones de empleo y en su representatividad sindical para garantizar un futuro del trabajo con libertad, dignidad, seguridad económica e igualdad. Y en tercer lugar, invertir en trabajo decente y sostenible, a través de la formulación de normas e incentivos para ajustar su política y práctica empresarial.

Si los sindicatos, aparte de enfocarse en lograr grandes mejoras en sus condiciones de trabajo a través del Contrato Colectivo de Trabajo, con revisiones bien analizadas y lo más importante, consensuada con los trabajadores, se enfocaran en ofertar programas, servicios y beneficios con cobertura no solo en lo individual, si no en lo colectivo, en el núcleo familiar del trabajador, en acciones orientadas a dignificar sus condiciones de vida, a través de programas de mejoramiento de vivienda, de acceso al agua potable, alimentarios, de educación continua, asistencia psicológica para sus hijos y/o familiares directos, por mencionar algunos ejemplos, estaríamos cumpliendo con la Declaración del Futuro del Trabajo, emitido por la OIT.

Esto nos dice que como sindicalistas debemos continuar, innovar y fortalecer nuestras formas de acercarnos a los trabajadores, adaptándonos al pensamiento que nos exigen las nuevas generaciones en el mundo laboral.

Esto veámoslo como algo positivo para el mundo trabajo y sobre todo es algo que para quienes estamos en la búsqueda de dignificar las condiciones laborales en nuestro país, queremos creer que vamos por un camino prometedor para el trabajador y su familia.

¿Nosotros estamos listos y trabajando en nuestra evolución, y ustedes están listos?

Sol Merino, Subsecretaria de Estudios Económicos del C.E.N. de la CROC y  miembro de ADS de las Americas.

Esta columna no refleja la opinión de Agencia Fronteriza de Noticias, sino que corresponde al punto de vista y libre expresión del autor.

Misas
Tijuana te necesita
IBERO Notas
Las Pulgas
Pesquisa
Neuvoo
AGP Deportes 2
Garage Photo Studio
Historias Anime
Controlador
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano