Detención de hijo del Chapo desató "el infierno" en Sinaloa
Agencia Fronteriza de Noticias
Cubo Bistro
CNR Rosarito
Empleo Nuevo
Castro Limon

Detención de hijo del Chapo desató "el infierno" en Sinaloa

SINALOA - jueves, 17 de octubre de 2019 - AFN.
3799

SINALOA 17 DE OCTUBRE DE 2019 (AFN).- Una serie de enfrentamientos armados se registró la tarde de este jueves en Culiacán y en diversas partes de Sinaloa, tras la detención, ya confirmada, de Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín "El Chapo" Guzmán, y quién sería uno de sus sucesores al frente del Cártel de Sinaloa.

Los enfrentamientos armados ocurrieron principalmente en la capital del estado, donde poco antes de las 16:00 horas, tiempo local, prácticamente se decretó un estado de sitio debido a la intensidad de las balaceras que se escuchaban desde todos los puntos de Culiacán.

A través de las redes sociales fue como, en primera instancia, se dieron a conocer los enfrentamientos y la presencia de civiles fuertemente armados a bordo de unidades de modelo reciente, algunas de ellas artilladas, quienes bloquearon diversas calles, entre ellos los principales puntos de salida y acceso a la ciudad, con unidades de transporte que atravesaron en las vialidades, incendiando algunas de ellas. 

De acuerdo con Alfonso Durazo Montaño, titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana federal, los hechos iniciaron alrededor de las 15:30 horas tiempo del Pacífico, cuando una patrulla de 30 elementos del Ejército Mexicano y de la Guardia Nacional, fue atacada a tiros desde una residencia del sector Tres Ríos.

Los efectivos militares respondieron el ataque y lograron ingresar a la vivienda, donde fueron detenidos cuatro hombres entre ellos Ovidio Guzmán López, y de acuerdo con Durazo Montaño, eso desató una serie de ataques en contra de las corporaciones policiacas y militares en varios puntos de la ciudad.

En un mensaje grabado en la Ciudad de México, el funcionario federal precisó que debido a que fueron superados en armamento y personal, los agentes policíacos y militares recibieron la instrucción de no responder los enfrentamientos para no poner en riesgo la integridad de la población, toda vez que se registraron hechos violentos en la vía pública en prácticamente toda la ciudad.

Poco después de la captura del hijo de "El Chapo" Guzmán se dieron a conocer en redes sociales una serie de videos y fotografías que mostraban a civiles armados a bordo de vehículos artillados, y se registró un toque de queda de facto por parte de la población culiacanense.

Poco después de iniciados los ataques armados, se registró una fuga de reos del penal de Aguaruto, en Culiacán, lo cual fue confirmado por el propio Gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, y por el Secretario de Seguridad Pública de la entidad, Cristóbal Castañeda Camarillo, quien se trasladó a ese lugar para retomar el control del penal, donde también se registraron enfrentamientos armados, y hasta la noche de este jueves no se tenía el número exacto de reos fugados.

Informes extraoficiales señalan que en este penal, presuntamente bajo el control del Cártel de Sinaloa, se habría registrado un amotinamiento y hubo un enfrentamiento armado para retomar el control, en el cual habría participado el propio Castañeda Camarillo, un militar retirado; trascendió de igual manera que en este lugar hubo muertos y heridos, ll cual de momento no fue confirmado.

También, a través de las redes sociales circularon videos en los que se escucha a un presunto integrante del crimen organizado, exigir a las fuerzas militares la liberación de Ovidio Guzmán López o de lo contrario, no cesarían los ataques armados en toda la ciudad. 

De igual forma, trascendió que el grupo criminal habría solicitado el apoyo de sus células de la delincuencia organizada que operan en otros municipios del estado, quienes se trasladarían a Culiacán para hacer frente a las fuerzas federales. 

Las amenazas por parte del crimen organizado, llegaron incluso a las sedes policiacas y militares, las cuales fueron resguardadas incluso con vehículos blindados y artillados para hacer frente a un eventual ataque; entre los puntos mayormente resguardados en Culiacán fue el complejo habitacional para las familias de los militares desplegados en la ciudad, a donde fueron comisionados varias unidades militares con personas al fuertemente armado.

Hasta las 20:00 horas tiempo local, el informe preliminar señala que al menos hubo siete civiles lesionados en los diversos enfrentamientos, y tanto autoridades federales como estatales no han revelado el número de efectivos policiacos y militares fallecidos en los enfrentamientos, aunque se confirmó que hubo policías estatales y federales, así como algunos militares, que perdieron la vida en los primeros enfrentamientos registrados la tarde de este jueves. 

Por parte del crimen organizado se presume, en base a fotografías publicadas en redes sociales, el fallecimiento de por lo menos ocho presuntos sicarios, los cuales habrían quedado en la vía pública en diversos puntos de la ciudad, y al menos tres de esos cadáveres habrían sido rescatados por sus compañeros. 

Por varias horas la ciudad permaneció prácticamente sitiada y se escuchaban balaceras por varios rumbos, destacando la zona gastronómica y la avenida Álvaro Obregón, una de las principales de la ciudad, en tanto que todas las actividades escolares, laborales, deportivas y comerciales fueron suspendidas por el resto del día. 

Autobuses que se dirigían a Culiacán o bien, que salían de la capital con rumbo a otras ciudades, cancelaron sus recorridos toda vez que en varios puntos de la carretera México-Nogales se registraron bloqueos por parte del crimen organizado. 

En el Sur, los autobuses y viajeros por carretera de quedaron varados varios kilómetros antes de llegar a la capital en el tramo Mazatlán-Culiacán, y al norte, a la altura de Barobampo la carretera fue bloqueada por camiones de carga durante varias horas, impidiendo el paso para llegar a la ciudad de Los Mochis.

Hasta la noche de este jueves las autoridades federales no han dado a conocer el lugar en el que permanecen bajo resguardo los detenidos, aunque se presume que no los han podido sacar de la ciudad, y de acuerdo con el propio Durazo Montaño, todo el gabinete de seguridad del gobierno federal, entre ellos los titulares de la SEDENA, Marina y la Guardia Nacional se trasladarán esta noche a Culiacán para atender la situación. 

Entrevistado esta noche, el Gobernador de Sinaloa precisó que será mañana viernes a las 06:00 horas tiempo local cuando se lleve a cabo una reunión de emergencia con el gabinete de seguridad federal para conocer los hechos y las acciones a tomar en materia de seguridad, en tanto que confirmó que la situación en el penal de Culiacán no había sido controlada en su totalidad. 

Debido a esta situación, para este viernes se suspendió de manera oficial las actividades en todas las escuelas de Culiacán, en todos los niveles.

Historias Anime
Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Deportes 2
Garage Photo Studio
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano