Palco de Prensa
Agencia Fronteriza de Noticias
Cubo Bistro
CNR Rosarito
Empleo Nuevo
Castro Limon

Palco de Prensa

TIJUANA - viernes, 8 de julio de 2011 - AFN.
858

 

Prueba superada.
Por: Gilberto LAVENANT 
gil_lavenant@hotmail.com 
 
Parecía difícil. Casi imposible. Seguramente hubo negociaciones políticas previas. Al final, el mayoriteo permitió obtener la aprobación que se buscaba y requería. Por ello, en principio, puede decirse que fue una prueba superada.
 
Es lo relativo al tema de la aprobación de ampliciones al presupuesto de egresos del 2011, del Ayuntamiento de Tijuana, para continuar adelante con el proceso de reestructuración de la deudas municipales, de forma tal que el gobierno local lograra un desahogo, que le permita disponer de recursos para los servicios más elementales. 
 
Parecía imposible de lograr. En principio, porque las cuestiones financieras, no son fáciles de entender, y por otra, en el Ayuntamiento a cargo del alcalde priísta, Carlos Bustamante Anchondo, se había seguido la costumbre de preparar los paquetes y dictámenes correspondientes, sin consultar previamente a los Regidores, y luego someterlos a votación, a “bocajarro”, como si se tratase de un simple trámite administrativo.
 
Si es cierto, por esta ocasión el Secretario de Finanzas del gobierno local, el C.P. Rufo Ibarra, acudió a la Comisión de Hacienda a explicar el tema del refinanciamiento y a responder cuestionamientos de los regidores ahí presentes. Pero eso no es suficiente. Las cuestiones financieras no son tan simples, como para tratar de explicarlas con “peras y manzanas”.
 
Así es que sin duda alguna, muchos de los regidores continuaron con enormes dudas en torno al tema. No obstante, a la hora de las votaciones, el mayoriteo se impuso. Solamente no aprobaron el dictamen correspondiente, los regidores panistas y la representante del Panal.
 
De esto se desprende, y acredita, que se rompió la Alianza por la Dignidad, integrada a principios del mes de junio, por al menos 10 de los 15 regidores del XX Ayuntamiento de Tijuana, entre ellos varios priístas. Todavía esta semana se mostraban sólidos en su postura de unidad y reclamo. Parece ser que al final las negociaciones políticas hicieron ceder a los priístas.
 
Los dimes y diretes, en la correspondiente Sesión Extraordinaria de Cabildo, estuvieron a la orden del día. Los panistas, cuestionaron las condiciones de las negociaciones relativas al refinanciamiento y al evidente incremento en los adeudos municipales. La regidora del Panal observó que ella de ninguna manera adquiriría crédito a tasa variable, para tener vivienda. Dijo, palabras más, palabras menos, que eso sería una locura.
A
unque al final de cuentas se logró la aprobación, es importante observar que eso no indica que concluyen los cuestionamientos, las dudas, los temores, las especulaciones, respecto al tema del refinanciamiento de las deudas municipales.
 
Sin embargo, a fin de evitar caer en discusiones meramente partidistas, todos los involucrados equivocan el manejo de estas situaciones. Olvidan, o no entienden, que no es tan fácil digerir temas sobre finanzas y créditos.
 
Por ello, temas como este, deben ser puestos en manos de expertos, de conocedores, de profesionales sobre la materia. Pedir a los organismos colegiados, que hagan un análisis al respecto y emitan una opinión, debidamente fundada. Si ellos, los conocedores, dicen que el proyecto, plan o estrategia del gobierno de Carlos Bustamante, es factible y el menos malo de cualesquier otra opción, pues adelante. Lástima que ni les consultan, ni estos reclaman se les tome en cuenta. 
 
Sin embargo, no se sabe que hayan intentado acudir en consulta, en ese sentido. Los “sabios” del Ayuntamiento, prepararon todo, contrataron supuestos negociadores, autorizaron costos, tasas y compromisos, como si fuesen negociaciones financieras de una empresa privada. Se olvidaron que el Ayuntamiento es gobierno, que los temas como el del refinanciamiento de las deudas, son de interés público y por lo tanto deben ser manejados abiertamente, a la luz del día y no en lo oscurito.
 
A esto, habría que agregar algo también sumamente importante. Nadie ha hablado de hacer un estudio serio sobre las condiciones económicas que enfrenta actualmente el gobierno local y las perspectivas para las siguientes administraciones municipales, con la carga económica que actualmente apenas si soporta.
 
Ya es momento de poner los pies en la tierra y de establecer las bases para que algún día las deudas municipales terminen y para ello se requiere acotar, limitar o frenar las pretensiones de lucimiento de los funcionarios públicos, como ocurrió con el panista Jorge Ramos Hernández y su famoso Pire, que los tijuanenses lamentarán durante muchos años. 
 
Eso de vivir de prestado, no es vida, es angustia, es agonía. Sobre todo, no hay que olvidar que el uso del dinero ajeno, tiene un costo y los créditos llegan a convertirse en una bola de nieve que al paso del tiempo va creciendo, y corremos el riesgo de que al final de cuentas caiga sobre nuestra casa, la aplaste y la haga añicos.
 
Los financieros, por su parte, gustosos están dispuestos a soltar el dinero. En una simple transacción, colocan enormes cantidades de dinero, que les producirán cuantiosas ganancias y cuyo pago está debidamente garantizado. El gobierno de Tijuana es sujeto de crédito, pues además de bienes propios, cuenta con aportaciones federales y estatales, que también pueden ser gravadas. 
 
Al paso que vamos, no está lejos de que instalaciones como el Palacio Municipal, se conviertan en bienes de propiedad privada, por los que se tenga que pagar renta. Así es que, Bustamante, al igual que como lo logró Ramos Hernández y otros exalcaldes, para endeudar a Tijuana, logró su propuesta y además rompió la alianza de los regidores. Los lamentos vendrán después.
 
gil_lavenants@hotmail.com 
 
Historias Anime
Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Deportes 2
Garage Photo Studio
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano