Palco de Prensa
Agencia Fronteriza de Noticias
Cubo Bistro
CNR Rosarito
Empleo Nuevo
Castro Limon

Palco de Prensa

TIJUANA - martes, 5 de julio de 2011 - AFN.
722

 

Los perdedores.
Por: Gilberto LAVENANT 
gil_lavenant@hotmail.com 
 
Los comicios del domingo 3 de julio, exhibieron las pobrezas de los partidos políticos. En especial las del PRD y las del PAN. En vano, ambos tratan de justificar sus derrotas, cuando que simple y sencillamente los electores no los quieren. Y para aquellos que suelen denostar al PRI y culparlo de todos los males de México, pues habría que decir que en estas elecciones pasó lo mismo que en Baja California en julio del 2010 : los electores votaron por los menos peores.
 
Prueba de ello es que el grado de abstencionismo fue algo así como poco más del 50 %, y aunque muchos electores enfrentaron dificultades o desaliento para acudir a las urnas, por el mal estado del tiempo, al final de cuentas, resulta evidente la desconfianza de los ciudadanos en los políticos, sin importar siglas ni colores.
 
Sin embargo, los que llevaron la peor parte en esto, fueron precisamente los perdedores. Del PRI se dicen muchas cosas, pero contra todos los pronósticos, y pese al abstencionismo, obtuvo triunfos indiscutibles, que le permiten vislumbrar un panorama halagador para las elecciones del 2012.
 
Los problemas son para los perdedores, PRD y PAN, que hoy se arrepienten de no haber pactado alianzas, como lo hicieron recientemente en otras entidades y le arrebataron espacios al PRI. Incluso, hay quienes acusan o responsabilizan de estas derrotas a Andrés Manuel López Obrador, pues se opuso terminantemente a que se aliara el PRD al PAN, al menos en el Estado de México. Hoy, pasados los comicios, los resultados indican que ni juntos, PRD y PAN, hubiesen logrado derrotar al PRI. Los porcentajes de las votaciones, muestran a panistas y perredistas como dos organizaciones políticas pequeñas, en decadencia. Resultaron mucho ruido, y pocas nueces.
 
El periódico capitalino Reforma, en base a los poprcentajes finales, hizo un sencillo análisis respecto a la presencia electoral del PRD y del PAN, en las tres entidades en las que este domingo 3 de julio eligieron gobernadores, Coahuila, Nayarit y Estado de México.
 
Por ejemplo, en el caso del PRD en Coahuila, en 2005 obtuvo el 3.6 de la votación, en los federales del 2006, cuando Andrés Manuel contendió contra Calderón, logró 24.21 %, pero en el 2009 descendió al 3 % y este domingo apenas alcanzó el 1.5 %, lo que le hizo perder el registro en esa entidad.
 
En Nayarit, en el 2005, el PRD obtuvo el 42 % de la votación, en las federales del 2006, el 41.8 %, en el 2009, el 25 % y este domingo, apenas el 11 %.
 
En el Estado de México, en el 2005 el PRD logró el 24 % de la votación, en el 2006, el 35.3 %, en el 2009 el 15.8 % y este domingo, con Alejandro Encinas, su carta fuerte, apenas obtuvo el 21 %.
 
Parecía que el PRD se consolidaría como la segunda fuerza política en México. Pero es una figura que ya se ha desdibujado, y en algunos puntos del país, los perredistas prácticamente están en extinción. Tarea difícil la que espera a Andrés Manuel y su “morena” si logra que la izquierda lo postule para contender para la “grande”, o en su caso, Marcelo Ebrard.
 
Por lo que respecta al PAN, las cosas tampoco le resultan alentadoras, según el sencillo ejercicio del periódico capitalino.
 
Por ejemplo, en Coahuila, en el 2005, el PAN logró el 33.7 % de los votos, en el 2006, el 43.1 %, en el 2009, el 20.6 % y este domingo el 36 %. No estuvo tan mal, pero los números no le dieron el triunfo anhelado, el 3 de julio. El priísta Rubén Moreira, obtuvo el 56.9 % de los votos.
 
En Nayarit, en el 2005, el PAN obtuvo el 5.3 % de los votos, en el 2006, el 18.9 %, en el 2009, el 21.3 % y este domingo, el 34 %. En esta entidad, el priísta Roberto Sandoval, obtuvo el 47.9 % de los votos.
 
En el Estado de México, en el 2005 los panistas lograron el 25 % de la votación, en el 2006, el 35 %, en el 2009, el 21 % y este domingo el 12.5 %. Ahí el priísta, Eruviel Avila, logró el 62.4 de la votación.
 
¿Por qué ganó el PRI en estos comicios, si es un partido con múltiples y variadas calamidades? 
 
¿Por qué, siendo el PRD de izquierda, o sea que está del lado de las clases populares, campesinos, obreros, captó tan pocos votos ?
 
¿Por qué el PAN, que ha gobernado durante dos sexenios a nivel federal y se le identifica con el sector empresarial y la iglesia, o sea la derecha, hizo el ridículo en estos comicios?
 
Si les ayuda en algo, cabe observar que el PAN desbancó al PRI y lo desalojó de Los Pinos, no porque los panistas sean mejores políticos, sino porque los mexicanos ya estaban hartos de 70 años de lo mismo. Pensaron que habría un cambio y el único cambio que hubo fue de rostros, pero no de mañas. Por lo tanto, con Fox y Calderón, no ganó el panismo, sino el antipriísmo. Dos sexenios después, parece que está a punto de ocurrir lo contrario. Es evidente que en el 2012, no ganará el priísmo, sino el antipanismo. Los panistas hartaron a los mexicanos, apenas en dos sexenios.
 
En el caso del “peje”, parece ser un político ideal, honestón, pero no así quienes le acompañan. Muchos de ellos son prácticamente una gavilla de bandoleros, aunque existen excelentes perredistas. Total, perredistas y panistas, están pagando caro sus devaneos. En su lucha contra el PRI, olvidaron principios e ideologías. Así que, ya ni llorar es bueno.
 
gil_lavenants@hotmail.com

Deja tu comentario

Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Deportes 2
Garage Photo Studio
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano