Palco de Prensa
Agencia Fronteriza de Noticias
Cubo Bistro
CNR Rosarito
Facebook AFN 2
Caminata por la Paz

Palco de Prensa

TIJUANA - lunes, 25 de abril de 2011 - AFN.
796

 

La intolerancia.
Por: Gilberto LAVENANT 
gil_lavenant@hotmail.com 
 
Este domingo, en la Catedral Metropolitana del Distrito Federal, se dió un hecho, que ojalá sea un caso aislado, pero que es una muestra de la intolerancia que está afectando a la sociedad.
 
Las crónicas periodísticas indican que cuatro mujeres y un hombre irrumpieron durante la Misa Mayor en la Catedral Metropolitana, donde lanzaron consignas y rompieron una figura de barro de la Virgen María.
 
Se dice que la misa dominical se celebraba con normalidad, cuando el sujeto y las cuatro mujeres llegaron al Altar Mayor y destruyeron una imagen de la Virgen que llevaban consigo, mientras gritaban consignas contra el cardenal Norberto Rivera.
 
Los intrusos, obviamente, en medio de gritos, insultos y golpes directos, fueron sacados del inmueble y entregados a policías capitalinos, quienes los trasladaron a la Agencia del Ministerio Público.
 
Esto es un hecho inusitado, que ojalá efectivamente se trate de un caso aislado y no sea parte de una estretagia de laicos en contra de la iglesia católica, de la que uno de sus voceros, Hugo Valdemar, en días pasados tuvo la osadía de pedir a los feligreses que le escuchaban, que no votaran por el PRD.
 
Armando Martínez, presidente del Colegio de Abogados Católicos de México y encargado de la seguridad del Cardenal Norberto Rivera, culpó de manera directa a algunos grupos del Partido de la Revolución Democrática y a su presidente, Jesús Zambrano, “por estos hechos sacrílegos”.
 
Todo mundo sabe que el Distrito Federal, es “territorio perredista”, pero también sabe, que la iglesia católica y el PRD, al menos en la capital del país, son como el agua y el aceite, al grado que sus diferencias las han llevado a ventilar a los tribunales judiciales.
 
El propio Marcelo Ebrard, jefe de gobierno del Distrito Federal, ha tenido serios roces con representantes ecleciásticos, luego de haber promovido los matrimonios gay e incluso la despenalización del aborto, que la iglesia llama un atentado contra la vida humana.
 
Es más, esas diferencias con la iglesia católica, le representan a Ebrard uno de los principales escollos, en sus aspiraciones por la Presidencia de la República.
 
También se debe tener cuidado, de que este no sea un acto programado, a sabiendas de tales diferencias, para hacer mayor ese distanciamiento.
 
Partidos políticos y religión, no se llevan, aunque el Partido Acción Nacional es identificado y se le liga estrechamente con el catolicismo.
 
Cada quien, debe deslindar su propio campo de acción. Sobre todo, debe haber un respeto mútuo. Deben tolerarse.
 
Quizás la iglesia, por conducto de quienes la representan, ha incurrido en el error de meterse a la arena política, criticando, directa o indirectamente, a los funcionarios públicos que no han sido capaces de gobernar con eficiencia, que no han sabido cumplir con sus funciones al pie de la letra, y eso ha provocado el estado de inseguridad en que se encuentra el país. Lo que evidentemente ha incomodado a los políticos.
 
Pero que no pase de ahí, que tales señalamientos no sean considerados como intromisiones de carácter político, pues al fin y al cabo, como dicen popularmente, las llamadas a misa todos las escuchan, pero no todos las atienden.
 
Que no olviden los políticos que no pueden hacer a un lado sus creencias religiosas, que la grey católica es abundante. Que las misas tienen lugar en los recintos ecleciásticos y que las actividades de proselitismo políticos, fuera de ellos.
 
Los hechos suscitados ayer domingo, no pueden pasar desapercibidos para nadie. Mucho menos cuando que se dan en plena Semana Mayor. En los días de reflexión. Acudir al templo a lanzar consignas contra los representantes de la iglesia, no solo es una agresión, sino un reto. Una muestra de intolerancia social, que no debe llegar a mayores.
 
Es más, el propio Ebrard y el dirigente nacional del PRD, Jesús Zambrano, deben reunirse con el Cardenal Norberto Rivera, y hacer un pacto de no agresión, antes de que agresiones como la de ayer, vuelvan a repetirse.
 
La intolerancia, es como chispa que puede encender la hierba seca y ocasionar una conflagración social.
 
Pésimo detalle, ante la proximidad de los comicios electorales. 
 
gil_lavenant@hotmail.com 
 

Deja tu comentario

Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Deportes
Garage Photo Studio
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano