Manos sabias en el tejido de la palma
Agencia Fronteriza de Noticias
Cubo Bistro
CNR Rosarito
Empleo Nuevo
Facebook AFN

Manos sabias en el tejido de la palma

Huajuapan de León - miércoles, 28 de septiembre de 2016 - Joel F. Gálvez Vivar.
1520

Texto: Joel F. Gálvez Vivar

Fotos: Karol Joseph Gálvez López

Huajuapan de León, Oaxaca, 27 de Septiembre 2016.- El sustento de cientos de miles de familias de la región mixteca oaxaqueña, es el producto de la venta de artesanías de palma, mayormente de sombreros ‘anicero’; petates, tenates,  sopladores, sombreros de palma amarilla, conocidos como ‘cacaleño’; así el de media palma, y de tejidos finos, por las sabias manos de los aborígenes.

En el núcleo rural, a temprana edad se aprende el oficio del tejido de la palma; además de los quehaceres del campo; entre la niñez campirana, todo comienza como juego de distracción, con el rajar la palma, que consiste en ‘ir desprendiendo una a una del tronco, palmo a palmo; durante varias horas, ayudando distrayendo, así nos alcanzó la niñez, entre la adolescencia  y la juventud, rumbo a la madurez de la vida, aún se continua con la actividad de tejer las artesanías de la palma, no se olvida, al contrario ha mejorado mucho, la fineza y pulcritud de hacer sombrero es mucho mayor que en el pasado inmediato’, sostiene uno tejedor noble artesano de la palma.

Elaborar diversas piezas de palma, es además nobleza y satisfacción, ‘con un trozo de palma bajo los brazos se va tejiendo el tradicional sombrero anicero, de media palma, el cacaleño, el de alas anchas, en sombrero real; además de petates, tenates, sopladores, bolsas, mecates, entre una gama de artesanías que elaboramos los hombres del campo. Los rurales no solo se entregan a las labores de campo, sino que también inmiscuidos en este tipo de elaboración de artesanías que es el sustento de vida, es un mínimo ingreso familiar’ acotaron los artesanos mixtecos.      

El comienza de un sombrero anicero se inicia con cinco o seis pares, luego de las partituras se va formándose la copa, la frescura de la palma originando que el frío vaya calando la humanidad del artesano; sin embargo se continúa con la jornada, porque es preciso obtener el mínimo ingreso familiar.

En los pueblos y comunidades indígenas de la mixteca oaxaqueña, no circula dinero en efectivo, todavía pudiésemos decir que se realiza el trueque, debido a que si la familia necesita abastecerse de la comida, pues, lleva a la tienda media docena de sombreros, que intercambia con los productos alimenticios.

Las artesanías de palma, carecen de mercados; no tienen además buen precio, la docena (12 sombreros) cuesta escasamente 35 pesos, pero una persona apenas si llega a tejer de seis a ocho piezas al día; lo que hace más cruda su situación económica. En tanto que las personas mayores, difícilmente elabora tres a cuatro piezas diario, lo que los hace ser más pobres de entre los pobres.

Para la elaboración de finas artesanías, generalmente no se requiere tanta genialidad, sino basta con empeñarse a realizar el tejido de manera uniforme, jalar parejo las palmas, darle una moldeada a tiempo, procurar además que la palma este fresca, al momento de ir elaborando cada pieza, porque cuando está muy seca, se quiebra o revienta, entonces además de que lastima los dedos, genera desesperación o descontento en el artesano. Pero por naturaleza las sabias manos, ya saben cómo hacer los surcados, las figuras o letras, hasta se puede elaborar a ciegas, es decir, sin mirar, los dedos van calando uno a uno; de par en par, hasta formarse a plenitud la copa del sombrero.

‘El jugueteo de los dedos entre las palmas, es costumbrista o tradicional, a pesar de los años de aprender el oficio del tejido de la palma, no se olvida, por ello durante el tiempo que se presentan si no me dedico a leer, entonces aprovecho para tejer unos que otros sombreros de anicero, para aportar un centavo al gasto familiar, que apenas si alcanza para unas piezas de pan,  refresco o diez pesos de compra de huevos, porque para más no alcanza. Estoy orgulloso porque además de escribir, mis dedos también se incrustan a tiempo en el seno de la palma, en la elaboración sombreros, petates, tenates, y todo cuanto a las artesanías de palma se refiere, satisfecho de ser hombre del campo, esencia de mexicanidad´, resaltaron los tejedores de la palma.

A estas alturas, las artesanías de la palma aun no tienen mercado, ni precios, se sigue vendiéndose a través de intermediarismo comercial, además llega un tiempo de que ni siquiera lo compran, argumentando que no hay mercado para ellos; generando a que lo paguen mucho más barato todavía, de a como se venía pagando, es decir de 35 pesos, aunque suele bajar de precio en épocas decembrinas, hasta de 20 a 25 pesos; esto ocurre en cada fin y comienzo de cada año, las artesanías de la palma se malbaratan, y a los tejedores no les queda de otra que aguantar la rebatinga, porque no hay otra forma de supervivencia, o sea ante la falta de empleo, así ocurre con los tejedores de la palma.

Los pueblos y comunidades de la comarca, como religión tienen el tejido de la palma; por idiosincrasia tradicional obtienen un raquítico ingreso familiar;  porque con 30 pesos no se vive en un día; la fuerza espiritual sobre todas las cosas se impone sobre el artesano, impulsándolo a ser mejor, aunque esté en las peores condiciones económicas; el artesano mixteco aguanta todas las crisis económicas, las devaluación del peso mexicano, así como sobre devaluaciones habidas y por haber, repercute siempre fuertemente en las raquíticas economías inexistentes de los artesanos de palma.

‘Sin embargo aquí estamos intercalando el oficio de reportero con el de tejedor de la palma, mi esencia indígena de la mixteca oaxaqueña’.

Deja tu comentario

Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Deportes
Garage Photo Studio
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano