Colosio: A un cuarto de siglo
Agencia Fronteriza de Noticias
Cubo Bistro
CNR Rosarito
Empleo Nuevo
Facebook AFN

Colosio: A un cuarto de siglo

Tijuana BC - sábado, 23 de marzo de 2019 - Manuel Villegas.
532

Por: Manuel Villegas

TIJUANA BC 23 DE MARZO DEL 2019 (AFN).- "El PRI acude a presentar al mejor de sus candidatos". Ese viernes 4 de marzo de 1994, así empezó su discurso Fernando Ortiz Arana. El dirigente nacional del tricolor presentaba de esta forma a Luis Donaldo Colosio Murrieta como su abanderado por la Presidencia de la República, mientras éste observaba el acto sonriente y tomado de la mano de su esposa Diana Laura Riojas.

La pareja y su pequeño hijo Luis Donaldo, vestidos de azul oscuro, escucharon el mensaje del líder priista en la sede capitalina del Instituto Federal Electoral (IFE). Era un día inolvidable para la familia y para el partido.

Chiapas ardía desde hacía dos meses por las revueltas del Ejército Zapatista, y al candidato le preguntaron si le gustaba ese Estado para empezar su campaña. Iría cuando sea necesario, contestó, ya que si acudía entonces sería mal interpretado, y aprovechar tal coyuntura sería "moralmente reprochable".

Por los rumbos de Tijuana, Baja California, el tema del día era lo ocurrido la noche anterior, el ataque contra un grupo de policías judiciales donde fallecieron dos de ellos, en el bulevar Díaz Ordaz, frente a un conocido mercado.

Eran días difíciles. En ambas entidades los diarios reflejaban el temor ciudadano por la ola de asesinatos, y excepto los políticos y sus partidos, pocos ciudadanos se detenían a pensar ni les preocupaba que ese próximo 21 de agosto se realizarían las elecciones federales para relevar al presidente Carlos Salinas de Gortari.

En Baja California, ese atentado callejero donde después se supo que logró escapar un importante jefe de la mafia, no empañaron la alegria de los militantes del PRI, quienes se preparaban para manifestar su total respaldo a Colosio Murrieta, e incluso hasta una "marcha de la victoria" hicieron para celebrar su registro en Ensenada, con carros alegóricos y música. Era la euforia política en pleno, y ese fin de semana entre la militancia local ya se había corrido el rumor de que el candidato estaría por estas tierras los días 16 y 17 de marzo.

El domingo 6 de marzo, Colosio dirigió un mensaje a sus seguidores desde el Monumento a la Revolución, allá en el Distrito Federal, donde muchos afirman que el candidato se deslindó de Salinas al decir que habría mayor autonomía por parte del PRI con el gobierno Federal. Y así vendrían otros reuniones y mítines donde expuso y reiteró el mismo mensaje político.

Eran días de cambio y de organización, pues la idea del sonorense y su equipo liderado por el doctor Ernesto Zedillo, era hacer una gira en tres etapas, la primera "de dos en dos", visitando cada entidad durante dos días para que el abanderado tuviera oportunidad de estar con la gente de a pie, dirigencias locales, grupos sociales, académicos y periodistas. La segunda y tercera etapas sería estar en un Estado cada día, acompañado de candidatos a senadores y diputados federales.

Baja California estaba en la lista de la primera etapa y se preparaba la recepción. "Un avance del programa señala que el día 15 (martes, marzo) estaría en Tijuana para reunirse con el Movimiento Territorial y Sectorial del PRI", adelantó el cronista Enrique Estrada en su "Diario de Campaña" que se publicaba en periódicos a nivel nacional. Allí deslizó que el miércoles 16 el candidato tendría un desayuno en Mexicali con féminas, a quienes sin duda les diría que había llegado "la hora de las mujeres", y es que así dijo a las priistas en el

Parque Ecológico de Xochimilco, a quienes prometió además mayores espacios en la administración pública federal. Había compañerismo en el tricolor, ya que lo rodeaban políticas y líderes del calibre de María de los Ángeles Moreno, la exgobernadora de Tlaxcala Beatriz Paredes Rangel y la poderosa dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, la maestra Elba Esther Gordillo Morales.

Cambios de fecha

En Tijuana, el recientemente elegido dirigente local del tricolor, Antonio Cano Jiménez, asistía a reuniones y conferencias, y cada día daba nuevas fechas para la visita. Una semana después se dijo que el candidato estaría en la ciudad "entre los dias 20 y 26 de marzo", por lo que ya avizoraban reuniones con colonos, dirigentes sociales, intelectuales, mujeres y "hasta comerciantes", y que los puntos a visitar serían organizados por priistas tijuanenses.

Querían que Colosio realizara reuniones en el Club Campestre, ante los miembros del Club Rotario, en el Sindicato del Stirt, y otros sitios. Por esos días se reunieron destacados empresarios como Carlos Bustamante, Jorge Hank Rhon, los hermanos Fimbres, Octavio Corona, Guillermo Ruiz, Ángel García, Marcos Levy y otros, que podían incluir para armar la agenda del candidato en esta ciudad.

Por esos días se anunció que el ex gobernador Milton Castellanos Everardo presidiría la Comision de la Fundación Cambio XXI, considerada una de las más importantes del PRI; y otro bajacaliforniano cuyo nombre figuraba en las crónicas diarias era Amador Rodríguez Lozano, entonces secretario de Acción Electoral del PRI nacional, quien logró incluso invitar a Luis Colosio Fernández, padre de Luis Donaldo, a varias reuniones en Mexicali.

Se acercaba la fecha y el candidato presidía reuniones en el Estado de México, Michoacán y Nuevo León, siempre con su esposa de cerca, "una mujer joven, de bonita apariencia", oriunda de Nueva Rosita, Coahuila, "licenciada en economía y experta en temas de la banca y las monedas", misma que también hacía uso de la palabra en las reuniones.

La fecha del miércoles 16 de marzo no se concretó para su visita a Tijuana porque ya estaba programada con anterioridad para una reunión en Toluca, donde bajo los acordes de la canción "Zacazonapan", Colosio tuvo esa noche el que fue el mítin más nutrido de su campaña, con la concentración de más de 50 mil priístas llegados de los 121 municipios del Estado de México.

El 17 tampoco sería posible su visita a Baja California, por compromisos contraídos, además de que esa fue la fecha en que se anunció la aprobación de su registro oficial ante el IFE, donde se conoció la lista de sus contendientes.

En la sesión del Consejo General del IFE realizada en la Ciudad de México a las 11:00 horas del 17 de marzo del 94, el nombre de Luis Donaldo Colosio fue mencionado en segundo lugar, después de Diego Fernández de Cevallos, del PAN. Ante el presidente del consejo general del IFE, y también Secretario de Gobernación, doctor Jorge Carpizo McGregor, se leyó la lista de candidatos aprobados: Después de Fernández y Colosio se mencionó a Marcela Lombardo, del PPS; Cuautémoc Cárdenas, del PRD; Rafael Ignacio Aguilar, del PFCRN; Álvaro Pérez Treviño, del PARM; Pablo Emilio Madero, del PDM; Cecilia Soto, del PT; y Jorge González, del PVEM.

Definidas las candidaturas, eran días de intenso trabajo electoral, y durante la semana siguiente, con la atención mediática centrada en Chiapas y las negociaciones de paz, y aunque corrieron versiones de que renunciaría y otros puntos de tensión política, Colosio cumplía con sus agendas de manera puntual.

Lugares descartados

Basado en reportes periodísticos, entrevistas y en el informe de la PGR del "Caso Colosio" publicado en septiembre del 2000, se expuso que hubo múltiples "enviados personales" de Colosio para preparar el terreno para la visita del abanderado priísta a Baja California, y cada uno se convertía en los más buscados por parte de las "fuerzas vivas" del PRI, que querían que su candidato los visitara también en las zonas de Rosarito y San Quintín.

Pero había ya poco tiempo para organizarse, y esas premuras, cambios e indecisiones incluso provocaron pleitos en las reuniones internas del PRI local donde los dirigentes acordaron finalmente las propuestas y definieron que Colosio estaría en tres actos políticos la tarde y noche del miércoles 23 de marzo.

Llegaría a las 15:30 horas en un mitin en la colonia Lomas Taurinas, cerca del aeropuerto; otro a las 18:00 horas con maestros; y una cena con parejas a las 20:00 horas en un salón del Gran Hotel Tijuana. Atrás quedaron las propuestas de llevarlo a la colonia El Florido, al Toreo, al "Terrenazo" de la Zona Río, al estacionamiento del Hipódromo, a la calle Segunda o al edificio del PRI Municipal.

El lunes 21, en Iztapala, Colosio dijo a sus seguidores que una de las propuestas de su partido era que "todo aquel que quisiera expresarse lo haga a través de los canales democráticos y no tenga que acudir a las balas, a los rifles, a matar hermanos mexicanos para reclamar un derecho". 48 horas después, el político, quien decía ser "heredero de la cultura del esfuerzo", llegó a Baja California en un vuelo con más de media hora de retraso.

Al descender de la camioneta Blazer en que lo trasladaron a Lomas Taurinas, Luis Donaldo recorrió el camino de terracería, cruzó el puente de madera de un arroyo de aguas negras y subió a la caja de una camioneta pick up habilitada como templete, desde donde dirigió un breve mensaje flanqueado por elementos del Estado Mayor Presidencial y otros grupos de apoyo de su partido.

Terminó su discurso, bajó, inició el retiro y caminó unos metros atendiendo sin detenerse a quienes querían saludarlo.

Mientras en el sonido local se escuchó la frase "Huye José, huye José...", de la canción "La Culebra", a las 5 de la tarde con 12 minutos, Mario Aburto Martínez, un joven obrero de maquiladora, se acercó lo suficiente, sacó de su chamarra un revólver Taurus calibre .38 especial, extendió su diestra y disparó directo a la cabeza una bala a 255 metros por segundo que terminó con los días del candidato presidencial.

NOTAS:

* Artículo publicado el 23 de marzo del 2012, en la columna "Tijuana Fauna", bajo el título "Los últimos días".

Deja tu comentario

Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Deportes
Garage Photo Studio
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano