Ni la iglesia se ha salvado de la lluvia de balas
Agencia Fronteriza de Noticias IZZI
Telcel
CNR Television

Ni la iglesia se ha salvado de la lluvia de balas

TIJUANA BC - miércoles, 22 de junio de 2022 - AFN.
811

*.- "¡Cuántos asesinatos en México!", lamentó hoy el Papa Francisco desde el Vaticano
*.- Más de 30 sacerdotes han muerto en una década, aparte de vivir amenazas, secuestros y desaparición forzada

Por Manuel Villegas

TIJUANA BC 22 DE JUNIO DE 2022 (AFN).- En el listado de amenazas, ataques, atentados, homicidios y exigencias de justicia que han ocurrido en México desde hace tres décadas y más, y particularmente en la actual administración federal, ningún sector social ha permanecido a salvo, ni siquiera el religioso, ya que integrantes de grupos religiosos y de la iglesia católica se cuentan en las bajas de sus integrantes a causa de la lluvia de balas desatada por la delincuencia organizada en México.

El ataque ocurrido antier en una iglesia jesuita de Cerocahui, municipio de Urique, en Chihuahua, además de costar la vida a un guía de turistas y a los sacerdotes jesuitas Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar, ambos adultos mayores ultimados por un delincuente borracho o drogado apodado "El Chueco", puso de nuevo en la escena internacional que una ola de crímenes azota al país, pese al reiterativo discurso oficial de que descienden los homicidios.

"¡Cuántos asesinatos en México!", lamentó hoy el Papa Francisco desde el Vaticano, al expresar su dolor y consternación por lo ocurrido a dos religiosos de su misma orden religiosa; que se suman a los más de 30 sacerdotes que han perdido la vida durante una década en México, sin contar los vasos de amenazas, secuestros y desapariciones forzadas, de acuerdo con las estadísticas publicadas por el Centro Católico Multimedial, la mayoría relacionados con grupos de narcotraficantes y de la delincuencia organizada.

"Estoy cerca, con afecto y oración a la comunidad católica afectada por esta tragedia. Una vez más, repito que la violencia no resuelve los problemas, sino que aumenta el sufrimiento innecesario”, expresó el Papa Francisco por lo ocurrido en Chihuahua, al finalizar hoy la Audiencia General en la ciudad de El Vaticano, de acuerdo con el portal Vatican News.

En el informe "Evaluación del sexenio 2012-2018", dicho organismo católico registró que en la administración que encabezó el priísta Enrique Peña Nieto murieron 26 sacerdotes; y en dichas estadísticas compararon que la cifra aumentó porque en el sexenio del panista Felipe Calderón Hinojosa sumaron 17 de estos crímenes.

Omar Sotelo, responsable de estas publicaciones, ha dicho en entrevistas que aparte de homicidios y atentados a miembros de la Iglesia Católica, hay extorsiones, amenazas de muerte, hostigamiento, ataques a templos y otros agravios; y que en lo que va del sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador, en México van siete homicidios dolosos de religiosos.

Además de los casos de Campos Morales y Mora Salazar, se registra la muerte de los sacerdotes José Guadalupe Rivas Saldaña, en Tecate, Baja California (15 de mayo de 2022); José Guadalupe Popoca Soto, en Zacatepec, Morelos (30 de agosto de 2021); Juan Antonio Orozco Alvarado, en Durango (12 de junio de 2021); Gumersindo Cortés González, en Celaya, Guanajuato (28 de marzo de 2021); y José Martín Guzmán Vega, en Matamoros, Tamaulipas (23 de agosto de 2019).

En Baja California, principalmente en Tijuana, la lista de sacerdotes agredidos y asesinados no es breve, y entre los casos más conocidos están el ya referido crimen del cura Rivas Saldaña, responsable de una casa de atención a migrantes en Tecate, quien fue torturado; Icmar Arturo Orta, titular de la parroquia San Luis Rey de Francia en Tijuana, a quien hallaron muerto en su auto en Playas de Rosarito con dos disparos en la cabeza, en octubre de 2018.

En otros homicidios, se recuerda el crimen de José Ignacio Cortés Álvarez, conocido como "Padre Nachito", en julio de 2013, con golpes y heridas punzocortantes por un supuesto robo en la parroquia María Auxiliadora de Ensenada, el de Salvador Ruiz Enciso, quien el 22 de mayo de 2011 fue secuestrado y encontrado calcinado días después; y el del padre José Luis Velázquez en mayo de 2005, atado y baleado en su auto en el estacionamiento de una plaza comercial de la Zona Río de Tijuana, supuestamente en represalia por intervenir en un pleito de narcotraficantes.

Grupo WhatsApp
La Favorita
IZZI
Narrativa Terapeutica
Empleo Nuevo
AGP Deportes Central
PluralMX
Funeraria Aimar
AFN Marketing
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano