Porfirio y el micrófono abierto
Agencia Fronteriza de Noticias
Cubo Bistro
CNR Rosarito
Facebook AFN 2
Castro Limon

Porfirio y el micrófono abierto

Tijuana BC - jueves, 5 de septiembre de 2019 - Marco Antonio Samaniego.
506

Por: Marco Antonio Samaniego

TIJUANA BC 5 DE SEPTIEMBRE DE 2019.-En las discusiones sobre la sucesión en la mesa directiva de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, dijo en voz baja, el mensaje de recordarle la madre a otros diputados, acompañado de la frase ¡ qué manera de legislar¡ Las frase iba dirigida a la antes presidenta del PRD y quien negaba que siguieran a López Obrador: Dolores Padierna. Desde hace poco más de un año, la antes quejosa de la desbandada de perredistas a Morena, decidió sumarse a la cargada y hoy es diputada por el partido que antes atacaba.

En las notas se han destacado más las palabras que se citan como altisonantes, pero a nosotros nos llaman la atención las otras, ¡qué manera de legislar¡ Es decir, uno de los artífices
en la década de 1990 del incremento de la representación en el congreso y sobre todo, de los más ardientes defensores de las participaciones a los partidos políticos, se quejó de los resultados de una política de desenfreno de recursos a los partidos políticos. ¡Qué manera de legislar¡ es una expresión sobre la forma en que se desarrollan actividades al interior de uno de los recintos más importantes de México.

Las atribuciones que este cuerpo legislativo tiene son de relevancia para todos los mexicanos. De una forma u otra, nos beneficia o afecta lo que ahí suceda. No es cosa menor que
el presidente de la mesa directiva, uno de los legisladores con mayor trayectoria política en el país, diga, ¡qué manera de legislar¡ Porfirio, uno de los miembros más prominentes del PRI durante el sexenio de Luis Echeverría, incluso, mencionado como presidenciable en algún momento, se tornó un símbolo de la oposición a finales de la década de 1980. Junto con
Cuauhtémoc Cárdenas, formaron el eje que desde la corriente democrática en el PRI, luego en el Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional y finalmente en el PRD, dieron un sentido a la oposición en México. Crearon corrientes de seguidores que tuvieron alto impacto en la oposición de Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo.

Durante el sexenio de este último, se consolidó la entonces llamada reforma política definitiva, como le gustaba llamarla Zedillo. Era uno de sus orgullos – pocos, por cierto – que se
había escuchado a las partes y como efecto de ello, desde 1997 hasta el 2018, hubo un equilibrio en la cámara. Es decir, se mantuvo una mayoría del PRI o el PAN, que permitía a otros partidos negociar y hacer alianzas, algunas muy extrañas por cierto. Es decir, un mensaje de que era posible gobernar a pesar de las diferencias y los conflictos que se generaron, mismos que no eran menores. Durante la protesta de Felipe Calderón, los panistas no tenían el número suficiente para rendirle el acto y los priistas ayudaron con su presencia para legitimar al mencionado y siempre recordado por el haiga sido como haiga sido (si es que así se escribe tal cosa).

Pero en 2018 todo se modificó de manera significativa y el contrapeso se ha visto limitado. Los morenistas y sus aliados (auténticos sobrevivientes en el presupuesto y no de los
proyectos de corto, largo y mediano plazo) formaron una mayoría que pretendía mantener la presidencia de la mesa directiva, a pesar de los acuerdos de que las principales fuerzas se rotarían dicho cargo a un año de la encomienda. El intento no se ha ido, pero un actor fundamental y artífice en parte de nuestro sistema que apapacha a los partidos, dijo claramente, ¡qué manera de legislar¡ Antes dijo, claro y fuerte, chinguen a su madre.

Ese es, pues, uno de los resultados de un sistema que fue pensado ante un partido que se apoderaba de espacios de decisión en muchos ámbitos, como lo era el PRI. Los recursos a los partidos tenían un cierto sentido de abanderar causas sociales, aunque desde el principio se formaron partidos familiares, algunos sobreviven hasta la actualidad, como el Partido del Trabajo y ese organismo llamado Partido Verde, que ha dado muchas vergüenzas a este país, siendo el niño verde uno de los mejores ejemplos de corrupción, pedantería y charlatanería, todo ello difícil de superar, aunque algunos lo intentan.

Así, en 2019, Porfirio intenta lo que combatió en su larga trayectoria. La pluralidad que buscaba al tornarse en sentido favorable a la corriente a la que hoy pertenece, se tornó en deseos de mantener el control. Son mayoría y se puede sacar adelante el punto deseado. Por lo pronto, sin saber lo que pasará en estos días, Porfirio se tornó critico de un sistema al que colaboró en  formar. No es su culpa, dado que las condiciones eran otras, pero sí dejó claro que algo debe hacerse en el sistema político: una reforma de fondo, no sé si definitiva, pero de fondo. El ¡qué manera de legislar¡ no puede quedar en nada.

* Marco Antonio Samaniego López.  Doctor en historia por el Colegio de México.

Esta columna no refleja la opinión de Agencia Fronteriza de Noticias, sino que corresponde al punto de vista y libre expresión del autor.

Deja tu comentario

Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Deportes 2
Garage Photo Studio
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano