Ganó Morena. Los datos son sólo para esta elección
Agencia Fronteriza de Noticias
Cubo Bistro
CNR Rosarito
Empleo Nuevo
Facebook AFN 2

Ganó Morena. Los datos son sólo para esta elección

Tijuana BC - jueves, 6 de junio de 2019 - Marco Antonio Samaniego.
474

Por: Marco Antonio Samaniego

TIJUANA BC 6 DE JUNIO DE 2019.-Los detalles de la estadística son importantes, pero no definitivos. El triunfo de Morena en Baja California no sorprendió a nadie. Era una lógica que estaba cantada desde hace varios meses.  La campañas fueron mero trámite y los candidatos hoy electos, deben de estar atentos a que no ganaron ellos en lo especifico, sino a una  corriente de opinión que se había manifestado claramente en el 2018. 

Los candidatos se movilizaron no para ganar la elección del 2 de junio, sino las que se efectuaron en los primeros meses de este año al interior de Morena. Esas fueron las duras y las que generaron posturas de inconformidad bajo el entendido de que quedar fuera  de Morena era prácticamente decirle adiós a la posibilidad  de ganar la elección externa. 

Ya aparecieron interpretaciones de diversa índole. Una, la expresada por sectores de panistas, es que los votos  de Morena  en 2019 fueron menores que los de 2018. Marko Cortes, presidente del Pan, indicó que mejoraron con respecto al año pasado y que en 2021  la tendencia podría revertirse de mantenerse la tendencia. Pero eso es un supuesto muy extraño, dado que los votos del Pan también dependen de los programas sociales en los estados y municipios, por lo que sin ello, en dos años  muchos votantes pueden migrar. Además, los ganadores de  Morena, tiene un perfil distinto al de Obrador,  dado que provienen de ámbitos empresariales; es decir, en un descuido, pudieron haber sido candidatos del Pan.  Dicho de manera sencilla, Jaime Bonilla, en su perfil, bien puede estar a un lado de Francisco Vega; los divide la militancia, no su condición social. 

Perder de la manera en que ha sucedido no es fácil para un partido que está en el poder. Las razones de la derrota son numerosas, algunas pueden ser explicadas con cifras, otras quedan en el terreno de la especulación. Pero ganar  tiene un efecto claro, desde el poder se establecen nuevas clientelas y nuevos acuerdos con las organizaciones sociales; dejar los cargos como lo harán los panistas, va a generar una crisis que puede tener efectos internos  muy intensos. Simplemente, las cuotas de poder se fueron, los presupuestos se van a reducir y más de un panista va a buscar nuevos horizontes, como lo han hecho los priistas durante varios años. A final de cuentas, Morena tiene una bolsa llena y rebosante de esas historias. 

Ganó López Obrador y logró que una entidad considerada bastión del panismo pasara a esta extraña combinación de todo lo que caiga de otros partidos se recibe sin distinción.

Hombres y mujeres que tenían los caminos cerrados en sus organizaciones precedentes, ahora militan en un movimiento que  ha marcado  una línea en contra de la corrupción, de la cual muchos que han transmutado, eran parte. Una extraña condición de transformers en la que de pronto,  se suman a una corriente que ellos provocaron. 

El triunfo es claro, pero ahora tendrán que demostrar con el doble de trabajo que la 4T va en serio. Se ganaron el cargo a la sombra de AMLO y correrán la misma suerte que él, si este falla las criticas van a ser parejas, si mantiene su popularidad  van a poder flotar  por el tiempo que les permita el bono de haber triunfado con  holgura. 

Las altísimas tasas de abstencionismo no son cosa menor, pero tampoco es nada nuevo. En 2018 50% del padrón salió a votar, el domingo un 28%, lo que en cualquier caso es lamentable. Es decir, no fueron capaces de  una movilización  como en 1989, con el triunfo de Ruffo Appel, ni levantaron grandes oleadas de aprobación que permitan pensar que son líderes carismáticos  que por sí mismos lograron el éxito. Los votos se los dieron las malas administraciones panistas,  que generaron tales condiciones  de desaprobación y sin duda, la idea que logró ubicar López Obrador en contra de la corrupción. 

El reto para dentro de muy poco, apenas el 2021, es grande. El gobernador, de mantenerse el periodo de 2 años, se va a ir antes que los presidentes municipales  y las problemáticas del estado son numerosas y complejas, sumadas las difíciles condiciones del entorno internacional. Los retrasos en varios sectores son grandes  y no se resuelven de la noche a la mañana. Las movilizaciones sociales de los años recientes pueden girar en cualquier momento de no cumplirse sus demandas y no faltará quien tenga las uñas grandes. Por ello, aquí en Baja California, o se cumple en el corto plazo, o en 2021 la 4T  empieza  una debacle. Tendrán poco tiempo para ver si valió la pena. Esa es la verdadera prueba de la historia. 

Esta columna no refleja la opinión de Agencia Fronteriza de Noticias, sino que corresponde al punto de vista y libre expresión del autor.

Deja tu comentario

Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Deportes
Garage Photo Studio
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano