La mafia de UABC primera parte...
Agencia Fronteriza de Noticias
Giussepis
CNR Rosarito
Empleo Nuevo
Castro Limon

La mafia de UABC primera parte...

TIJUANA BC - sábado, 9 de marzo de 2019 - Javier Iván Maldonado Preciado.
3638

POLITEIA

Por: Javier Iván Maldonado Preciado.
javiermalpre@gmail.com

TIJUANA BC 6 DE MARZO DE 2019 (AFN).- En estos tiempos difíciles para nuestra alma máter, debido a las omisiones y desprecio por la educación del Gobernador Francisco Vega de Lamadrid, conviene disertar sobre la realidad que afronta la universidad.

Con el sorpresivo arribo de un nuevo rostro a la rectoría del organismo y las enérgicas posturas del rector, respecto a la falta de pagos del gobierno estatal –incluso prometiendo organizar a los estudiantes para manifestarse– los cimarrones lograron ilusionarse con tener por fin a una autoridad de su lado, aunque, en honor a la verdad, nunca sabremos si la actitud del rector se debe a la transición del viejo régimen hacia la “Cuarta Transformación” (oportunismo) o porque históricamente ha sido un hombre sensible con las causas estudiantiles, ello lo deducirán quienes tomen la decisión de abundar en su historial, mismo que, por lo menos hasta ahora, lo liga al grupo de poder dominante en UABC. Pero bueno, el rector se animó a levantar la voz, aunque fuera tan solo por unas horas, y eso es lo que cuenta.

Sin embargo, -dándole el beneficio de la duda al Dr. Daniel Octavio Valdéz Delgadillo- históricamente esto no siempre fue así. UABC es la cuna del nepotismo, los estudiantes tienen prohibido pensar (excepto si manifiestan pensar igual a las autoridades) y, por si fuera poco, sus oligarcas han confundido la autonomía con impunidad, pues los recursos de la universidad que hoy le exigen al Gobierno del Estado se manejan con opacidad.

Para referenciar mis afirmaciones, cito el caso del ex rector y Secretario de Economía del Gobierno del Estado, quien desde el año 2002 participa de forma activa en los principales nombramientos de funcionarios en nuestra universidad. Cobijado en el sexenio foxista por el ex Gobernador Osuna Millán, el Dr. Alejandro Mungaray Lagarda convirtió a la UABC en un ente oficialista del gobierno estatal, sin dejar de mencionar que el uso electoral de nuestra máxima casa de estudios garantizó a su círculo más cercano el concebir a la universidad como una agencia de trabajo panista, que hoy intenta promocionarse con la autodenominada “4T”, pero, por el bien de México, le deseamos buenos resultados al Programa Nacional de Financiamiento al Microempresario que hoy encabeza su hija.

Mungaray Lagarda ejerce un control total sobre la junta de gobierno que designa a la máxima autoridad de nuestra alma máter. Para quienes se lo estén preguntando, la junta de gobierno está integrada por 11 personas “electas” de forma arbitraria, que una vez instaladas se encargan de acatar las órdenes de su cacique, lo que les garantiza una cómoda y placentera pasarela entre los mendrugos oficiales.

Los estudiantes y docentes que han levantado la voz frente a estas prácticas poco democráticas, tienen un común denominador: “la mafia de UABC” frenó su marcha, ya sea cesando sus labores (en el caso de los profesores) o forzándolos a interrumpir sus estudios (en el caso de los estudiantes), no fue el caso de un servidor, a quien su maestro –que ya no labora en la facultad– le “sugirió” responder su último examen parcial con tinta, ante la ola de presiones desde dirección, y aquí estamos redactando con título universitario en mano (tan sólo por citar un ejemplo, de cientos).

Aprovecho este espacio para saludar a mi amigo Martín Arturo Ramírez Urquidy, quien me brindó diversas charlas en su oficina, cada vez que enviaba personal administrativo a interrumpirme en clases, tan solo para enviarme a su oficina y rodearme de directivos que asentaban la cabeza ante cada una de sus represalias. No guardo rencor, porque esa persona ya no existe, los dueños de los intereses que resguardaba lo dejaron caer desde muy alto, aunque a la fecha guardo todos sus oficios firmados, por si un día quiere recordar viejos tiempos.

A los jóvenes que hoy encabezan la lucha contra los atropellos presupuestales del Gobierno de “KIKO”, quienes les antecedemos les pedimos no frenar el movimiento por la democratización de nuestra universidad.

Es válido darle el beneficio de la duda a un rostro nuevo, sobre todo si promete acompañarlos en la travesía, pero procurando no volverse cómplices por la falta de crítica a lo que a todas luces perciban como equívoco.

Los bajacalifornianos, en general, no debemos perder de vista el manejo de esos recursos que hoy se exigen al gobierno estatal, pues son nuestros impuestos. Tan sólo basta con recordar el penoso episodio de 2014, cuando el ex rector Felipe Cuamea fue acusado por el congreso local de especular en la Bolsa Mexicana de Valores con más de 150 millones de pesos, a pesar de que la Ley Orgánica de UABC lo prohíbe.

Tampoco debemos perder de vista que UABC maneja un presupuesto equiparable al del Ayuntamiento de Tijuana. Eso es parte de lo que representa y conlleva esta disputa entre grupos de presión, históricos cabilderos del panismo y políticos, por ello, esta lucha debe ser encabezada por los estudiantes, asegurando no terminar siendo funcionales a otros intereses que intenten canalizar sus energías.

Lamentablemente y aunque duela mencionarlo, es altamente probable que esta lucha no necesariamente deba provenir de los consejos estudiantiles o sociedades de alumnos (como aspiran y organizan los directivos), pues en las facultades donde los estudiantes muestran signos de pensamiento crítico, suelen intervenir las autoridades administrativas para entorpecer los procesos.

En casos selectos, los representantes estudiantiles se volvieron empleados del propio organismo “autónomo”.

Concluyo esta primera parte planteando que los cimarrones pueden considerar esta columna como un espacio suyo, donde podrán expresarse libremente sobre los avances y obstáculos de su lucha, así como denunciar cualquier represalia que sufran solamente por pensar.

Por la realización plena del hombre ¡que pague Kiko Vega y se abra la convocatoria a nuevos cimarrones!

Javier Iván Maldonado Preciado es un hombre de letras libres, egresado de la Licenciatura en Administración Pública y Ciencias Políticas por la Universidad Autónoma de Baja California, ha sido distinguido como campeón nacional de investigación política, además de fungir como columnista para diversos portales y ser analista político.

Esta columna no refleja la opinión de Agencia Fronteriza de Noticias, sino que corresponde al punto de vista y libre expresión del autor.

Deja tu comentario

Marcelino

12 de marzo de 2019

No puedo borrar de mi memoria las imágenes de los porros de la UNAM aventando bombas molotov por el campus, ver golpear a otros estudiantes e incluso mujeres, acuchillar a quienes se les cruzaron en el camino. Esto es lo que busca Javier Maldonado? Los estudiantes deben ser críticos en las ciencias y el Arte. Este problema de la UABC lo deben resolver las instancias correspondientes, hay auditores competentes para ello y si se encuentra algo se debe de proceder de conformidad con la Ley.

Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Deportes
Coro Orfeon
Garage Photo Studio
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano