La tortura en Baja California, modelo de impunidad
Agencia Fronteriza de Noticias
Giussepis
CNR Rosarito
Empleo Nuevo
Castro Limon

La tortura en Baja California, modelo de impunidad

TIJUANA BC - lunes, 4 de marzo de 2019 - Raúl Ramírez Baena.
540

AL FILO DE LA NAVAJA

Por Raúl Ramírez Baena*

TIJUANA BC 4 MARZO 2019 (AFN).-  “Yo sigo insistiendo, lo decimos en este informe de seguimiento, que la tortura (en México) es generalizada” Juan E. Méndez, Relator sobre Tortura de la ONU, 2017 Los años 2008 al 2012 fueron la época negra para Baja California, en particular para la ciudad de Tijuana. En estos años, en el marco de la “guerra al narco”, se cometieron a la vista de la ciudadanía múltiples crímenes entre bandas del narco y autoridades, con sus respectivos “daños colaterales” que provocaron miedo y terror entre la población.

Entre los años 2008 al 2010, bajo el mando del Tte. Cor. Julián Leyzaola Pérez, entonces Secretario de Seguridad Pública Municipal, murieron en enfrentamientos más de 50 policías municipales de Tijuana y se documentaron y probaron decenas de quejas y denuncias por tortura, delitos cometidos por el propio Leyzaola, por agentes municipales bajo su mando y por elementos del ejército. Además, se registró el arraigo de decenas de personas en los cuarteles militares de Tijuana, todas, sometidas a actos de tortura.

Tan solo la Comisión Ciudadana de Derechos Humanos del Noroeste (CCDH) documentó en esos años 30 casos que arrojaron a más de 100 víctimas directas de tortura, incluyendo a policías municipales de Tijuana acusados de pertenecer a la delincuencia organizada, en el marco de la fracasada y simulada “depuración policial” ordenada por Felipe Calderón (hoy, todos en libertad y absueltos por la justicia federal), casos presentados en 2014 por la CCDH, la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos y la Federación Internacional de Derechos Humanos a la Corte Penal Internacional de La Haya. Aparte, las múltiples quejas por tortura que recibieron la CNDH y la CEDH local, que continúan a la fecha.

Lo más sorprendente es que, con esos antecedentes, en el año 2012, el gobierno federal, el estatal y el municipal, presumieron a Tijuana como “modelo exitoso en seguridad”, basado en un esquema de Mando Único militar.

Los crímenes bajaron de 844 muertes violentas en 2008 a casi la mitad para el año 2012, baja atribuida por los analistas a la detención de Teodoro Simental, “El Teo”, que había declarado la guerra al cártel de los Hnos. Arellano Félix en favor del cártel de Sinaloa, y a una especie de paxnarca acordada para enfriar la plaza en el marco del Plan Mérida, más que a la eficiencia oficial.

Evidentemente, ese modelo de seguridad nunca tuvo entre sus objetivos abatir los altos índices de tortura (método que ocurre desde la detención hasta la puesta a disposición de la justicia, con fines de castigo e “investigación”) y otras violaciones a los derechos humanos cometidos por autoridades civiles y militares, en la modalidad de detenciones arbitrarias, allanamientos y cateos, desapariciones forzadas y ejecuciones extrajudiciales en Tijuana y el resto de los municipios de la entidad, al contrario, la estrategia se basaba en la fabricación de culpables. Negadas las autoridades, obviamente, a desarrollar la estrategia de seguridad –hasta la fecha- con un enfoque de derechos humanos.

A pesar de que México cuenta con una “Ley General para Prevenir, Investigar y Sancionar la Tortura y otros Tratos y Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes”, de que es Estado Parte de la “Convención contra la Tortura y otros Tratos y Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes” de la ONU, y de su Protocolo Facultativo, que crea un Mecanismo Nacional para la Prevención de la Tortura bajo la administración de la CNDH, destacamos dos cosas:

1) El alto grado de impunidad en el castigo a la tortura en Baja California. La CCDH conoce sólo dos casos en que los agentes torturadores han sido sometidos a proceso penal (ningún militar), y 2) No hay en el estado de Baja California una política integral para prevenir y sancionar la tortura que contemple la armonización de la legislación local en la materia, la instalación de la Fiscalía Especializada en Investigación del Delito de Tortura y la debida y permanente capacitación para su prevención, dirigida a los agentes estatales y municipales, preventivos e investigadores, de seguridad y de custodia penitenciaria, así como a los integrantes del Poder
Judicial local para la debida sanción de este flagelo.

*Director de la Comisión Ciudadana de Derechos Humanos del Noroeste

Posdata: El Instituto Estatal Electoral de Baja California (IEEBC) tiene la oportunidad de hacer
historia, de abonar a la democracia y asumir el interés general y el bien común por sobre los
intereses del capital. ¿Renuncian a ello?

Esta columna no refleja la opinión de Agencia Fronteriza de Noticias, sino que corresponde al punto de vista y libre expresión del autor.

Deja tu comentario

Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Deportes
Coro Orfeon
Garage Photo Studio
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano