Todo se solucionó en cinco días: dicen
Agencia Fronteriza de Noticias
Cubo Bistro
CNR Rosarito
Empleo Nuevo
Facebook AFN

Todo se solucionó en cinco días: dicen

TIJUANA BC - jueves, 13 de diciembre de 2018 - Marco Antonio Samaniego López. .
923

Dr. Marco Antonio Samaniego López *

TIJUANA BC 13 DE DICIEMBRE DE 2018.- Esperemos que sea cierto, que los días que nos esperan todo esté solucionado tan sencillo como lo acaba de declarar la secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero. La afirmación no puede quedar de lado sin comentario alguno. La caravana migrante ya encontró las soluciones que buscaba y se logró en cinco días.

Quien esto escribe requiere de mayor tiempo no sólo para digerir la manera en que tan
fácilmente se solucionó el tema y nadie hable ya de la caravana migrante, sino también para comprender como los anteriores fueron tan inútiles que no lograron enfrentar el problema y la paradoja de manera medianamente eficaz.

Mi escepticismo es claro. No creo que el tema se solucionara en cinco días ni que los anteriores funcionarios no actuaran de manera tardía, pero en algún punto efectivo, ya que con el paso de los días los acuerdos permitieron avances. Cierto, todo el proceso estuvo muy lejos de ser ideal y por momentos hubo alarma, sobre todo el domingo en que los gases lacrimógenos se lanzaron y las imágenes le dieron la vuelta al mundo.

Tengo la impresión que esa acción fue el momento coyuntural, el que hizo repensar las estrategias y las acciones a desarrollar por parte de los miembros de la caravana. Por supuesto, tengo la idea de que eso fue, por lamentable que sea el acontecimiento, lo que marcó un parteaguas en los reacomodos y los apoyos por parte de la población.

De hecho, casi estoy seguro que las acciones de sectores amplios de la población con el obsequio de cobijas, ropa, alimentos y medicinas fueron también clave. Es más, tengo la certeza de que a pesar de todo lo que salió en la prensa de los tijuanazis que yo nunca vi, amplios sectores apoyaron con lo que pudieron para ayudar. Quizá no fue de manera del todo organizada y tal vez – o casi seguramente – el registro no fue el correcto, pero sí observé a familias completas y personas que en lo individual donaron con la intención de apoyar en las difíciles condiciones en que se encuentran los migrantes que en su mayoría son de origen hondureño.

Es decir, no creo que la solución sea un hecho consumado, como se anuncia, ni que se solucionara en los cinco días que se declararon. Ojalá que en los años por venir, mientras se desarrolla la cuarta transformación, esta no sea sólo de declaraciones, sino de evidencias claras. Esta ciudad como muchas más de la frontera, reciben a diario a personas en condición migrante desde hace muchas décadas, en peores condiciones que el caso de la caravana. Yo sí espero que en la cotidianidad y con nuevas prácticas de todo orden se mejoren las condiciones de llegada de los cientos de mexicanos que deciden hacer el viaje, con estrategias diferentes a las realizadas por los hondureños.

Son muchos años de ver como numerosos olvidados de los presupuestos han formado la ciudad entre cañones y laderas, en casas de cartón o lamina, con techos de materiales de desecho o con partes de autos abandonados. Son miles y miles que personas que apoyados por sus familias o que sin la menor esperanza de ayuda se han constituido en el paso de los años en habitantes de una ciudad que
muestra serias muestras de rezago social.

Cañones y laderas con familias que han tomado un pedazo de tierra sin trámites legales y sin servicios urbanos. Cientos de familias que a pesar de las escasas lluvias en promedio de la zona, quedan en condición de vulnerabilidad cuando estás se presentan. Así, pues, con caminos diferenciados, miles y miles que se han asentado en la ciudad no han encontrado seguridad en su vivienda mientras gobiernos van y vienen.

Pero ahora sí, espero, esto puede cambiar. NO en cinco días, seamos serios, pero a lo mejor de aplicarse medidas de austeridad, presupuestos en base a realidades regionales, eliminación de gastos inútiles y programas de desarrollo permitan que esto cambie. No sólo en esta ciudad, que a final de cuentas es resultado de los fracasos de otras zonas, sino en todo el país. Eso sí, no con declaraciones fáciles van a cambiar las cosas, como si se tratara de un condición superable sólo con el apoyo de un micrófono que grave las afirmaciones y se reproduzcan sin sentido. Esperemos que con el paso de varios años, al regresar a ver este tipo de declaraciones, podamos decir que sí cambiaron los vientos, y que no se trataba de más de lo mismo, pero con pensión de más de 200,000 pesos al mes.

* Marco Antonio Samaniego López.  Doctor en historia por el Colegio de México.

Esta columna no refleja la opinión de Agencia Fronteriza de Noticias, sino que corresponde al punto de vista y libre expresión del autor.

Historias Anime
Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Deportes 2
Garage Photo Studio
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano