Una caravana que desnuda
Agencia Fronteriza de Noticias
Evimeria
CNR Television
Reporteros del Barrio
AFN Politico
Empleo Nuevo
Castro Limon

Una caravana que desnuda

Tijuana BC - viernes, 26 de octubre de 2018 - Marco Antonio Samaniego Lopez.
1268

Dr. Marco Antonio Samaniego López

TIJUANA BC 26 DE OCTUBRE 2018 .- La caravana de migrantes que ingresó a nuestro país hace unos días ha generado comentarios de diversa índole. Alrededor de 7, 000 personas cruzaron la frontera sur y se han mantenido en un recorrido que ha provocado la atención de los medios de comunicación. Las afirmaciones del presidente estadounidense incrementan una polémica  que se  ve magnificada ante las elecciones que se realizaran en  tres semanas.  De  ganar los demócratas algunos escaños en el senado, su presidencia puede verse muy  contenida.  Incluso, algunos candidatos prometen votar por su destitución ( Impeachment). 

México está en medio del huracán. Durante más de un siglo,  parte significativa de la relación con el vecino del norte está marcada por la migración, sobre todo de mano de obra que se traslada a dicho país por las carencias que se viven y que se han incrementado en varios momentos de nuestra historia.  Dicho de manera sencilla, el lenguaje de la legalidad/ilegalidad, nos sale muy caro ante cualquier escenario. Pedir que se respete la ley en términos de las leyes migratorias, es decirle a Trump que tiene razón en sus frases poco ortodoxas de parte de quien ostenta el poder ejecutivo de una nación. 

Por otra parte no hacer nada es colocarse en un escenario que daña a nuestro país. La crítica de los defensores de derechos humanos a una nación que ha faltado de manera contundente con ese compromiso y ha enviado miles de migrantes año con año al país del norte, ha sido contundente y certera. En México la política migratoria es contradictoria, limitada y compromete la acción del gobierno. Tratar mal a los migrantes es darle permiso a Trump para hacer lo mismo; sin embargo, no  hacer nada con la caravana es decir que nuestra nación es territorio de nadie, puede pasar el que sea a  pesar de las leyes existentes. 

Hace dos décadas un investigador, en San José de Costa Rica, utilizó una hipótesis que no he escuchado con  frecuencia. Hay países que son estados-tapón, es decir, su papel es evitar la migración hacia Estados Unidos, sobre todo si estos pertenecen a los países en vías de desarrollo. Desde cualquier ángulo, nuestro país estaba y está en esa condición, un estado-tapón, cuyo papel era y es  penoso desde cualquier ángulo que se le vea. Los términos utilizados son poco académicos, pero a final de cuentas describen una condición que  ha sido permanente. Las frases de los encargados de migración, del secretario de Gobernación, de las policías que han sido desplegadas y rebasadas con mucha facilidad, rebelan  más un   no saber qué hacer. El presupuesto federal para atención a migrantes es más que irrisorio, lo único que nos dice es que en un país de alta migración de sus propios connacionales, no tiene una política definida y las autoridades no saben qué hacer y al parecer si supieran, no existe un presupuesto que permita atender las necesidades de un grupo como el aquí  mencionado. 

En cambio, la sociedad civil se  ha organizado para atenderlos, para dar comida,  ropa, zapatos, medicinas, agua y lo que parece  que es clave: un aventón en camiones y autos que en la medida de lo posible, hacen más humano un recorrido que desde cualquier punto de vista es brutal por la distancia y las condiciones en que se realiza. Las imágenes nos muestran una nación de mexicanos que ayuda, sin tener en cuenta si falta poco o mucho, si es de diplomacia o asunto de Estado, si Trump o sus enemigos los demócratas afirman una cosa u otra. Parece que el tener poco hace que se tenga conciencia de lo poco que tienen  los hombres y mujeres que han decidido dejar su terruño para buscar su derecho a la vida. 

La caravana también desnuda un conjunto de fracasos en los países centroamericanos que poco han logrado en los últimos años. Se van  sin idea de volver, lo abandonan todo y con  la bandera de su país, atraviesan otras tierras con un himno que no les representó nada en sus naciones, pero la cantan como una forma de identificarse en la travesía. Es probable que lleguen al límite fronterizo con Estados Unidos y las presiones se incrementen sobre nuestras autoridades. Dada la carencia  de  un ejecutivo en el poder, los problemas habrán de solucionarse de alguna forma, dado que Peña Nieto es buscado entre los escombros en algún lugar del país  para tratar de entender el final de un sexenio que se desvaneció en el aire desde hace mucho tiempo. 

Entre más avance la caravana, más realidades desnudan, más carencias y más sinsentidos. Es un termómetro que muestra errores y vacíos en las estructuras de poder. Demuestra que  el sistema de los últimos años no ha generado  las respuestas que demandan las sociedades. Demuestra que pasan décadas y las generaciones repiten desasosiegos que llevan a miles de seres humanos a caravanas marcadas por la desesperación. En el caso de los mexicanos, por cierto, de manera menos mediática, pero más intensa, durante un siglo han marcado  nuestra historia. Y esa historia sigue como si se tratara de una cascada que cae  en un vacío que no termina. 

* Marco Antonio Samaniego López.  Doctor en historia por el Colegio de México.

Esta columna no refleja la opinión de Agencia Fronteriza de Noticias, sino que corresponde al punto de vista y libre expresión del autor.

Tijuana te necesita
Las Pulgas
Neuvoo
AGP Deportes 2
Historias Anime
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano