Entre la memoria del 2 de octubre...
Agencia Fronteriza de Noticias
Evimeria
CNR Television
Reporteros del Barrio
AFN Pol
Empleo Nuevo
Facebook AFN 15 Mayo 2020

Entre la memoria del 2 de octubre...

Tijuana BC - viernes, 5 de octubre de 2018 - Marco Antonio Samaniego Lopez.
997

... y la bolita que me sube y me baja

Dr. Marco Antonio Samaniego López *

TIJUANA BC 5 OCTUBRE 2018 .- La necesaria conmemoración de la matanza del 2 de octubre de 1968 ha generado esta semana numerosos escritos y publicaciones en torno a días aciagos. Jóvenes estudiantes realizaron diversas propuestas de una nueva sociedad, sobre todo en referencia directa a la búsqueda de una democracia con mayor legitimidad.

Muchos actores políticos que no participaron en ello, posteriormente tomaron esa bandera para ser críticos de un sistema que defendieron.  Otros, de manera legítima sostuvieron sus posturas y denunciaron durante décadas los abusos que se cometieron tanto el 2 de octubre como en días y meses posteriores.

Sin duda, el triunfo de AMLO el pasado 1 de julio le dio un nuevo matiz a esta fecha. Incluso, se ha  indicado que su victoria es  el resultado de aquellos días tan tristes. Para quien esto escribe, es una conclusión demasiado fácil, pero común. Siempre desde el poder se ajusta el discurso para tomar héroes o personajes  que se  amolden  a necesidades sociales del presente.

Sin embargo y precisamente para  hacer un comentario sobre este recuerdo de días aciagos que retomamos el tema de la bolita que me sube y me baja, es decir, la  comisión de cultura en manos de un  partido político u otro y que terminó en un representante de Morena que fue conocido por un conjunto musical.

El caso ilustra el problema de fondo: la necesaria e indispensable reforma de Estado. La transformación de los partidos de Estado, sostenidos  por el pueblo mexicano vote por ellos o no, en verdaderos partidos políticos, que establezcan agendas de corto, mediano y largo plazo, que se comprometan a logros en determinada línea y que no cambien, sumen diputados como monedas de cambio, quiten senadores de un partido para ponerlos en otro y hacer que la bolita sube y baje en detrimento de la democracia.

Así, quienes votaron por senadores o diputados por el PRD, PES o cualquier otro, ahora su representación se fue a Morena por acuerdos cupulares. Se garantiza un mayoriteo que en muchas ocasiones demostró su ineficacia, la falta de dialogo y de capacidad de convencer con argumentos y razones. Es decir, lo que hicieron el PRI y el PAN durante muchas ocasiones y numerosas legislaturas que poco abonaron a la representación que se otorgó.

¿En que quedaron los votos de los ciudadanos que votaron por el PES, el PRD o para estos años, el desvencijado PRI? La decisión cupular volvió a ganar, no por el peso de los argumentos o las agendas, sino para mayoritear, es decir, para resolver de manera fácil y cómoda temas que nos involucran a todos los mexicanos. Se va a ganar en las  propuestas que se realicen, pero no en base a información, argumentos y solidez, sino en una ola que sin duda hizo historia, pero que puede ser pasajera si no se ´piensa que  fue el hartazgo lo que llevó a esta nueva condición. 

Puede suceder lo que le paso al PAN, regresarle el control al PRI. Ese escenario ya lo vivimos y la oportunidad se perdió. Ni los mismos priistas aprendieron de ello y se limitaron a transitar seis años muy aciagos con los resultados conocidos: los Duarte, la Casa Blanca,  Ayotzinapa. El punto es que la política  puede dejar de ser cupular y por tanto limitada, para abrir espacios de participación que obliguen a los ganadores a cumplir, pero no con mayoriteos que poco han resuelto, si no con  la argumentación en la propuesta.

Es decir, no terminar en decisiones cupulares que lleven a la bolita que me sube y me baja a representar lo que sea (cultura, medio ambiente, deporte, inversiones).  Ese camino ya  se tradujo en desastre. El PRI, el PRD y el PAN ya pagaron el costo de sus formas de hacer ´política. Si  no hay reforma de fondo, en tres o cuatro años estaremos en posición de plantear que siguen ahí partidos retrogradas, porque siempre han estado ahí, y desde hace muchos años se han portado de esa forma. 

Por cierto, es imposible que quien escribe esto pueda detallar lo que pensaban los jóvenes del 68. Pero no creo que al ver las negociaciones al interior de los partidos,  hubieran concluido que esta era la democracia que buscaban.

* Marco Antonio Samaniego López.  Doctor en historia por el Colegio de México.

Esta columna no refleja la opinión de Agencia Fronteriza de Noticias, sino que corresponde al punto de vista y libre expresión del autor.

Tijuana te necesita
Las Pulgas
Neuvoo
AGP Deportes 2
Historias Anime
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano