Los plurinominales: la tradición partidista hecha pedazos
Agencia Fronteriza de Noticias
Cubo Bistro
CNR Rosarito
Empleo Nuevo
Facebook AFN

Los plurinominales: la tradición partidista hecha pedazos

Tijuana BC - viernes, 23 de febrero de 2018 - Marco Antonio Samaniego López.
1229

Dr. Marco Antonio Samaniego López *

TIJUANA BC 23 FEBRERO 2018.- En estas páginas hemos planteado que el sistema de partidos que tiene México es vetusto, obsoleto, lleno de caminos allanados para la corrupción bajo  el imaginario que se fortalece la democracia.  En otras ocasiones comentamos que imperó el dedazo, el autodedazo y el yo mero porque el dedo manda. Los militantes de los partidos  y sus plataformas fueron inútiles para la selección de candidatos presidenciales.

El dinero  que les ha pagado el pueblo mexicano en las últimas dos décadas no ha fortalecido el sistema de partidos. En cambio  lo ha pervertido de tal forma que estos se encuentran totalmente desdibujados, sin definiciones que vayan más allá de quedar en el presupuesto. En nuestro caso, cada vez que se menciona que estamos en el neoliberalismo y que los políticos neoliberales han fallado, quien esto escribe plantea que en términos políticos, esto no es neoliberalismo, es sólo una extensión del partido de Estado del siglo XX. Es el manejo de la política en términos de elites partidistas, no de agendas ni de proyectos serios a largo plazo. Dicho de manera sencilla, es el PRI del siglo XX con otras siglas en el XXI: MORENA, PAN; PRD, PES, PVEM; MC, PRI (sigue)  PT, PANAL. Si falta alguno por mencionar no importa, los militantes son inexistentes para sus dirigentes.

Las listas para ocupar las famosas senadurías plurinominales han resultado una explicación de porqué la conformidad y el silencio con los dedazos  y los autodedazos. Observar como en el PAN quienes han fracasado rotundamente en elecciones precedentes, (Josefina Vázquez Mota)   están al frente de los elegidos nos aclara que la negociación precedente explica la candidatura única de su partido y lo inútil del dinero de los mexicanos gastados en las precampañas.

En el caso de MORENA, resalta la incongruencia de una forma irónica y lapidaria. El elegido por el dedo fue Napoleón Gómez Urrutia, líder  (  ex líder?) de uno de los sindicatos mineros más importantes en nuestro país. Debido a una serie de denuncias se le descubrió un enorme robo a los trabajadores por 55 millones  de dólares. Durante más de una década, Gómez Urrutia reside en Canadá, sin posibilidades de extraditarlo. El gobierno mexicano no ha logrado que esta acción se llevé a cabo o los conductos por los que se ha dirigido la demanda han sido muy tibios. En 2014 la interpol giró una ficha para su detención y no ha sucedido nada al respecto.

Lo sorprendente es que  AMLO defienda su causa y justifique sus acciones para convertirlo en un héroe nacional. Napito, como le decían sus conocidos por haber heredado de su padre la dirigencia sindical, nunca  ha trabajado en las minas y no  ha estado en este país por doce años. Es decir,  ¿cómo va a representar al pueblo mexicano alguien que por más de una década ha estado fuera del país en calidad de perseguido por la vía penal? ¿Si es tan bueno como indica en los documentos AMLO  porque no se viene desde ahorita a demostrarlo en suelo mexicano?

En cambio, el escenario es el siguiente. Gane quien gane, Anaya, Meade o AMLO; Napito va a quedar como senador. Es decir, no hay como. Si las encuestas fallan por 3, 4, 0 15 puntos, Napito queda. Es decir, AMLO puede quedar fuera, pero Napito no.  Con ello, este personaje, tomará en fecha pactada el avión  (a lo mejor el propio) y se presentara en el senado a tomar protesta. Con ello se aplica el fuero constitucional y en los próximos años la narrativa será que el salvador de los mineros ha vuelto a nuestro país, para salvar a los trabajadores de los abusos (lo que en una ironía porque  esto que se ha escrito, es un total abuso del fuero constitucional).

Es posible que se  genere una condición: Tratar de que Napito no tome protesta. Pero claro, puede contratar a Felipe Calderón o alguno de sus asesores, para que hagan lo mismo que en el 2006  y lo metan debajo de unas sábanas, cobijas, sillas o escritorios (ellos saben cómo, no es necesario preocuparse) y tome protesta como  si fuera un conejo que sale de un sombrero y ya está, habemus napito.

Eso va a suceder. Por las buenas o por la malas. Es el primero en la lista. No hay para donde. Gracias a los partidos políticos que pagamos con los impuestos  todos los mexicanos.  Napito regresará  y será parte de un espectáculo bochornoso. A lo mejor él no va a la cárcel, pero sí demuestra claramente lo que hemos indicado: este sistema de partidos de Estado es una vergüenza, mucho más allá de Napito  y de sus compañeros de bancada, como el ilustre German Martínez, aquel que repetía una y otra vez que AMLO era un peligro para México. 

* Marco Antonio Samaniego López.  Doctor en historia por el Colegio de México.

Esta columna no refleja la opinión de Agencia Fronteriza de Noticias, sino que corresponde al punto de vista y libre expresión del autor.

Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Deportes 2
Garage Photo Studio
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano