Tres maestros de tijuana ponen en crisis al régimen
Agencia Fronteriza de Noticias
Cubo Bistro
CNR Rosarito
Empleo Nuevo
Facebook AFN

Tres maestros de tijuana ponen en crisis al régimen

Tijuana BC - lunes, 19 de febrero de 2018 - Raúl Ramírez Baena.
1039

Al filo de la navaja
Por: Raúl Ramírez Baena*

TIJUANA BC 19 FEBRERO 2018.- Los focos rojos de alarma se prendieron en la oficina presidencial, al otorgar un juez de Distrito en Tijuana una suspensión provisional (dar la razón provisionalmente a los quejosos por presunta violación a sus derechos) en favor de Catalina Heredia, Emilia Castillo y Rafael Olivera, maestros jubilados que acudieron al amparo de la justicia federal para impugnar el nombramiento de Juan Díaz de la Torre como “Presidente del  Consejo General Sindical para el Fortalecimiento de la Educación Pública del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación” (ufff), tras el “toma nota” (reconocimiento y registro oficial) otorgado por la autoridad laboral el 12 de marzo de 2013 en favor de Díaz de la Torre. Los maestros argumentaron que “esta acción no fue correcta y dentro de los estatutos del sindicato”.

En efecto, Juan Díaz de la Torre fue algo así como tomado de la fila de manera emergente tras la sorpresiva detención de la maestra Elba Esther Gordillo, entonces Presidenta y líder vitalicia y moral del SNTE, a pesar de que formaba parte de la camarilla de Gordillo, corresponsable de los mismos delitos que le imputaron a la maestra, por lo que se esperaba también su detención.

Todos entendemos que la acción legal contra Elba Esther en 2013 se debió no a sus triquiñuelas políticas y a su riqueza mal habida, sino a su oposición al partido oficial, su partido, y a la llamada Reforma Educativa peñista-nuñista. Acostumbrado a tomar venganza de sus opositores o impugnadores, Peña Nieto no lo soportó, dando el golpe político emblemático de su régimen.

La suspensión provisional en juicio de amparo lograda por los tres maestros tijuanenses se basó en un argumento abrumador: Juan Díaz de la Torre no fue nombrado en el año 2013 por delegados al Congreso Nacional, órgano supremo del SNTE, tal y como dicen sus estatutos, sino que fue ungido por dedazo, violando así los lineamientos del sindicato magisterial.

Ahora, ¿se imaginan ustedes que en vísperas de la elección presidencial el SNTE se quede sin dirigente leal al régimen y que, al mismo tiempo, Elba Esther coquetee con el candidato presidencial de Morena? ¡Imposible! Así que se operaron urgentemente dos acciones:

La primera, mediante “presuntos delegados” a modo, como así decía su gafete (no se permitió el registro de delegados electos por la base magisterial), que acudieron al Congreso Nacional del SNTE celebrado en Puerto Vallarta entre el 12 y el 14 de febrero de este año, teniendo encima la suspensión otorgada por el juez de Distrito (de ahí lo de “presuntos delegados”), estos votaron y legitimaron a su ¿presunto? Presidente, el mismísimo Juan Díaz de la Torre, personaje de utilería para el régimen.

La segunda es la “aclaración” que hace el Consejo de la Judicatura Federal, al apresurarse a declarar el 10 de febrero pasado que la decisión tomada por un juez de BC de suspender la irregular “toma nota” expedida en 2013 por la autoridad laboral en favor de Díaz de la Torre como dirigente nacional del SNTE, ¡solo aplica para los tres maestros que apelaron vía amparo el proceso de su elección!

Si alcanzo a entender la lógica del Consejo de la Judicatura, Juan Díaz de la Torre no es dirigente sólo para dos maestras y un maestro de Tijuana y si para el resto del magisterio nacional, a pesar de haber reconocido por la justicia federal la ilegalidad de su nombramiento. Kafkiano.

Y aún hay más. El 14 de febrero pasado, el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Civil y del Trabajo con sede en Baja California, ágil y para que no haya duda de su efectividad, revocó la suspensión provisional otorgada por el juez de Distrito a los tres maestros jubilados de Tijuana (por cierto, férreos opositores a la maestrea Elba Esther Gordillo y al SNTE), suspensión que, en estricto sentido, primero debió haber sido ratificada o revocada por el juez para acudir después por alguna de las partes al Tribunal, como segunda instancia.

Así, mediante el oportunísimo concurso del Poder Judicial Federal operando en favor del régimen en pleno proceso electoral (ya quisiéramos que resolviera así de rápido otros casos), el color regresó a la Presidencia de la República.

Las lecciones que nos deja este affaire son, entre otros:

El SNTE se reafirma como parte esencial de la maquinaria electoral oficial;

  1. La Educación Pública en México se subordina a la política;
  2. La sola posibilidad de concertar una alianza entre Elba Esther –operando políticamente en prisión domiciliaria- y AMLO, es insoportable para el oficialismo;
  3. El Poder Judicial en México politiza la justicia;
  4. Se reafirma la llamada “Reforma Educativa” punitiva, de control político del magisterio, basada en el miedo de las y los maestros a perder el empleo, y
  5. Salvo honrosas excepciones, el sindicalismo oficial en México sigue siendo fiel a los intereses del gobierno en turno, conculcando así los derechos laborales y sindicales de las y los trabajadores.

* Director de la Comisión Ciudadana de Derechos Humanos del Noroeste

Esta columna no refleja la opinión de Agencia Fronteriza de Noticias, sino que corresponde al punto de vista y libre expresión del autor.

Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Deportes 2
Garage Photo Studio
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano