Los otros dedazos
Agencia Fronteriza de Noticias
Evimeria
Telcel 11 Mayo 2020
Empleo Nuevo
Castro Limon

Los otros dedazos

Tijuana BC - viernes, 15 de diciembre de 2017 - Marco Antonio Samaniego.
1233

Por: Dr. Marco Antonio Samaniego López

Pues no, los integrantes de los partidos, personas que han decidido sumarse a una agenda política por sus motivos., no contaron, no estuvieron ahí para decidir qué candidato querían.  Esa membresía, por el momento, prefiere permanecer en silencio. Las protestas no aparecen y las alianzas que se gestaron esta semana marcan un derrotero sin sorpresas.

Los personajes que han tomado la decisión de no seguir a sus candidatos son pocos. Todo indica que es en Acción Nacional donde pocos se han manifestado en contra de una nueva forma de dedazo: el autodedazo. Ya ni siquiera está la pantomima de cubrirlo de proceso democrático o de que las bases tomaron un acuerdo con el  ¨mejor hombre¨. Ya ni siquiera los que tuvieron el discurso de que ellos apelaban a formas  adversas al PRI,   han intentado vestir el proceso en términos participativos de la militancia.

Lo sucedido en Acción Nacional y  la manera en que se ha desarrollado la negociación en el frente, demuestra que son unos cuantos los que se han apoderado de las grandes decisiones de la política. Las cúpulas de los partidos, sin discutir agendas de frente a sus militancias, llegaron a acuerdos en los que nadie supo y nadie sabe. Es decir,  la partidocracia se tornó  más evidente y muestra el poco avance del proceso democrático. Si los partidos políticos se forman para ejercer el principio de la representación, ya no representan ni a sus integrantes. 

Los que reclamaban la manera en que López Obrador ha manejado su candidatura ahora pueden presumir exactamente lo mismo: se parecen en la forma   de dirigir el partido al que pertenecen. Los panistas han dejado de ser lo que eran para ser igual que el PRI y lo que critican de AMLO. Y AMLO, que nunca ha presumido de democrático, puede presumir que lo imitan, que siguieron sus pasos. El camino es apoderarse de la estructura partidista, esa que pagamos los mexicanos, para generar la imagen que les permita desde la cúpula, ser candidatos. Es un  nuevo dedo. Antes, cuando el PRI fingía la manera de designar al sucesor, lo pagábamos los mexicanos, hoy que ya ni eso, de manera legal, también. 

Así, sin agendas definidas, sin caminos que puedan ofrecer un verdadero nuevo proyecto de país, se inició una cosa que llaman ¨precampañas¨, pero que nadie define en que consiste el ¨pre¨. Es sólo una manera delicada de  decir que todavía no, pero ya casi, que  inicie el gastadero. Que suenen los tambores, que los actos públicos se vuelvan escenarios para que lo decidido  parezca que está por decidirse. 

Este arranque fatídico es una condición que demuestra el necesario cambio  en la cultura política que está obligado nuestro país. Demuestra que las formas de negociación  cupular están lejos de cumplir con requisitos mínimos de democracia interna en las organizaciones políticas formales. Y aunque parezca increíble, hasta en eso repercute la elección del año pasado en Estados Unidos. Si  Hilary Clinton hubiera ganado la presidencia, en estos momentos las candidaturas serían distintas. Los personajes tendrían otro rostro, pero la estructura cupular sería la misma. 

Así, como meras extensiones de la administración pública, los  partidos que han decidido los personajes que aparecerán en los siguientes meses  en comentarios cotidianos,  muestran el pesado fardo que hemos construido como país. Organizaciones que les da lo mismo negociar con los supuestos opositores, dirigentes que aún no aclaran las cuentas públicas pero realizan alianzas para sobrevivir un sexenio más recogiendo las migajas que les van a dejar, sin dignidad ni oficio político de trascendencia (Véase PANAL, PES, VERDE, MC, PT  y algunos más que seguramente olvido). Lo único que importa es conservar un registro que no representa nada y que no se vuelve opción de nada.

El espectáculo ha comenzado. A ver cuando construimos una democracia con sentido social y basado en la representación,  viejo anhelo que espera desde los albores del siglo XIX.

* Marco Antonio Samaniego López.  Doctor en historia por el Colegio de México.

Esta columna no refleja la opinión de Agencia Fronteriza de Noticias, sino que corresponde al punto de vista y libre expresión del autor.

Misas
Tijuana te necesita
IBERO Notas
Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Deportes 2
Garage Photo Studio
Historias Anime
Controlador
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano