El amor y la política
Agencia Fronteriza de Noticias
Evimeria
CNR Television
Reporteros del Barrio
AFN Pol
Empleo Nuevo
Castro Limon

El amor y la política

TIJUANA, BC - martes, 14 de febrero de 2012 - Gilberto LAVENANT .
1225

Palco de Prensa

    Por : Gilberto LAVENANT

 

Hoy, como ha sido una tradición, se celebra el “Día del amor y la amistad”. Lo celebran, básicamente, los comerciantes. Este día aumentan las ventas, bajo el pretexto del amor…y la amistad. Sin embargo, la tradición no es nueva, los que saben dicen que la historia de esta celebración se remonta al año 250 d.c., en la Antigua Grecia y Roma, cuando un sacerdote llamado Valentín, se atrevió a casar parejas a pesar de la prohibición impuesta por el emperador Claudio II. El clérigo fue condenado a la guillotina y posteriormente ejecutado un 14 de febrero. Esto significa que se celebra la intención del clérigo, que fue superada por la intolerancia de los gobernantes de aquella época. Absurdo.

 

Pero, a propósito de que este año es político, por aquello de la sucesión presidencial, el precandidato de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, ha tomado al amor, en la política, como su principal bandera. De haberse distinguido por ser un político introlerante y desatar su furia contra todo lo que se mueve y que, desde su punto de vista, afecta negativamente a los mexicanos, ahora presume ser amoroso y tolerante.

 

Los observadores dicen que a algunos hombres les ocurre, cuando llegan a los 41 años en adelante, precisamente cuando su potencia sexual ha declinado severamente, que de pronto se despierta su amor y tolerancia por individuos del mismo sexo. Resulta extraño, que el bélico peje, ahora se conduzca como todo un enamorado. Dice que sus rivales políticos, no son sus enemigos, sino que simplemente tienen una visión distinta a la de él. En el menor peor de los casos, Andrés Manuel es un “retro”, y ha adoptado la frase de los hippies de los 60´s, de “amor y paz”.

 

¿Será posible que los políticos sean realmente amorosos? cuando que hasta entre los mismos compañeros de partido, como ocurrió entre Josefina Vázquez Mota, Santiago Creel y Ernesto Cordero, se agarraron del chongo y se lanzaron con lo que tuvieron a la mano, durante su precampaña.

 

Si efectivamente el amor fuese la solución a todos los problemas que afrontamos, la humanidad no tendría tantos problemas, si las celebraciones amorosas datan de 250 años después de Cristo. Sobre todo, hablar de amor, es hablar de tolerancia, de paciencia, de entendimiento recíproco, de valoración mútua. Todo lo contrario a lo que ocurre en la política.

 

Diga lo que diga Andrés Manuel, lo suyo, lo suyo, en cuanto al amor y la política, es pura pose. Igual que la pose de todos los políticos que en las contiendan aparentan ser individuos comprensivos, atentos, tolerantes, amigables, generosos, inofensivos, cuando que en la vida real, y en especial en la función pública, son todo lo contrario.

 

Los políticos, sin temor a equivocación, son de los individuos más peligrosos en el mundo. En especial aquellos que esconden sus “garras”. Aquellos que aparentan ser mansos Corderos y que son unas verdaderas fieras, para endilgarse recursos públicos. Voraces.

Andrés Manuel habla de crear una “República Amorosa”. Esto es realmente de cuidado, pues si algo aman los políticos, no es al prójimo, sino al dinero. Sobre todo el dinero que logran percibir sin trabajar, con el mínimo esfuerzo y que les habrá de permitir solucionar su problemática personal, no la problemática de la sociedad.

 

Imaginen nada más. Una pareja, incluso las del mismo sexo, cuando contraen matrimonio, se prometen todo. Lo mío es tuyo.lo tuyo es mío. Sin embargo, cuando pasa el tiempo, la rutina hace aburridas todas sus relaciones, y de pronto deciden divorciarse. Los enamorados, se transforman en los peores enemigos. En el caso de los hombres, no le quieren dejar a su pareja, los bienes que adquirieron durante la vigencia del matrimonio, ni siquiera porque sean para cubrir las necesidades de sus hijos.

 

Los hermanos, aquellos seres de la misma sangre, que descienden del mismo padre y la misma madre, cuando fallecen estos, y tienen que discutir sobre el reparto de la masa hereditaria, también se convierten en enemigos acérrimos.  

 

Los socios de una empresa, cuando combinan su patrimonio y sus esfuerzos, son toda comprensión. Son un ejemplo de entendimiento, no hay desconfianza alguna entre ellos. Lo malo es cuando empieza a haber riqueza, entonces, surgen las diferencias, los pleitos y todo termina muy mal. En algunos casos, llegan a las denuncias penales e incluso las agresiones verbales y físicas. Los amigos, se convierten en enemigos.

Si esto ocurre entre hermanos, esposos, socios de una empresa, ¿Cómo pensar que no puede ocurrir entre políticos? Andrés Manuel ha de pensar que los electores son bobos y que aún creen en los cuentos de Blanca Nieves y muchos otros similares. Habiendo dinero de por medio, fama y poder, no puede haber amor. Mucho menos en política.

 

En principio, si la actitud o intención de Andrés Manuel, fuese realmente sana, sincera, honesta, pues sería un buen esfuerzo para mejorar las relaciones entre los individuos. Incluso las de aquellos que hoy siguen ocultando en el “closet”, sus sentimientos  amorosos, hacia los demás.

Imaginen también a los más fieros asesinos, afectados por el amor, que en lugar de querer eliminar a sus rivales con balas, los agarren a besos. Hoy todo sería diferente. En lugar de más de 50 mil muertos, habría miles y miles de parejas del mismo sexo.

 

Si en parejas normales, por llamarles de alguna manera a las formadas por una mujer y un hombre, el amor no es eterno. Con menos razón lo podría ser entre políticos. Sobre todo, las relaciones entre políticos, no pueden ser amorosas. Entre ellos, no cabe aquello de que “lo mío es tuyo y lo tuyo es mío”. Ni tampoco aquello de “amaos los unos y los otros”.

                         

Habría que pedirle al Peje, que hable con toda franqueza. Que diga si lo suyo es mera pose política, o si es que ya salió del closet. Muchos a la mejor prefirirían lo último y le podrían revelar, abiertamente, que esto de la política amorosa, no es nada nuevo. Que desde hace años ellos aman a sus compañeros de partido, e incluso a los de otras organizaciones políticas, sin distinción de ninguna especie. Hoy es Día del Amor y la Amistad. Los límites, entre uno y la otra, son casi indelebles. Por si las dudas, si alguien se les acerca, con intenciones aparentemente amorosas, cuétenselo a quien mayor confianza le tengan.

 

Tijuana te necesita
Las Pulgas
Neuvoo
AGP Deportes 2
Historias Anime
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano