Normalizando la violencia infantil
Agencia Fronteriza de Noticias
Cubo Bistro
CNR Rosarito
Empleo Nuevo
Castro Limon

Normalizando la violencia infantil

CIUDAD DE MÉXICO - viernes, 7 de julio de 2017 - La Silla Rota.
1092

Columista: Francisco Salvador López Brito
Reportero: La Silla Rota

CIUDAD DE MÉXICO 7 DE JULIO DE 2017 (La Silla Rota).- La niñez en México, a pesar de los diversos intentos por garantizar avances y protección, se encuentra a expensas de varios peligros: más de 20 millones están en situación de pobreza, tienen altas tasas de deserción escolar, hay un aumento de la violencia  y un sin número de adolescentes y jóvenes que son reclutados por el crimen organizado.

Otro dato lamentable es que desde hace años,  nuestro país se ha convertido en un destino del llamado "turismo sexual infantil" en sitios como Acapulco, Puerto Vallarta, Cancún y Mazatlán, sólo por mencionar algunos sitios donde redes de pederastas y pedófilos cuentan con el respaldo de agencias de turismo "especializadas" que captan menores. 

Alrededor de 40 millones de menores en México se encuentran a expensas del llamado bullying que ya se ha convertido es un factor para la deserción escolar en México;  2 de cada 10 adolescentes de 15 años han sufrido acoso escolar, según cifras de la Centro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Asimismo, de acuerdo al reciente informe de la organización Save the Children[1]  titulado: "En deuda con la Niñez", alrededor de 700 millones de niños y niñas en el mundo han dejado de disfrutar de su niñez, asimismo, el fin de su infancia no es casual; es resultado de una serie de decisiones y negligencias por el hecho de quiénes son o dónde viven. Su niñez se ha truncado por  enfermedades, conflictos, violencia extrema, matrimonio infantil, embarazo precoz, mal nutrición, exclusión de la educación y trabajo infantil.

Desafortunadamente México no es la excepción, miles de niñas, niños y adolescentes ya perdieron o están en riesgo de perder su infancia, tan sólo basta analizar los siguientes datos:

-Un millón y medio de niñas y niños menores de cinco años no alcanzarán su potencial debido al hambre.

-Cada año casi 30,000 niñas y niños menores de 5 años mueren por causas prevenibles como diarreas o infecciones respiratorias.

-Dos millones de niños están fuera de la escuela y más de 600 mil están en riesgo de dejarla.

-2.5 millones de niñas, niños y adolescentes trabajan; la mayoría lo hace para ayudar a sus familias.

-1 de cada 5 mujeres contrae alguna unión conyugal antes de cumplir los 18 años de edad.

En el  Índice Peligros para la Niñez, compara la situación de 172 países a través de ocho indicadores o definidores de eventos de vida que señalan el final de la niñez o la reducción de la expectativa de la infancia. Dentro de este ranking, México ocupa el lugar 90 posicionándose muy por debajo de países como Cuba, Argentina, Palestina o Tailandia debido a  los altos índices de embarazos adolescentes y homicidios de niñas, niños y adolescentes. Tan sólo en 2015, 1 de cada 5 adolescentes entre 15 y 19 años tuvo al menos un hijo.

Asimismo, la violencia en nuestro país es un factor determinante de la deserción escolar e incluso, una causa importante de muertes infantiles. Miles de niños, niñas y adolescentes en México, crecen en un contexto de violencia cotidiana que deja secuelas profundas e incluso termina cada año con la vida de centenares de ellos. Gran parte de esta violencia, que incluye violencia física, sexual, psicológica, discriminación y abandono, permanece oculta y en ocasiones, es aprobada socialmente.

Asimismo, otras instituciones también han registrado cifras importantes sobre esta situación, en el 2005, el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) registró un total de 677 muertes causadas por homicidios entre los jóvenes de 15 a 19 años. 56% de las mujeres de 15 a 19 años que viven en pareja han sufrido al menos un incidente de violencia en los últimos 12 meses.  

Como si todo lo anterior no fuera suficiente,  existe otra situación vergonzosa, las niñas y niños pobres o de origen indígena son los que más sufren exclusión y falta de servicios como salud y educación en el país.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) presentó en días pasados el informe "Violencia, niñez y crimen organizado", donde se advierte que 30 mil niños y adolescentes en México cooperan activamente con la delincuencia organizada en actividades que van desde la extorsión y el tráfico de personas hasta la piratería y el narcotráfico.


En lo relacionado a la salud, 1.5 millones de niños y niñas menores de 5 años presenta desnutrición crónica; uno de cada tres niños y niñas en zonas rurales padecen desnutrición crónica. En los niños indígenas esta prevalencia es más del doble que en los niños no indígenas.


En materia educativa hay un aproximado de 6.1 millones de niños entre 3 y 17 años que no asisten a la escuela; mientras el 69.3 por ciento de los adolescentes indígenas acuden a la escuela secundaria, el porcentaje en adolescentes no indígenas que también recibe educación secundaria asciende a 83.9 por ciento, lo que implica una diferencia de 14.6 por ciento entre ambos grupos de jóvenes. [2]

De acuerdo a todo lo anterior, es indudable la gran deuda que existe como país para garantizar que las niñas, niños y adolescentes cuenten con las garantías necesarias para su desarrollo, es inadmisible continuar con estas cifras tan lamentables que nos obligan a buscar alternativas reales y contundentes.  El desafío es enorme: pues se deben construir políticas públicas que permitan ampliar las posibilidades de denuncia de casos de maltrato infantil, lo cual permitirá conocer con precisión su magnitud, con atención especial a niñas maltratadas, y dar la atención necesaria a las víctimas de violencia y crear opciones y espacios para que los niños cuenten con alimentación sana, educación, etc.

No se debe continuar con esta situación, no podemos pretender que las políticas actuales sean eficaces para controlar los problemas relacionados con la niñez, es preciso que se realicen acciones más contundentes y con resultados objetivos para garantizar mejores resultados. Es imposible realizar políticas públicas aisladas, es urgente que todos los sectores involucrados en el desarrollo infantil asuman compromisos para asegurar las condiciones de vida para nuestra población infantil.

@LopezBrito_

Esta columna no refleja la opinión de Agencia Fronteriza de Noticias, sino que corresponde al punto de vista y libre expresión del autor.

Historias Anime
Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Deportes 2
Garage Photo Studio
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano