Para qué pagar por dos, si va a ser uno?
Agencia Fronteriza de Noticias
Evimeria
Telcel 3 Julio 2020
Empleo Nuevo
Facebook AFN 15 Mayo 2020

Para qué pagar por dos, si va a ser uno?

Tijuana BC - viernes, 26 de mayo de 2017 - Marco Antonio Samaniego López.
1178

Dr. Marco Antonio Samaniego López *

TIJUANA BC 19 MAYO DE 2017.- En ocasiones anteriores hemos planteado que el sistema de partidos de Estado con el que se gobierna este país tiene debilidades estructurales. Sostener partidos políticos con dinero público es unan condición que permite espacios de negociación con recursos  que no deberían llegar a manos de quienes los utilizan para realizar política de corto plazo que sólo lleva como intención la búsqueda de puestos públicos que garanticen el ingreso de recursos a estos organismos.

El mayor partido de Estado que tenemos, el PRI, se ha sostenido teniendo como base el manejo presupuestal que durante varias décadas garantizó una permanencia prolongada y excesiva.  Se trataba – y sigue así -   más de una agencia de empleos que una entidad política con proyecto. Los otros, con la alternancia,  han logrado imitar con creces lo que les enseño su maestro el PRI. Sostenerse con recursos públicos que les permite llenar los diarios de comentarios y críticas para oponerse a las medidas de quien gobierna.  Sin duda, en ocasiones con argumentos válidos, en otras como una tendencia que termina por agotar la discusión de tanto repetirse con las mismas palabras y los mensajes sumamente limitados. 

Una prueba de que financiar a los partidos no es una solución   para enfrentar los problemas del país lo ofrece en estos días la anunciada alianza entre PRD y PAN para las elecciones presidenciales de 2018. ¿Para qué se otorgan recursos a dos partidos que se supone deben ser alternativas  diferenciadas? El supuesto es que los partidos representan opciones y como tales deben realizar propuestas de cómo llegar a las metas establecidas.  Sin embargo, desde hoy, sabemos que van a aliarse para que supuestamente se presente un candidato con opción de obtener el triunfo ¿Pero bajo qué proyección de futuro se plantean alianzas como esta? Si se les entregan recursos con la idea de generar opciones, ¿entonces para que pagamos por años y años a dos que van a terminar en uno? 

Todo el dinero gastado en una burocracia partidista, que debería construir opciones en función de proyectos serios, con argumentos válidos y específicos,  se diluye en una alianza que desde una año nos avisa que su pretensión en enfrentarse a otro, sin importar los proyectos de nación. Ni el PAN ni el PRD (tampoco el PRI ni Morena, centrado en el culto a la personalidad)  han construido  una plataforma que permite constituir una opción viable. Pero nos anuncian que con el dinero público se van a unir en una alianza para el 2018, pero no dicen cómo van a enfrentar  los complejos problemas que se van  a enfrentar en las condiciones de cambio en que nos encontramos en el nivel internacional.

Así, constituidos en una alianza partidista, eliminando de tajo la creación de opciones que deben representar para que los electores que los sostienen tengan elementos de decisión, se establece una alianza que no presenta argumentos sólidos. Es una condición que se mantiene en un país donde el asesinato, las fosas con cuerpos inertes y la incapacidad para lograr la justicia a los agraviados,  se vuelve una condición normal, con instituciones políticas que no cumplen con sus propios objetivos para los que ellos mismos se crearon: ser verdaderas opciones de gobierno. 

Mantenidos con el erario público se traicionan y nos muestran su obsolescencia. Unen dos cosas para ser uno que es algo distinto. Pero se paga con recursos por separado, como si lo hubieran ganado resultado de los excepcionales resultados que se muestran todos los días en las calles de todo el país: sin crímenes, sin periodistas muertos, sin fosas, con una calidad excepcional en la educación. Se palpan los grandes resultados de sus acciones en ser comparados con Siria, en  ser el país con más periodistas muertos y  en los últimos lugares en transparencia, calidad de vida y en salud.  Nos muestran que ese gasto nunca valió la pena. No eran diferentes y les pagamos esa diferencia. Eran lo mismo y se unen en acuerdos cupulares olvidando que algunas vez prometieron ofrecer proyectos alternativos. Los que debían escoger éramos nosotros.

* Marco Antonio Samaniego López.  Doctor en historia por el Colegio de México.

Esta columna no refleja la opinión de Agencia Fronteriza de Noticias, sino que corresponde al punto de vista y libre expresión del autor.

Misas
Tijuana te necesita
IBERO Notas
Las Pulgas
Pesquisa
Neuvoo
AGP Deportes 2
Garage Photo Studio
Historias Anime
Controlador
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano