Procesos Políticos
Agencia Fronteriza de Noticias
Cubo Bistro
CNR Rosarito
Empleo Nuevo
Caminata por la Paz

Procesos Políticos

TIJUANA, BC - viernes, 14 de octubre de 2011 - Abel Muñoz Pedraza.
1387

Tres visiones sobre el sistema de gobierno en México

El pasado 10 de octubre de 2011, varios medios de circulación nacional publicaron un desplegado firmado por 46 personas, entre ellos destacan políticos, académicos e intelectuales con ideologías divergentes. La propuesta central que reúne a estos personajes, va encaminada a la creación de un gobierno de coalición en México que permita consolidar la democracia constitucional para dar respuesta a las exigencias de justicia, equidad, desarrollo y seguridad demandas por la sociedad mexicana. http://www.miguelcarbonell.com/docencia/Por_una_Democracia_Constitucional.shtml

Una vez planteada la propuesta, no se hizo esperar una multiplicidad de opiniones a favor, en contra, y condicionando algún cambio, por parte de políticos que conforman los diferentes partidos, precandidatos presidenciales e integrantes del gobierno federal. La apuesta que emerge con este planteamiento, es que las coaliciones de gobierno induzcan a los acuerdos entre los políticos.

El argumento central de la propuesta que busca instaurar los gobiernos de coaliciones, en caso de que ningún partido logre mayoría absoluta (50 más uno) en el Congreso, va en tres sentidos: 1) que el presidencialismo mexicano, el cual se basaba en una lógica en donde el presidente proponía y el Congreso disponía, está totalmente agotado 2) que la imposibilidad de generar mayorías absolutas y calificadas, por medio del voto, generan una parálisis legislativa a la hora de proponer, discutir y votar las reformas que el país necesita y; 3) que el nuevo escenario político mexicano, el cual se caracteriza por su pluralidad en la sociedad, reflejada en la conformación del Congreso federal, requiere de mecanismos que promuevan esa diversidad, elaborando una agenda común que impulse el poder ejecutivo.

La historia que hemos sufrido los mexicanos en los últimos años es que los partidos políticos se alían durante el proceso electoral para enfrentar las elecciones, en donde se carece de propuestas claras para que el elector decida el sentido de su voto y, al momento de ganar la elección, no existen acuerdos reales para ejercer la función de gobierno.

A continuación se presenta un cuadro que resume las diferentes propuestas de reforma política presentadas por distintos actores públicos, todas ellas encaminadas a la generación de mayorías en el Congreso.

reforma politica cuadrada

Como se puede apreciar en el cuadro anterior, existen tres planteamientos distintos para lograr mayorías absolutas en el Congreso Federal. La propuesta de la coalición de gobierno alienta la generación de negociaciones y consensos, entre diferentes fuerzas políticas, para acordar un plan de gobierno, en caso de que el presidente no cuente con mayoría absoluta en el Congreso. Recordemos que desde 1997, el partido del presidente no cuenta con este tipo de mayoría en la Cámara de Diputados. La conformación del gabinete incluiría a políticos de los partidos que apoyen la coalición y se designaría a un jefe de gabinete para coordinar los trabajos.

La propuesta del ejecutivo federal, que fue enviada al Senado hace unos meses, plantea que el mecanismo para generar mayorías absolutas es a través de la segunda vuelta electoral. La idea es que primero se vote en una primera ronda para elegir presidente y, en caso de que el ganador no logre hacerlo por más de la mitad de los votos (50 más uno), los dos candidatos con más votación asistirán a una segunda vuelta, en donde también se celebraría la elección legislativa, con la intención de que el ciudadano, al momento de emitir su voto, considere solamente dos opciones y que el multipartidismo que actualmente tenemos quede reducido a un bipartidismo.

Este diseño institucional no garantiza de facto una mayoría absoluta para el partido del presidente en el Congreso, sin embargo, como bien lo decía Maurice Duverger, el elector se guía por factores psicológicos, los cuales lo hacen decidir su voto por el candidato que tiene más probabilidades de ganar, reduciendo así sus opciones y preferencias. De esta forma, la segunda vuelta electoral se convierte en una opción que restringe el pluralismo político que actualmente vive el país, ya que orilla y limita a la ciudadanía a decidir entre dos opciones, además de generar un efecto polarizador en la sociedad. A nivel estatal, ya se tuvo una experiencia en este sentido y fue en el estado de San Luis Potosí, la cual no tuvo éxito y fue descartada con el tiempo.

La propuesta que encabeza Enrique Peña Nieto, en donde se pretende instaurar una cláusula de gobernabilidad para que el candidato que obtengan 40% o más de la votación tenga automáticamente una mayoría absoluta en el Congreso o que se elimine la cláusula de sobrerrepresentación del 8% en la Cámara de Diputados, es de una naturaleza recesiva, ya que tiene la intención de formar mayorías “artificiales”.

La cláusula de gobernabilidad fue aprobada en la reforma electoral de 1986 para garantizar que el presidente que no alcanzara una mayoría absoluta en la Cámara de Diputados pudiera pasar sus iniciativas de ley sin tomar en cuenta a la oposición y así asegurar la gobernabilidad del país. La cláusula de sobrerrepresentación del 8% se creó con la reforma electoral de 1996 para que la representación política fuera más justa, es decir, una mayor proporcionalidad entre votos y escaños, ya que ningún partido político puede tener 8% más de escaños que su propia votación, con excepción de que lo consiga en la votación de mayoría relativa.

En este sentido, la propuesta de Enrique Peña Nieto significa un atraso para el sistema electoral mexicano, ya que desconoce la pluralidad y diversidad política de los últimos 23 años, la cual se ha caracterizado por incluir a una oposición política, de derechas e izquierdas, que fue marginada durante gran parte del siglo XX. Además, de aprobarse esta propuesta, limitaría la expresión heterogénea de la sociedad mexicana cuando ésta mostrara su simpatía política en las urnas y no se viera reflejada en los escaños.

Las tres propuestas de reforma política que buscan generar mayorías absolutas para que el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo entren en una nueva dinámica que permita alcanzar acuerdos y aprobar leyes tendrá que esperar, ya que esta semana se acaba de aprobar el dictamen de reforma política en comisiones, el cual no hace referencia a este tema, sin embargo, es importante irnos informando al respecto e ir distinguiendo entra la naturaleza de cada una de las propuestas, ya que nos permitirá formarnos un criterio con miras al futuro debate público.

La espera para tomar una decisión no puede ni debe de ser muy larga, ya que el desencanto por la democracia ha ido en aumento, y en parte, gracias a que la sociedad no observa consensos entre los políticos para atender problemáticas sociales, económicas, de estado de derecho y de seguridad.  

* Abel Muñoz Pedraza es estudiante de la maestría en Estudios Sociales con línea en Procesos Políticos de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) en la Ciudad de México. Es egresado de la licenciatura en Relaciones Internacionales de la Facultad de Economía y Relaciones Internacionales de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), campus Tijuana. Correo electrónico: abel.munozpedraza@gmail.com

Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad del autor.

 

Deja tu comentario

Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Deportes
Garage Photo Studio
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano