AL FILO DE LA NAVAJA
Agencia Fronteriza de Noticias
Cubo Bistro
CNR Rosarito
Facebook AFN 2
Castro Limon

AL FILO DE LA NAVAJA

TIJUANA, BC - martes, 27 de septiembre de 2011 - Raúl Ramírez Baena.
1470

 

¿QUIÉN MANDA EN BAJA CALIFORNIA?
 
Por Raúl Ramírez Baena*
 
En tiempo de paz, ninguna autoridad militar puede ejercer más funciones
 
que las que tengan exacta conexión con la disciplina militar
 
Artículo 129, Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos
 
 
 
TIJUANA BC 27 DE SEPTIEMBRE DE 2011.El reciente affaire protagonizado por el general Alfonso Duarte Mújica, comandante de la II Región Militar, y el Secretario General de Gobierno de Baja California, Cuauhtémoc Cardona Benavides, ha generado una crisis política en el Estado.
 
 
 
            Todo empezó con la conmemoración de la gesta de los Niños Héroes de Chapultepec; hubo un acto y cena oficial en la II Región Militar con sede en Mexicali, en donde Cardona debía acudir en representación del gobernador José Guadalupe Osuna Millán. Llegó tarde y, según el general Duarte, borracho, por lo que no se le permitió subir al presídium, retirándose enseguida del cuartel.
 
 
 
Dos días después, en la recepción oficial del 15 de septiembre, en el edificio del Poder Ejecutivo Estatal de Baja California, el Gral. Duarte Mújica platicaba con el gobernador Osuna y otras personas. Percibe a lo lejos a Cardona y, extendiendo la mano y señalándolo con el dedo índice, le grita: “A ver Cardona, ven para acá, ven para acá… ven, ven para acá”. Llega Cardona y frente al gobernador acusa el general Duarte: “No lo quiero ver en ninguna instalación militar. Es un grosero, borracho e irrespetuoso, y un confianzudo, entre otras cosas (¿?). Para usted, todo mi respeto (inaudible), ya tienen las instrucciones (inaudible,) al que lo vuelva a ver en alguna instalación militar… (Inaudible)”.
 
 
 
Hasta ahí la imagen y el audio. Extrañamente, se proyectó por el canal de internet del Gobierno de Baja California, dejando entrever que hubo más diálogo y, posiblemente, una amenaza velada del general. Una vez desatado el escándalo, el 19 de septiembre, en entrevista “de banqueta”, el gobernador Osuna Millán lee el siguiente comunicado:
 
 
 
“Luego de darse a conocer los hechos, he ordenado al Secretario General de Gobierno que (…, aceptemos los errores cometidos y aceptamos una disculpa pública a esa respetable institución que es el ejército mexicano. Dos, las diferencias surgidas no son asuntos personales (…)obedecen a errores cometidas por personas (...). Tres, respecto a cuestionamientos que han surgido sobre la permanencia o no del secretario (Cardona) en su cargo, les informo que será mantenido en esa posición (…). Lo que a la coordinación en materia de seguridad pública se refiere, deseo comentar a la ciudadanía que esta no sólo se mantiene, sino que se reforzará (…) eso está por encima de cualquier molestia o de cualquier enfado” (subrayados nuestros). De lo anterior concluimos:
 
 
 
1)                 El gobernador obligó a Cardona a “pedir” (no ofrecer) disculpas, lo que penosamente hizo éste, postrando a la Institución “Gobierno del Estado”, emanada del voto popular, a la institución armada;2) A Cardona no se le garantizó su derecho de audiencia, lo que valió fue la palabra del general; 3) El Gral. Duarte invadió facultades y violentó el Artículo 129 Constitucional que, en tiempos de paz, somete el fuero castrense a la autoridad civil, hecho que por sí solo muestra la debilidad del Estado Mexicano para hacer valer la norma constitucional, hecho quemerecería que la CNDH analizara si no se violentaron los derechos de Cardona y no se cometió un Abuso de Autoridad por parte del general, y 4) En estricto sentido, los allanamientos y cateos ilegales, las detenciones arbitrarias, el terror que provoca la irrupción violenta nocturna de “inteligencia militar” a familias supuestamente señaladas por “denuncias anónimas”, y la tortura a que son sometidos los detenidos por presuntos delitos de delincuencia organizada, contra la salud, etc., son delitos peores que supuestamente haber llegado tarde y borracho a un evento.
 
 
 
Una hipótesis de lo sucedido es que el Gral. Duarte Mújica se haya incomodado ante la iniciativa y promoción de Cardona para la elaboración del “Diagnóstico sobre la Situación de los Derechos Humanos en Baja California”, con la asesoría de la Representación en México de la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, y la incorporación en el Comité Coordinador del Diagnóstico, de ONG que han documentado graves violaciones a los derechos humanos de las fuerzas armadas en Baja California. ¿Quién si no el ejército saldría más señalado en el Diagnóstico como violador de los DH? Ahora, ¿estará en riesgo el Diagnóstico mismo?
 
 
 
Cardona Benavides no es un político improvisado. Su carrera política habla por sí sola: Fue diputado local en la XIII Legislatura de Baja California, diputado federal en la LVIII Legislatura federal (ex compañero de bancada de Felipe Calderón y de Juan Camilo Mouriño). En 2006, nombrado Subsecretario de Política Sectorial de la SRA y, en enero de 2008, Subsecretario de Enlace Legislativo de la Segob. En septiembre de 2010, Secretario General de Gobierno de Baja California cuando Blake fue llamado por Calderón a la titularidad de la Segob, no sin antes haber sido mencionado para este mismo puesto.
 
 
 
Nuestras dudas sobre la gobernabilidad, la legalidad y el respeto al Estado de Derecho aumentan cuando la Subprocuradora de Justicia en Mexicali, María Elena Andrade, anuncia que a partir del 26 de septiembre de 2011, “el ejército mexicano se integrará a un operativo coordinado con la Procuraduría de Justicia del Estado enfocado al combate del robo de vehículos, en puntos fijos y aleatorios”[1].
 
 
 
            El gobernador Osuna Millán, incondicional de Felipe Calderón, cosecha lo que sembró: Hace un año declaró: “El Mando Único en B.C. es el Gral. (Alfonso) Duarte (Mújica)”[2], y que “En Baja California, desde hace dos años, el Mando Único es el Gral. Duarte. Con él se reporta el Procurador, el Secretario de Seguridad Pública y los secretarios de seguridad pública municipal[3]. ¿Mando Único sin reformas de ley?
 
 
 
*Comisión Ciudadana de Derechos Humanos del Noroeste, A.C.
 


[1]La Crónica, 24 de septiembre de 2011, pp. y p. 21-A.
[2]Semanario Zeta No. 1904, semana del 24 al 30 de septiembre de 2010.
[3]Entrevista con Joaquín López-Döriga, Radio Fórmula, 07 de octubre de 2010.

Deja tu comentario

Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Deportes
Garage Photo Studio
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano