Palco de Prensa
Agencia Fronteriza de Noticias
Cubo Bistro
CNR Rosarito
Empleo Nuevo
Facebook AFN

Palco de Prensa

TIJUANA, BC - martes, 13 de septiembre de 2011 - Gilberto LAVENANT.
1118

TIJUANA, BC 13 DE SEPTIEMBRE DE 2011.-

Las ingenuidades.
Por: Gilberto LAVENANT


Los empresarios de esta frontera, están entre azul y buenas noches. Entre optimistas e ingenuos. Exageradamente ingenuos.

Les hicieron creer, que era posible, factible, realizable, el volver a contar con algo similar al régimen de Zona Libre que durante muchos años operó en esta parte del país.

Claro, cualquiera se entusiasma, cuando les hablan y les dicen cosas agradables al oído. Mucho más cuando esas palabras de aliento, provienen del Gobernador José Guadalupe Osuna Millán o de personajes del primer nivel del gobierno federal.

Daban por cierto que se les hablaba con sinceridad, honestamente. ¿Cómo imaginar o suponer que se les estuviese engañando? Sobre todo cuando invitaron a sus representantes a viajar hasta la capital del país, para exponer sus inquietudes al respecto. Los escucharon, aparentemente, con mucha atención. Supusieron que la respuesta positiva, vendría casi de inmediato.

Helados se quedaron cuando, en Tijuana, acudieron a un evento con el Presidente Felipe Calderón, que supusieron sería para hacer el anuncio de que por fin se haría realidad la creación de la ZEE, y en lugar de eso, fue simplemente para lucimiento del mandatario panista.

Al ver que ni de chiste tocaba el tema de la Zona Económica Estratégica, con cierta timidez, como para no parecer inoportunos, y además tratando de no causar el enojo presidencial, le cuestionaron sobre dicho proyecto, y Calderón, no tuvo otra más que decirles que no había nada al respecto, pero tratando de justificarse, les dijo que no era cuestión de él, sino que industriales del centro del país se oponían y que él no tenía la fuerza suficiente para tomar una decisión en ese sentido. Absurdo, pero en fin, era la palabra presidencial.   

De ahí surgió la idea de acudir al centro del país a cabildear con los opositores, para convencerlos de que “autorizaran” al Presidente Calderón, para crear la Zona Económica Estratégica, tan anhelada por los bajacalifornianos.

Incluso el Gobernador Osuna Millán se reunió con gobernadores de las entidades vecinas, y con ellos planteó la posibilidad de integrar un bloque, a fin de presionar e insistir en la necesidad de crear dicha ZEE. Obviamente eso hizo resurgir la esperanza de los empresarios. O la ingenuidad, si se puede llamar de una forma decente y positiva, a la actitud asumida por los hombres de la iniciativa privada.

Todavía el jueves 1 de septiembre del año en curso, por gestiones del diputado federal panista, Gerardo Cortés Mendoza, el entonces Secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, recibió a directivos del comercio organizado. Karim Chalita y Gilberto Leyva, Presidente y vicepresidente de la CANACO de Tijuana, en donde el tema principal lo fue la posibilidad de la creación de la Zona Económica Estratégica.

El gestor de la reunión, tratando de lucirse como un magnífico interlocutor, calificó de provechosa la entrevista, pues observó que se acordó buscar un acercamiento entre Concanaco y Concamin, para vencer la resistencia sobre la creación de la ZEE. Los dirigentes empresariales, quedaron impresionados, pues pudieron hablar de frente y de cercas, con el titular de la Secretaría de Hacienda. Daban por un hecho de que habían dado un gran paso.

Sobre todo, cuando insistieron ante Cordero que anualmente se fugan de Baja California, entre 6 y 7 mil millones de dólares, por la desventaja en que se encuentran los comerciantes mexicanos en esta frontera, que no les permite retener a los concumidores.

Lo que no sabían, los comerciantes fronterizos, es que Ernesto Cordero no estaba preocupado por las condiciones económicas de la frontera mexicana. Que su preocupación era, y aún lo es, el contender por la candidatura panista a la Presidencia de la República. Prueba de ello es que apenas entregó el paquete económico para el 2012 y tiró a un lado la chamba de Secretario de Hacienda. Es el candidato de su amigo Felipe Calderón, ni modo que se niegue a ello. De la proyectada ZEE, ni se acordó.

Lógicamente, la noticia sobre la renuncia de Cordero, aniquiló las esperanzas de los comerciantes. Chalita no pudo ocultar su frustración y externó su malestar por las medidas centralistas, tales como el SIAVE o la restricción en el manejo de los dólares e incluso en la importación de vehículos usados. Las notas periodísticas refirieron esto, diciendo que habían quedado en el aire las peticiones a Cordero.

Pero, la verdad, ni la burla perdonan. Unos y otros. Tanto les manejaron el tema de la ZEE, que los comerciantes creyeron que era una posibilidad seria lo de su creación. Seguramente nadie les ha dicho que la ingenuidad, no es buena consejera y que a los políticos, no se les debe creer, ni siquiera el 50 % de lo que dicen o prometen.

Si aplicaran el sentido común e hicieran un razonamiento lógico, si hubiesen observado que cuando se han aplicado las medidas centralistas, en perjuicio de la economía regional, por más que reclamaron los fronterizos, Calderón ni caso hizo. Hubieran comprendido que el dicho de que no le es posible crear la ZEE, supuestamente porque se oponen los industriales del centro del país, es un simple pretexto, inverosímil. Simplemente “pan” para los ingenuos.

Como que les jugaron el dedo en la boca. Esperen a que llegue Cordero como precandidato presidencial y verán que les vuelve a hablar bonito sobre la ZEE y hasta les jurará, que si el voto de los ciudadanos le favorece y llega a la Presidencia de la República, la hará realidad.
Se puede ser positivos u optimistas, pero no rayar en ingenuidades.

gil_lavenants@hotmail.com    

Historias Anime
Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Deportes 2
Garage Photo Studio
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano