Procesos Políticos
Agencia Fronteriza de Noticias
Cubo Bistro
CNR Rosarito
Empleo Nuevo
Facebook AFN Septiembre

Procesos Políticos

TIJUANA, BC - viernes, 26 de agosto de 2011 - Abel Muñoz Pedraza.
1708

El tufo de los grupos políticos en épocas electorales.

Mientras más se acerca la elección presidencial de 2012, se hace más evidente la conformación de grupos políticos, al interior de los partidos, que buscan apoyar a los posibles candidatos a la presidencia de la república. Por lo general, estas agrupaciones de miembros van surgiendo a nivel local, en donde se forman estructuras de trabajo en función de uno o varios candidatos con vísperas a obtener el triunfo en dos posibles escenarios:

1) el de elecciones concurrentes, en donde se aprovecha la misma estructura para impulsar candidaturas locales y federales; y

2) cuando las elecciones locales y federales son en fechas distintas y la estructura de la (s) candidatura (s) anterior (es) sirve (n) para impulsar la (s) nueva (s) candidatura (s).

Sin embargo, para el segundo escenario, el resultado de la elección anterior puede determinar la continuidad o la ruptura del grupo, es decir; si el resultado es favorable es muy probable que el grupo se mantenga para afrontar la siguiente elección, y si el resultado es adverso, seguramente se avecinará una ruptura y un reacomodo de los liderazgos internos del partido. En ambos escenarios, la obtención del triunfo implica conseguir el tan afamado “hueso político”.

Un grupo político puede ser definido como “un conjunto organizado de personas que además de tener un objetivo o aspiraciones comunes, comparten la experiencia y la preparación para encargarse de tareas de gobierno”. (Hernández, 1998: 31). El objetivo o la aspiración principal que comparten los integrantes del grupo es el poder, es decir, los puestos de elección popular o el ser asignado como alto funcionario público en una dependencia de gobierno, ya que tales posiciones les permiten disponer de amplios recursos económicos, humanos y grandes márgenes para entablar negociaciones políticas.

En los grupos políticos hay una serie de elementos presentes para su funcionamiento, entre ellos se destaca la visibilidad y el reconocimiento, por parte de los integrantes, de un liderazgo; las relaciones basadas en la lealtad, lo cual permite que los políticos y los colaboradores interactúen en un marco de confianza y así puedan conseguir objetivos; la eficiencia en sus miembros, vista como la capacidad para desarrollar funciones a favor del grupo y el líder; la amistad, la cual va forjando relaciones conforme va transcurriendo el tiempo; la posibilidad de crecimiento de los integrantes, ya que la mayoría de los miembros aspira a ocupar espacios dentro del gobierno y; la inexistencia de reglas escritas en contraposición con la existencia de reglas no escritas para operar políticamente dentro y fuera del grupo, ya que se establece una relación, como ya se había mencionado, de lealtad y no de disciplina, flexibilizando así las relaciones entre los integrantes y los líderes, y permitiendo que el trabajo se dé por gusto y no por obligación. Un buen equilibrio entre estos elementos convierten al grupo en un medio racional para buscar y competir por el poder.

El caso de Baja California es interesante, ya que al igual que Yucatán, se renovarán los cargos de Gobernador, Presidente Municipal y Diputados Locales un año después de la elección federal. En este sentido, con la formación de grupos de los diferentes partidos políticos, en apoyo a los distintos precandidatos presidenciales, o en manifestaciones positivas y negativas de procesos políticos al interior del partido, se puede ir vislumbrando el panorama político de la próxima elección local de 2013, bajo un posible contexto en el que se tiene que tomar en cuenta el segundo escenario que planteamos líneas arriba.

Prueba de ello, es que en las últimas semanas hemos podido tener avistamientos y muestras de apoyos a precandidatos, sobre todo en la prensa escrita bajacaliforniana, acerca de la formación de grupos con la intención de ir posicionándose como una opción política al interior de los partidos. Un caso que ya tratamos en este espacio fue el de la alianza de “trabajo” y no “político-electoral” entre el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y el Partido Encuentro Social (PES), encabezada por el senador por Baja California, Fernando Castro Trenti, y el presidente estatal del PRI, René Mendívil.

(Véase: http://www.afntijuana.info/politica/2826_se_alian_el_pri_verde_y_el_pes)

Otro ejemplo es el desplegado publicado el viernes 19 de agosto en reconocimiento al informe de actividades que llevó a cabo la Diputada Federal Josefina Vázquez Mota, en donde los firmantes apoyan el “trabajo legislativo para buscar las reformas estructurales que México necesita” por parte de la diputada. En este desplegado se puede observar una lista de 50 panistas que firman, destacando la presencia del ex presidente municipal de Tijuana, Héctor Osuna Jaime, el diputado federal por el quinto distrito de Tijuana, Gastón Luken el actual líder de los regidores panistas en el cabildo del XX Ayuntamiento de Tijuana, Erwin Areizaga, entre otros.

(Véase: http://ed.editorialkino.com.mx/impreso/Tijuana/081911/19-08-2011_TIJ_05A.pdf)

El desplegado político más reciente es el del jueves 25 agosto en donde 130 priistas, entre ellos consejeros políticos municipales, estatales y nacionales, demandan la intervención del presidente del CEN del PRI, Humberto Moreira Valdés, para que éste reponga el procedimiento de elección interna para presidente y secretario general del comité municipal del PRI en Tijuana, en oposición a la “falta de transparencia” de la comisión municipal de procesos internos. La constancia de mayoría ya le fue entregada a la diputada local Rosana Soto Agüero. Entre los firmantes más destacados aparece el alcalde de Tijuana Carlos Bustamante, junto con varios personajes pertenecientes a su gabinete, como el secretario de gobierno Alcide Beltrones Rivera, el secretario de desarrollo social, David Saúl Guakil, y Juan Carlos Chairez Díaz, secretario de la juventud.

(Véase: http://www.frontera.info/EdicionDigital/Ediciones/20110825/PDFS/General_4.pdf)

Existen buenos indicadores para ver cómo se asoman los grupos políticos y cómo van conformándose. Entre ellos destacan la identificación de sus integrantes por medio de manifestaciones públicas en los medios de comunicación, en los mítines, en los eventos con los miembros del partido, con el público en general y, en un ambiente más cerrado, el sentido del voto en los cambios de dirigencia partidista, y en el logro de acuerdos, o desacuerdos, al interior del partido. También se puede ir observando la conformación de los grupos políticos una vez que un líder forma parte del gobierno y él, junto a sus colaboradores, van construyendo una carrera política a lo largo del tiempo.

Todo esto nos permite darnos una idea de los tufos que van desprendiendo los grupos políticos en épocas electorales, es decir, la confirmación de las sospechas de que algo que está oculto o por suceder.

  • Abel Muñoz Pedraza es estudiante de la maestría en Estudios Sociales con línea en Procesos Políticos de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) en la Ciudad de México. Es egresado de la licenciatura en Relaciones Internacionales de la Facultad de Economía y Relaciones Internacionales de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), campus Tijuana. Correo electrónico: abel.munozpedraza@gmail.com

Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad del autor.

 

 

 

 

 

 

 

Deja tu comentario

Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Deportes 2
Garage Photo Studio
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano