A sus pies, mis señores monarcas
Agencia Fronteriza de Noticias
Giussepis
CNR Rosarito
Empleo Nuevo
Castro Limon

A sus pies, mis señores monarcas

MÉXICO, DF - viernes, 27 de junio de 2014 - lasillarota.com.
650
Columnista de la SillaRota: DAVID SÁNCHEZ CANEZIN
 
Con sorpresa en grado de enfado y desesperación en España asistimos desde hace tiempo al falseo político y social que desde las instituciones serviles nos transmiten acerca de la honorabilidad de nuestra monarquía.
 
Una vez eliminada esa ceguera tan patriótica de generaciones, de la cual la Monarquía ha estado viviendo como salvadora de una patria democrática ante un golpe de estado militar, se puede ver que detrás de esa fachada de buenísimo y campechano, sólo se escondían chanchullos, privilegios y negocios de baja calidad moral.
 
Ese es el caso de Iñaki Urdangarín, esposo de la Infanta Doña Cristina, quien ha sido acusado por su presunta participación en el desvío de dinero público. Se le han imputado cargos por malversación, fraude, prevaricación, falsedad y blanqueo de capitales.
 
Así, asistimos a la farsa que supone el ver que la tan prometida por nuestro ex rey, justicia igual para todos, no suponía más que fuegos artificiales con los cuales tenernos entretenidos mirando al cielo, mientras algún miembro de su familia hacía del cargo y del dedazo real, una bolsa llena de billetes sucios. Ello claro, con la protección inestimable de parte de los órganos judiciales que piensan que ellos también podrían llegar a ser parte de la familia real como pago a su labor.
 
Asistimos a una farsa modificada a velocidad express para que todo aquello por lo que debería ser señalado Juan Carlos I y otros miembros de su FAMILIA “modelo” sea ocultado bajo un manto de “aquí no pasa nada”, o el famoso “lo siento, me he equivocado, no volverá a pasar”.
 
Todos sabemos que INOCENCIA y HONRADEZ  son palabras que olvidaron cumplir en el sentido que el resto de españoles queremos y deseamos que lo hagan, ya que por ahora, aunque nos pese a muchos, les tenemos que soportar y pagar por los privilegios que ostentan, sólo por una razón: Ser lo que son, una familia real, que por cierto, muchos de nosotros no reconocemos como legitima democráticamente.
 
Por el bien de la salud mental y política de esta España tan asolada por la corrupción, el engaño y la falta de oportunidades, el debate de la real necesidad de una monarquía debe discutirse, porque muchos sienten no haberla elegido, pero eso sí, todos pagamos. Por ello, considero que en cada calle, en cada fila de las oficinas de empleo, en cada mercado y bodegas, se debe abrir una especie de ventana para que se limpie España de una vez por todas como parte de la regeneración que queremos.
 
@Canesky

Deja tu comentario

Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Deportes
Coro Orfeon
Garage Photo Studio
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano