Una relación por entender
Agencia Fronteriza de Noticias
Evimeria
CNR Television

Una relación por entender

Tijuana BC - viernes, 19 de noviembre de 2021 - Marco Antonio Samaniego.
537

Por: Marco Antonio Samaniego

TIJUANA BC 19 DE NOVIEMBRE DE 2021.- En los medios, una buena parte de quienes vierten opiniones, tienen como uno de sus principales objetivos la figura de López Obrador.  No se si sea una campaña en el sentido organizativo, pero sí es una relación tensa en el manejo de los datos y la perspectiva de muchas de las políticas que se generan desde el poder ejecutivo. 

En algunos casos se llega a la ridiculización de prácticamente todo lo que se gesta en el poder ejecutivo, con el termino fracaso como forma de describir la actuación. Nada le sale, se indica.  Las cifras de la violencia son pavorosas en cualquier forma en que se vea. En esta semana, lo sucedido en Zacatecas, es para preocupar a cualquier sistema: 9 cadáveres colgando de un puente. El tema de las medicinas para los niños con cáncer, finalmente, fue reconocido como un tema en el que, los demandantes, tenían razón en sus argumentos. Ya no hay pretexto, señaló el ejecutivo, y con ello le dio la razón a los que siempre la habían tenido. Ver la imagen de López-Gatell en Washington D.C., con el cubrebocas debidamente puesto, es un contra discurso lacerante. Te lo pones o te lo pones, y sus afirmaciones se vinieron abajo ante el hecho de que participar en las conferencias, era más importante que el orgullo herido. 

En las calles, numerosos mexicanos reciben a López Obrador con aplausos, vivas, mensajes, canciones y otros discursos simbólicos en los que se manifiesta un apoyo que despierta envidias. En nuestro caso, pensar en qué tipo de relacion se crea entre unos medios críticos, y un vinculo que, cuando menos para quien esto escribe, no había visto entre el gobernante y sectores importantes de los gobernados. ¿Es la forma de enviar el mensaje? ¿es el mensaje en sí mismo? ¿será cierto que el medio es el mensaje? 
¿Que ven los mexicanos que mantienen a un presidente, a la mitad de su sexenio, con números altos de percepción positiva? No pretendo dar una respuesta. Los expertos comunicólogos o los politólogos pueden estar más cerca de la verdad o de posturas que tengan mayor asertividad de que lo aquí se puede decir. Lo que yo veo es una línea de percepción, en la que el gobernante luce, habla, se expresa corporalmente, de manera totalmente distinta a otros personajes que han ocupado el cargo.  Las ideas pueden ser poco sólidas para ciertos sectores, pero comunica el mensaje de estar con los que menos tienen. Las cifras del INEGI dicen una realidad muy distinta, pero no parece hasta el momento que exista un costo político por tener, en alguna parte, otros datos. Los números de muertos en la pandemia son catastróficos, pero mantiene la esperanza de que los cambios se están dando o se van a presentar. Los nombres de los presidenciables están ahí, pero depende de su palabra quien es la buena (o bueno, por si acaso) y a pesar de una tendencia personalista, queda la idea de que quien lo suceda (ella) va a continuar con el cambio. Y si en los medios se ve cuestionable, en la percepción, no hay castigo.

En las gubernaturas del 2022, el presidente del PAN dijo que sólo ganaban una y todas las demás estaban perdidas. Los del PRI, dividido como está, no parecen tener una expectativa positiva; parecen conformarse con mantener el registro en base a alianzas.  Presumen darse el lujo de ser el partido bisagra para oponerse a la reforma eléctrica, pero eso puede cambiar, según algunos. 

¿Entonces? ¿Es el estilo? ¿las ideas?   ¿o el pasado inmediato, marcado por la corrupción, los excesos y una corrupción que se encuadra en las libertades excesivas a los sectores que, beneficiados por el poder, se quedaron con un pastel que no era suyo?  El pasado legitima a quien accede al poder o a quien aspira a él. ¿Como aspirar a tener legitimidad, cuando las figuras están marcadas por la negociación con la corrupción y en la pobreza de discursos que no encuentran receptores? 

López Obrador va a seguir recibiendo aplausos porque no tiene enfrente a nadie que los confronte. No existe un pasado legitimo al cual acudir sin que esté manchado por el privilegio de unos cuantos.  No hay, por lo pronto, una figura que tenga la presencia para marcar una línea distinta. Más parece que existe la tensión entre seguir con el discurso de López Obrador para hacerle frente a López Obrador, pero no surge un movimiento o persona que logre legitimarse para ofrecer una alternativa. Por eso, a pesar de la pandemia, los muertos colgados de los puentes, y las carencias aceptadas que afectas a los niños con cáncer, afectan el discurso, pero no inciden en el futuro electoral inmediato. El 2022, volverá a tener la marca de López Obrador, y no encuentran por donde quienes reciben millones de pesos para construir una tensión que permita crear alternativas.  A lo mejor si dejan de recibirlos se legitiman un poco, pero es imposible saberlo mientras sigan cobrando y sean imagen de los privilegios   ya tuvieron por años. Y eso es parte del dilema que viven, ¿cómo ser legítimos desde una base de privilegio? Yo creo que no se puede.  La voz no encuentra eco porque resuena en sectores que los ven arriba, no abajo.  Y al que ven a ras de tierra, aunque este arriba, manda mensajes en contra de los privilegiados, que mantienen estructuras alejadas  de quienes, se supone, deberían ser su base para el fin que persiguen. Los editoriales y las opiniones negativas son por cientos. ¿Pero encuentran los lectores? ¿Es su trabajo construir una oposición formal?  Hasta el momento, si alguien cree que sí y apoya con recursos, no ha tenido éxito. 

Esta columna no refleja la opinión de Agencia Fronteriza de Noticias, sino que corresponde al punto de vista y libre expresión del autor.

Grupo WhatsApp
Narrativa Terapeutica
Empleo Nuevo
IZZI
UABC
AGP Deportes Central
PluralMX
Funeraria Aimar
AFN Marketing
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano