Transición de poderes
Agencia Fronteriza de Noticias
Evimeria
CNR Television

Transición de poderes

TIJUANA BC - domingo, 19 de septiembre de 2021 - Javier Iván Maldonado Preciado.
1111

POLITEIA
Columnista: Javier Iván Maldonado Preciado

TIJUANA BC 19 DE SEPTIEMBRE DE 2021.- Con los resultados de la jornada electoral del 6 de junio de 2021, los bajacalifornianos pudimos conocer a nuestros próximos gobernantes, llamando la atención particularmente el triunfo de la primera Gobernadora electa, Marina del Pilar Ávila Olmeda, así como la primera alcaldesa electa en Tijuana (Montserrat Caballero Ramírez), y los primeros alcaldes reelectos en la entidad, Armando Ayala Robles (Ensenada) y Aracely Brown Figueroa (Rosarito).

De cara a los trabajos de entrega-recepción de las respectivas administraciones, todas las figuras políticas mencionadas anteriormente comparten una característica: que sus antecesores son o se dicen morenistas, es decir, que pertenecen a la misma corriente política que ellos y el Presidente de la República. 

En teoría, los trabajos de transición deberían fluir con tranquilidad, pues, al pertenecer a una misma corriente, se esperaría también que exista cordialidad y voluntad por desarrollar el proceso en armonía, pero nuestra política cómica requiere análisis serios.

Cuando todo marchaba con relativa normalidad y felicidad, un par de iniciativas polémicas impulsadas por el poder ejecutivo del Estado, volvieron el camino ríspido, concretamente la propuesta aprobada por el congreso local, para transferir la administración del agua a los municipios, la cual se encuentra actualmente detenida por el poder judicial. 

Los puntos de vista opuestos entre la administración estatal entrante y saliente, respecto al tema del agua, no solamente afectaron parcialmente el ambiente terso en el que se desarrollaban hasta ese momento los trabajos de transición, sino que repercutieron también en algunos municipios que se vieron “entre la espada y la pared”, es decir, en medio del conflicto, pues los propios ediles debieron fijar posturas y tomar definiciones. 

Aunque la transición ha cumplido con los términos legales que la normatividad vigente establece, sin lugar a dudas, lo que más permea es la incertidumbre entre los trabajadores del servicio público, quienes se encuentran más preocupados por su futuro laboral que por entregar sus áreas ordenadamente.  

Con contadas excepciones, como casi siempre sucede, serán los trabajadores sindicalizados quienes terminarán realizando los trabajos de capacitación para el nuevo personal de confianza que se integre a labores, a partir de octubre y noviembre, responsabilidad que, de acuerdo con la normatividad vigente, les corresponde a los titulares en turno.

Varios de los asuntos públicos observables ante los órganos de control interno se irán visualizando a medida que los nuevos funcionarios desarrollen sus labores y se encuentren con dichas anomalías, las cuales, si corren con suerte, lograrán identificar en el término que establece la ley (45 días hábiles). 

Por otra parte, la burocracia que implica la recepción de las dependencias obstaculizará la entrega de servicios a los ciudadanos; la curva de aprendizaje de los nuevos funcionarios se enderezará paulatinamente y los gobiernos quedarán en marcha, como si nada hubiera pasado. Así se vive una transición promedio. 

En reconocimiento a la administración saliente de Tijuana, considero importante reconocer que ha tenido una plausible apertura en su proceso de entrega-recepción, pues a parte del equipo propuesto por la primera alcaldesa electa, se le ha permitido acceder con antelación a sus encargos propuestos. 

PARA NO HACERLOS PERDER LA COSTUMBRE:

Cuando los trabajadores basificados reclamen sus derechos en las explanadas de los edificios gubernamentales, les van a pedir que se pongan a trabajar. 

Mientras que los que se quedaron “en el limbo” por su historial de traiciones o malas decisiones, andan más preocupados por averiguar a dónde se mudan sus “vecinos” que por ellos mismos. Eso último también forma parte del ciclo. 

Por último, le agradezco a la Directora de AFN, Dora Elena Cortés Juárez, por el espacio que me brinda para expresar libremente mis ideas. Recientemente algunos funcionarios perdieron el control, acusando a “las agencias de noticias” de distorsionar la información (obviamente, esto solamente sucede cuando no les conviene lo que se informa). 

Javier Maldonado se considera un hombre promedio, es servidor público y columnista, no tiene deseos de ser mártir ni héroe, solamente tiene convicciones profundamente arraigadas y no renunciará a ellas por nada en el mundo. A su juicio, también, tiene pocas decisiones de las cuales arrepentirse, aunque siempre agradecería tener más experiencia. 

Maldonado no es periodista, de esos hay realmente pocos, al igual que –por lo que se ve– hay una cantidad severamente limitada de funcionarios públicos capacitados para conducir procesos administrativos o apegarse a los lineamientos ideológicos de los propios gobiernos donde se desempeñan.   

Dora Elena Cortés se encuentra entre los pocos periodistas serios de nuestra entidad. Es el tipo de persona que hace su trabajo con profesionalismo ¿cómo andamos en casa?

PD: El hombre libre actúa como cualquier otro hombre, sin embargo, sus acciones las desarrolla a conciencia de su libertad.  

Javier Iván Maldonado Preciado es un hombre de ideas y letras libres, egresado de la Licenciatura en Administración Pública y Ciencias Políticas por la Universidad Autónoma de Baja California. Miembro fundador de MORENA, campeón nacional de investigación política y columnista para diversos portales. 

CONTACTO:

politeia.com.mx
https://www.facebook.com/politeiacolumna

Esta columna no refleja la opinión de Agencia Fronteriza de Noticias, sino que corresponde al punto de vista y libre expresión del autor.

Grupo WhatsApp
Narrativa Terapeutica
Empleo Nuevo
IZZI
UABC
AGP Deportes Central
PluralMX
Funeraria Aimar
AFN Marketing
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano