El fascismo en casa
Agencia Fronteriza de Noticias
Evimeria
CNR Television

El fascismo en casa

Tijuana - sábado, 11 de septiembre de 2021 - AFN.
1281

POLITEIA
Columnista: Javier Iván Maldonado Preciado
El fascismo en casa

TIJUANA 11 DE SEPTIEMBRE DE 2021.- Que no se le desorbiten los ojos, en esta ocasión no me referiré a los “talibanes” de los gobiernos locales, sino a los verdaderos impulsores del fascismo en México: la ultraderecha mexicana (que son admirados y emulados en secreto por sus homólogos de la esfera local).

El 3 de septiembre de 2021, el coordinador de Senadores del PAN –que ni me acuerdo cómo se llama– se reunió con el líder del partido español “VOX”, Santiago Abascal, donde, junto a la mayoría de senadores de Acción Nacional, firmaron la Carta de Madrid, un documento donde se plantea frenar el comunismo, el Foro de Sao Paulo, el ateísmo y otros movimientos perversos que solamente se le ocurrirían al mismísimo diablo. 

Por si no estaba usted enterado, el partido ultraderechista “VOX”, sostiene que  el Reino de España logró “liberar a millones de personas del régimen de terror de los aztecas”, a través de las masacres cometidas por Hernán Cortés (personaje sanguinario, a quien en nuestro país se le rendía pleitesía en el pasado).  

Como usted sabrá, las corrientes conservadoras sostienen que el comunismo se encuentra instaurado en nuestro país y que actualmente nos gobierna un dictador (AMLO), quien, además de ser un convencido abortista y querer legalizar todas las drogas habidas y por haber, pretende también perpetuarse en el poder, y que no conforme con todo lo anterior, por las noches hasta se comunica con demonios (quienes le brindan asesoría), sin embargo, dicho personaje se encuentra únicamente instaurado en su imaginación, alimentada por la “pejefobia” que padecen. 

Quizá por lo anterior, los senadores panistas creyeron que serían aplaudidos por la sociedad mexicana y reconocidos como los futuros libertadores de la patria. Pero como la hipocresía es la verdadera ideología de los conservadores, rápidamente se deslindaron del acto sus dirigentes nacionales y los propios involucrados en la firma del documento, alegando que “no suscribieron ningún vínculo con los fascistas”, aun después de que “VOX” exhibiera los documentos con sus rúbricas.  

Por fortuna de los panistas, su presidente interino Héctor Larios se vio muy hábil, al declarar que el documento fue firmado como una “disposición individual de los senadores por colaborar con VOX”, dejando muy claro que el PAN pertenece a una red de partidos demócratas, cristianos y populares, y que sus únicos vínculos formales son solamente con el Partido Popular de España, instituto político que no se asume como fascista, sino que, de acuerdo con las declaraciones del ex presidente español Mariano Rajoy, “la corrupción ha sido su talón de Aquiles”. 

Qué bueno que la situación quedó aclarada por el Presidente Nacional del PAN, si no, el comunismo hubiera continuado descalificando a tan honorables personas, de hecho, la descripción de Rajoy sobre el Partido Popular, se asemeja un poco más a la impresión que la sociedad mexicana tiene de Acción Nacional. 

Pero dejemos el sarcasmo a un lado y seamos autocríticos, en la 4T tenemos a nuestro propio “VOX”: el Partido Encuentro Social. Aunque conviene señalar que recientemente dicho partido perdió el registro a nivel federal y que a nivel local se convirtió en una franquicia empresarial, no podemos omitir que se han construido alianzas pragmáticas con la ultraderecha, con fines meramente electorales. 

A nivel local, ya hemos hablado de personajes que contravienen los principios del movimiento obradorista, inclusive violando los principios más fundamentales de la izquierda a nivel mundial, como es el caso de los derechos humanos. Por eso, aunque hoy volteamos y señalamos al PAN, conviene voltear hacia nuestras propias filas.

No podemos avanzar en una agenda progresista, sin asumir que nuestro país es sumamente conservador en temas como la interrupción legal del embarazo, uso lúdico de drogas y matrimonios igualitarios (por citar tan solo algunos ejemplos).

Según un estudio de la UNAM (2015), el 66% de los mexicanos considera que los embarazos no planeados entre adolescentes deben “asumirse”, 58% de los mexicanos se encuentra en contra de la legalización de la marihuana y un vergonzante 70% piensa que los seres humanos no somos libres de amar a quien así deseemos. 

¿Se puede avanzar en una agenda progresista construyendo alianzas con los conservadores y permitiendo que algunos “fascios” sean el rostro de nuestros gobiernos ante la sociedad? La respuesta en este caso es subjetiva, pero habrá consenso en que definitivamente sería poco congruente y conveniente.  
 
Hoy la instauración de la Cuarta Transformación avanza sin mayores contrapesos, pues la oposición política se encuentra anclada en 1930, vociferando que el comunismo avanza de manera incontrolable, que un fantasma recorre el territorio mexicano y pretende abolir hasta la propiedad privada y el derecho a la herencia, implorando nuestra salvación a quienes hace 500 años masacraron a nuestro pueblo, y por si fuera poco, defendiendo los monumentos que se edificaron en memoria del opresor. 
Pero lo anterior no será eterno. La derecha eventualmente se articulará, reorganizará y buscará retornar, mientras que el Presidente AMLO se retirará del gobierno en 3 años ¿mientras todo eso sucede, qué estamos aportando?  
La respuesta también es preocupante, pues mientras la derecha tiene asesores que actualmente contribuyen a su propio hundimiento (como los dos personajes que asesoraron al Coordinador de Senadores del PAN para la visita de “VOX”), la 4T tiene entre sus filas a varios personajes poco identificados con las causas de la izquierda.
Por cierto, los dos asesores que le propusieron a la oposición invitar a Santiago Abascal no son otros más que el famoso “tumbaburros” Luis Alberto Rosas, quien textualmente sostiene que “es muy importante que invitemos a que los jóvenes se metan (a la política), porque si vamos a frenar esta marea progresista asquerosa y asesina que se viene para todos nuestros países, es desde la trinchera política. Y señores, vamos a ganar porque es el plan de Dios”. 
El otro iluminado consejero del panismo es Christian Camacho, quien idolatra en sus redes sociales a los movimientos fascistas y ultraderechistas, particularmente al propio Abascal, líder de VOX. 
Mientras eso sucede, algunos personajes adheridos a la 4T se muestran discursivamente cerca del progresismo, sin embargo, sus conductas comulgan con los postulados fascistas. Tenemos en casa nuestro propio “VOX”. 
Como reflexión, al fascismo se le combate, no se le invita a casa ¡mucho menos se firma un acta de matrimonio con él!
Javier Iván Maldonado Preciado es un hombre de ideas y letras libres, egresado de la Licenciatura en Administración Pública y Ciencias Políticas por la Universidad Autónoma de Baja California. Miembro fundador de MORENA, campeón nacional de investigación política y columnista para diversos portales. 

CONTACTO:
https://www.facebook.com/politeiacolumna

Esta columna no refleja la opinión de Agencia Fronteriza de Noticias, sino que corresponde al punto de vista y libre expresión del autor.

 

Grupo WhatsApp
Narrativa Terapeutica
Empleo Nuevo
IZZI
UABC
AGP Deportes Central
PluralMX
Funeraria Aimar
AFN Marketing
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano