La Industria Electoral en México
Agencia Fronteriza de Noticias
Evimeria
CNR Television

La Industria Electoral en México

TIJUANA BC - domingo, 21 de marzo de 2021 - Obed Silva.
634

DESDE MI SOFÁ
Por: Obed Silva

TIJUANA BC 21 DE MARZO DE 2021.- Hasta antes de 1989, los procesos electorales los dirigía férreamente la Secretaría de Gobernación desde donde se enviaban personeros de la Comisión Federal Electoral a "supervisar" el trabajo de los Comités Electorales de todo el país. 

En 1979, por alguna razón, cayó en mis manos un manual de aquel entonces en el que se explicaba la forma como se debía de actuar en las casillas electorales el día de "las votaciones". 

En dicho documento se recomendaba que, desde temprano y antes de que llegaran otros electores, hacer una fila con un buen número de personas afuera de las casillas con el propósito de formar "un tapón" para desalentar a quienes fueran llegando a votar.

En el instructivo se aconsejaba que el presidente y secretario de la mesa de casilla hicieran lenta la votación para desmotivar a los electores que iban llegando a votar y que incluso en "el tapón" se formarán personas que no estuvieran en el padrón de la casilla para entorpecer aún más el flujo de electores.  

Con la ejecución de maniobras como la descrita y muchas más de las que otros han dado testimonio, durante décadas las elecciones en México fueron un asunto siniestro y manejado solamente por iniciados.

Tan fue así, que estos  iniciados se hacían llamar "magos" por aparecer y desaparecer boletas electorales y también "doctores" porque operaban las urnas electorales para cambiar la voluntad popular. 

Muchos de ellos ya murieron pero hay quienes sobreviven a dicha tradición antidemocrática y continúan en boga con "nuevos métodos". 

Esta larga tradición dejó hondas huellas en la cultura electoral de los mexicanos, produciendo traumas insuperables como la desconfianza en los órganos electorales y el cuestionamiento de los resultados de los cuales la palabra "fraude" es el común denominador para justificar la derrota de los candidatos perdedores. 

A partir de 1990, año en el que nace el IFE (ahora INE), la mano del "gobierno" en los procesos electorales fue desapareciendo y durante décadas se afianzó el Servicio Profesional Electoral que hoy le da un altísimo grado de certeza y confiabilidad a la preparación y organización de la jornada electoral en todo el país.  

Ante el surgimiento del IFE, el campo de acción de los "operadores electorales" se movió definitivamente a los Partidos Políticos y desde ahí, diseñaron nuevos métodos para "movilizar a sus votantes" y ganar elecciones.

Con el fortalecimiento del IFE (INE) fueron en declive los antiguos magos y doctores, surgiendo una actividad privada de empresas nacionales y extranjeras que transformaron "la operación electoral" en una fuerte industria valuada en miles de millones de pesos. 

Los viejos brujos ahora se presentan como especialistas en informática, marketing "político", publicidad, redes sociales, diseño de imagen, encuestas, motivación de eventos, psicología social, neuropolítica y hasta hipnotismo para garantizar a los candidatos de todos los partidos, el triunfo a cambio jugosos honorarios. 

Las "elecciones" en México dejaron de ser para iniciados y un asunto estrictamente "del gobierno" para convertirse en un gran negocio de temporada en el que se gastan miles de millones de recursos públicos y privados, se lava dinero y se hacen compromisos económicos para los futuros gobiernos. 

Para "la elección más grande de la historia", como lo publicita el INE, los recursos públicos que gastarán los Partidos Políticos en 2021 ascienden a más de 14 mil millones de pesos.  

De esos 14 mil millones, el gobierno federal otorgará a los Partidos Políticos 7 mil millones que destinarán para sustento de "las estructuras partidistas" y "gastos de campaña".

En paralelo a la  suma otorgada por el gobierno federal, los gobiernos estatales entregarán otros 7 mil millones de pesos, a los Partidos Políticos para el sustento de las mismas "estructuras partidistas" y el pago de los mismos "gastos de campaña", con lo cual se otorga a los Partidos doble financiamiento público. 

Del total de dinero público destinado a los Partidos, Morena recibirá en 2021 4 mil 283 millones, el Pan 2 mil 347 millones de pesos y el Pri 2 mil 261 millones de pesos. 

En suma, los tres Partidos mencionados obtendrán en conjunto 8 mil 891 millones de pesos de financiamiento público, lo que los convierte en apetitosos bocados para todo tipo de vendedores de "servicios electorales".

Ante la danza de tantísimo dinero se entenderá el porqué de la cruenta lucha interna en los Partidos Políticos pues para los "dirigentes" les significa firmar, como si fueran potentados empresarios, jugosos contratos con los proveedores de la gran Industria Electoral de México.  

NOMAS POR JODER:

El Pastor de los dos Peses incumplió su pública promesa de disolver la sucursal estatal del Pes nacional.  

La "mea culpa" expresada por el Pastor resultó ser mera simulación y al parecer le interesa continuar recibiendo el dinero público de los dos partidos que son uno mismo. 

Es probable que el encargado que puso el Pastor en el Pes Estatal, registre candidato a gobernador y así podrían recibir dinero adicional para "sus gastos... de campaña". Al final de cuentas el negocio es lo que cuenta.

Esta columna no refleja la opinión de Agencia Fronteriza de Noticias, sino que corresponde al punto de vista y libre expresión del autor.

Empleo Nuevo
Teleton
Ubicaciones Gobierno Estado
Ayyto Covid
Expo Fotografias
AFN Marketing
Netlink Internet
AGP Deportes Central
PluralMX
Funeraria Aimar
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano