Elecciones, partidos o lo que sean
Agencia Fronteriza de Noticias
Evimeria
CNR Television

Elecciones, partidos o lo que sean

TIJUANA BC - jueves, 28 de enero de 2021 - Marco Antonio Samaniego.
905

Por: Marco Antonio Samaniego

Morena no es un partido. Es el resultado de la incertidumbre, los excesos de los gobiernos anteriores a nivel nacional y estatal. Es una ola que creció por los errores y la falta de un proyecto que se supone, debía de generarse, convencer y legitimarse por partidos políticos que son financiados por los impuestos de los mexicanos. Es decir, para quienes se dedican a la política de tiempo completo, existe un recurso que les permite, con cierto alcance y limitaciones, construir una propuesta que le de sentido de futuro a la acción colectiva. 

El espectáculo que ofrecen las organizaciones políticas, llamadas partidos, en Baja California, representa el gran fracaso de más de veinte años de financiamiento.  Es la falta de una respuesta congruente a los problemas sociales. ¿Por qué partido va fulano? Por el PRI-PAN- PRD, no mejor por el PES, o a lo mejor por el PBC. O por la coalición que se formó dentro de un distrito. Así, los partidos “Históricos”, es decir, lo que más dinero obtuvieron por dar congruencia a políticas nacionales ahora van de la mano, caminando por el parque, esperando que la pedacera de votos los favorezca quien sabe cómo. Y lo peor, sin tenar claro el ¿para qué?   Es decir, sin un proyecto que construya a largo plazo. 

¿Cómo pueden estar unidos el PRI-PAN-PRD? Antes se entendía que los partidos familiares y sin proyecto como el verde, se sumaran a uno de “los grandes” para obtener votos sumados y multiplicados por la ley electoral para permanecer cobrando. Pero los “grandes” se volvieron enanos y hoy luchan no para ganar, sino para no perder el registro. Es decir, se busca mantenerse con un salvavidas en medio del océano, sin tener idea de para donde sopla el viento. Por ello, para ver quien les otorga votos sin proyecto, se indica en los medios de comunicación que buscan una candidata que hace varios años, fue reina de belleza. El problema no es que una mujer sea bella y quiera ser gobernadora, el problema es que no existe una plataforma con ideas que vaya por delante. 

¿Estamos hablando, entonces de partidos políticos, o de agrupaciones que por conveniencia sin proyecto se presentan en las elecciones para rescatar de los errores del presidente o del subsecretario de salud, lo que caiga?  Por burdo que suene, no se observa que las organizaciones un sentido de futuro para la entidad, sino un sobrevivir en una adversidad que ellos mismos construyeron. 

Cuando estuvieron en el poder y recibieron amplias prerrogativas, se olvidaron de construir políticas coherentes y de observar la lógica en sus acciones. Vencidos por la lógica mediática se eliminan los por qué y para qué y se perdió el sentido de una política clara, que establezca diferencias, no alianzas incongruentes de último momento. 

En estos días, Jorge Hank es candidato de un partido que hace muy poco peleaba su registro. Lupita Jones aparece en los medios como una posibilidad.  Morena, aparece como el único que sostiene una lógica política, a pesar de las desbandadas con las que amenazan algunos por no obtener el puesto que querían antes de terminar con el que tienen. Los diputados actuales buscan reelegirse sin dejar sus cargos, apoyados por el recurso público. 

Son los personajes, no las plataformas, indicaba desde la década de 1990 un periodista como Jesús Blancornelas. El tiempo le dio la razón. Pero en esa lógica de personas y no de proyectos la inversión pública se volatiliza. Se pierde tiempo y dinero en reinventar las propuestas y estas se reciclan no en base a datos y mediciones. Es ahí donde, entre los pleitos y los dimes y diretes, las propuestas de organizaciones ciudadanas cobran seguidores ante la falta de congruencia. Así, este circulo que paradójicamente, le abrió la puerta a López Obrador, quien con su constancia logró unir el sentimiento público y presentarse como algo diferente, aunque en su trayectoria es parte de aquello que niega.

Por quien votar se vuelve un problema. ¿Por un partido que no alcanza esa categoría porque gran parte de sus miembros son de la vieja guardia que se ha castigado públicamente, o por las alianzas que de no haber fracasado no estarían aliados ni de broma? ¿Por los pequeños que no tienen plataforma y no se sabe que políticas públicas piensan generar? La respuesta parece estar en la práctica del voto: escasa, mínima, apenas una tercera parte del padrón. Ya sabemos que en Baja California vota alrededor del 30% de los registrados. 

¿Porque lo público no es parte de aquellos que viven los efectos de lo que se ha consagrado como política? Parte de la respuesta es la fiesta de nombres que llena columnas, pero no proyectos con todas sus implicaciones.  Si no cambian las formas, no cambia el Estado. Y lo que falta es Estado. Para muestra, la logia electorera que se ha desatado y que no propone soluciones, sino que se envuelve en polémicas para crear publicidades.

Esta columna no refleja la opinión de Agencia Fronteriza de Noticias, sino que corresponde al punto de vista y libre expresión del autor

Empleo Nuevo
Teleton
AFN Marketing
Netlink Internet
AGP Deportes Central
PluralMX
Funeraria Aimar
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano