¿A dónde vamos cuando no sabemos a dónde vamos?
Agencia Fronteriza de Noticias
Evimeria
CNR Television

¿A dónde vamos cuando no sabemos a dónde vamos?

Tijuana BC - viernes, 28 de agosto de 2020 - Marco Antonio Samaniego.
826

Por: Marco Antonio Samaniego

TIJUANA BC 28 DE AGOSTO DE 2020.-La semana estuvo cargada de declaraciones desconcertantes. En Baja California, el fiscal del estado declaró que una joven asesinada, de 16 años, tenía tatuajes, dando a entender que por dicha condición había sido asesinada.  El comentario desafortunado provocó que miles de jóvenes mujeres mostraran sus tatuajes en la red, para dar el mensaje que, por tal situación, nadie merece ser asesinado. Las noticias nacionales mostraron las declaraciones del fiscal, y las criticas fueron sin duda, bien merecidas. 

De igual forma, el gobernador del estado y el presidente municipal fueron motivo de innumerables críticas. Confrontados entre sí, los encargados de gobernar se insultaron públicamente. El interés de la campaña en el próximo año genera ya tensiones en las que, se ha involucrado el subsecretario de gobernación y, de manera bastante lamentable, el secretario de salud de la entidad, Alonso Óscar Pérez Rico, señaló que el presidente municipal era maniaco depresivo, con trastorno bipolar. Desconozco los elementos para dar una declaración así, en público, pero nos habla de un empleado que, por darle gusto a su empleador, comete una falta que demuestra falta de seriedad para la tarea que se desempeña. De igual forma, los noticieros nacionales se dieron vuelo con esta situación. 

Pero, en opinión de quien esto escribe, fue el Secretario de Salud quien demostró que va a un lugar que no sabe donde queda. Jorge Alcocer, en la mañanera del pasado martes 25, ofreció uno de los discursos más lamentables desde que está en el cargo. Cierto, pocos saben quién es el secretario de salud, aunque todo conozcamos el del subsecretario López-Gatell. Alcocer, destacó los aprendizajes que tuvo durante la pandemia (habló en plural, aprendimos, pero no dice quienes fueron en conjunto). 

Indicó el casi desconocido secretario, que la pandemia le abrió (nos) la ventana para conocer el sistema de salud de nuestro país. (¿?????????) Sí, eso dijo. El secretario de salud necesitó que murieran 62, 000 mexicanos para conocer el sistema de salud que se supone dirige. Los mexicanos ya sabíamos del desastre desde mucho antes. Nos enteramos por la realidad, durante décadas, en los años recientes y con la misma 4t en el gobierno, cuando la falta de medicamentos para niños con cáncer se dio a conocer por los directamente afectados casi todos los días por más de un año. Incluso, me atrevo a afirmar que muchos de los votos que obtuvo AMLO era para que las cosas cambiaran cuando llegara al gobierno. No fue para que el secretario aprendiera como era el sistema de salud, fue para qué conociéndolo, generara opciones para que se mejorara.  Cuando el hoy señalado Luis Videgaray llego a la secretaria de relaciones exteriores, fue ampliamente criticado al señalar que llegaba a aprender. Pero el era neoliberal declarado, conservador y fifí. Videgaray lo dijo en sus primeros días como canciller, Alcocer va a cumplir 2 años y 62,000 muertos en las espaldas. 

El segundo aprendizaje, el que tuvimos nosotros, los de pie, los que tenemos que acudir a los servicios médicos de ese sistema que gracias a la pandemia el secretario, afortunadamente, ya conocer. Dice el secretario que fuimos “receptores, no solo de la incertidumbre, sino de los beneficios que trae la pandemia que es que aprendimos a manejar nuestros propios riesgos ante el virus”. Algo no aprendí de la pandemia y es a manejar los riesgos ante el virus, porque no sé donde me puedo infectar. Me pongo el cubrebocas, me lavo las manos, trato de cuidar la sana distancia, pero ha quedado claro que eso no es suficiente. 

Pero, además, los mexicanos (¿62, 0000 no eran mexicanos?) hemos visto los beneficios. Sí, los enormes beneficios de la pandemia. La caída de la economía, más de un millón de desempleados, el desastre de la educación por televisión, las limitaciones de la educación superior y, sobre todo, no saber, aun, cuando va a terminar esto.  A principios de 2021, cuando al parecer tengamos una vacuna, vamos a decir cuánta razón tuvo Alcocer.  Eso sí, 80,000 o 100, 000 muertos no van a poder agradecer el infinito aprendizaje que hemos tenido en estos meses (espero poder agradecer). 

¿Era necesaria la pandemia para que el secretario tenga idea de qué es lo que debe hacer? Cuando tomó protesta, ¿no sabía que dependencia financiada por los impuestos de todos los mexicanos era la que estaba en sus manos? ¿ A dónde  creyó que iba cuando aceptó ser secretario de salud? 

 

* Marco Antonio Samaniego López.  Doctor en historia por el Colegio de México.

Esta columna no refleja la opinión de Agencia Fronteriza de Noticias, sino que corresponde al punto de vista y libre expresión del autor

Empleo Nuevo
Castro Limon
Tijuana te necesita
CESPT
AFN Marketing
Calibaja
Netlink Internet
AGP Deportes Central
PluralMX
Funeraria Aimar
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano