Escenarios postelectorales
Agencia Fronteriza de Noticias
Evimeria
CNR Television

Escenarios postelectorales

TIJUANA, BC - domingo, 17 de junio de 2012 - Gilberto LAVENANT.
1156

Palco de Prensa
Por: Gilberto LAVENANT


Independientemente de los resultados que arrojan las diversas encuestas, cuando está por concluir el presente proceso electoral, políticos y no políticos, están preocupados por vislumbrar, adivinar o intuir, los posibles escenarios postelectorales.

El sistema político mexicano, se encuentra enfrascado en una política que ha permitido el desarrollo de la partidocracia, que no ha contribuido a que el Estado Mexicano alcance madurez. Los políticos mexicanos, saben mentir, pero no cumplir. Es un mal general.

Aunque en términos generales, aparentemente, los mexicanos distinguen entre unos políticos y otros, la verdad es que establecen posturas a conveniencia. Los que están en contra del retorno del PRI a la Presidencia de la República, aduciendo que es una era de corrupción y de autoritarismo, no es porque les asusten las mañanas y reclamen un gobierno pulcro y lleno de virtudes.

El rechazo se dá, básicamente, porque los que nunca han estado en la cúspide del sistema político mexicano, quisieran tener la oportunidad de disfrutar los privilegios de tan codiciada posición. Los que la ostentan, en estos momentos, quisieran aferrarse. Aunque no hayan hechos los méritos suficientes para seguir arriba del poder.

Bajo el grito de : “vivir fuera del presupuesto, es vivir en el error”, los priístas quisieran obtener el perdón o el olvido de los mexicanos, ofendidos o agraviados por más de 70 años de gobiernos tricolores, en los que si bien es cierto hubo muchas cosas buenas, también hubo excesos, derroches, corrupción y frivolidades.

Los posibles cambios, luego del 1 de julio próximo, afectarán o beneficiarán a los nuevos inquilinos de Los Pinos, y a los que seguramente se verán obligados a abandonar la residencia presidencial y lo que ello implica. Los mexicanos, comúnes y corrientes, seguirán igual, padeciendo pobreza, desempleo, explotación, marginación.

Los resultados de las encuestas sobre preferencias electorales, dan más o menos una idea sobre las posiciones en que podrían quedar los cuatro contendientes por la Presidencia de la República. Faltan sólo unos días para comprobar los augurios o predicciones.

Mientras tanto, se dibujan los posibles escenarios. Si gana el PRI, por ejemplo, será algo así como un Tsunami político. Será como si la víbora cambiara de piel. El azul será eliminado y ahora prevalecerá el tricolor.

En este escenario, según la ubicación de cada quien, será un drama para los panistas y un sueño hecho realidad para los priístas. Los que se van, quedarán desempleados. Ya se habían acostumbrado a percibir jugosos sueldos, que nunca en su vida imaginaron que podrían obtener. Los políticos de meteóricas carreras, se opacarán súbitamente. Difícilmente, en los años que les queden de vida, podrán disfrutar las glorias que ahora.

Los que llegan, luego de 12 años de vivir en el destierro, ojalá que no lleguen con apetito económico insaciable, porque entonces el gusto les duraría muy poco. Tendrán seis años para demostrar que efectivamente son un nuevo PRI, pero un PRI enérgico, sensato, honesto, intolerante ante la corrupción, dispuesto a eliminar la impunidad y a enviar a la cárcel a todo aquel que disponga indebidamente de recursos públicos, independientemente de las siglas partidistas que ostenten.

Nadie cree en los políticos, porque, todos en general, prometen y no cumplen. Todos, no solo Peña Nieto, como se pregona en las campañas negras del actual proceso electoral. También mienten Josefina y Andrés Manuel. De Quadri, aunque mienta, no representa riesgo alguno para México, dados sus bajos porcentajes de preferencias electorales.

En principio, se dá casi como un hecho que la candidata panista quedará en la tercera posición y que la contienda se definirá entre Peña Nieto y López Obrador. Gracias a Fox y a Felipe Calderón.

Si pierde Peña Nieto, los priístas tendrán que entender que no lograron recuperar la confianza de los mexicanos. Que tendrán que tomar o aplicar acciones más contundentes para superar la leyenda negra del priísmo. Que las simples promesas y la manifestación de buenos deseos, no bastan.

Si gana el mexiquense, tendrá que cumplir con todo lo que prometió. Sobre todo, devolver la tranquilidad al país, resolver temas tan fundamentales como el mejorar la economía de cada mexicano, el ampliar las fuentes de trabajo, las oportunidades de estudio. El acabar con las desigualdades sociales. Acabar con aquello de : cuanto tienes, cuanto vales.

Si gana Andrés Manuel, el reto también será enorme. Son muchos los que creen en el tabasqueño, pero también son muchos los que desconfían. Ha quedado claro que sus propuestas, en su mayoría son urgentes y necesarias, pero ha exagerado tanto, que algunas resultan fantasiosas y poco factibles de realizar.

El Presidente de México, no es un rey. No es un ser todopoderoso, cuyos deseos son órdenes. Sabido es que el Presidente propone, y el Congreso de la Unión dispone. O visceversa.

Resulta ingenuo, imaginar que la sola llegada de un nuevo mandatario, la corrupción, tan arraigada en este país, acabe como por arte de mágia. Resulta ingenuo, pensar que se logre en verdad un gobierno austero y honesto. Que no se concederán concesiones a los amigos. Que no se pagarán con cargos o privilegios los compromisos de campaña. Resulta ingenuo, que con simples frases amorosas se acabará la inseguridad pública.

De lograrse esto, aunque sea en un modesto porcentaje, al menos durante todo el presente sexenio, se habrá iniciado una nueva forma de hacer política en México. La cuestión es que esperar grandes resultados, enfrenta el riesgo de tener enormes decepciones. Ojalá que éste primero de julio no sea un simple cambio de piel de la víbora, como ocurrió en los últimos doce años. No más foxadas.

gil_lavenants@hotmail.com

Empleo Nuevo
Teleton
AFN Marketing
Calibaja Noviembre
Ibero
Castro Limon 2
Netlink Internet
AGP Deportes Central
PluralMX
Funeraria Aimar
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano