Creo que soy...conservador
Agencia Fronteriza de Noticias
Cubo Bistro
CNR Rosarito
Empleo Nuevo
Facebook AFN

Creo que soy...conservador

Tijuana BC - martes, 22 de octubre de 2019 - Marco Antonio Samaniego.
271

Por: Marco Antonio Samaniego

TIJUANA BC 22 DE OCTUBRE DE 2019.-En efecto, dado que todo aquel que no concuerda con las declaraciones de AMLO, pronto es designado como conservador,  todo indica que somos parte de esa condición. Aunque también debo confesar que no me queda claro a que se refiere ser conservador. También quiero declarar que estoy por la vida, por la paz, la cordialidad, el amor al prójimo y  que exista el pleno respeto al derecho ajeno. 

Por eso, los acontecimientos del pasado jueves en la ciudad de Culiacán, son una pérdida para todos los mexicanos.  Luego de leer comentarios, opiniones, argumentos del presidente y las declaraciones contradictorias de los encargados de la seguridad en México,  somos de la idea de que todo el país pierde, lo que  incluye al gobierno y a los mismos narcotraficantes. 

Un Estado ineficiente, incapaz y arrodillado, son las únicas palabras que surgen para intentar explicar lo sucedido. No  se pueden escribir otras ante la poca seguridad que ofrecen los  encargados de ello. Parecen un conjunto de infantes que declaran  no haber hecho las cosas bien, pero no me vayan a regañar por el juego de palabras que hemos creado para cubrir el tremendo ridículo internacional que se ha generado. 

Imprevisión, incapacidad,  falta de trabajo de inteligencia, nos muestran un México secuestrado por la capacidad  demostrada por la delincuencia organizada. Aquí, sin duda, muy organizada. En unos cuantos minutos  lograron mostrar su poder y capacidad de fuego. Ello implica que tienen entrenamiento, que han estudiado las zonas, que tienen vehículos y armas listas para cualquier momento.  Incluso, que tienen interlocutores conocidos. ¿Cómo sabían con quién negociar la liberación del hijo del Chapo? ¿Cómo la autoridad del Estado, les recibió la llamada o el mensaje? ¿Se presentaron personalmente a decir, déjenlo ir porque si no matamos a tantos mexicanos como sea posible? ¿Quién los atendió tan rápido? Si la orden de detener la movilización se consultó con el presidente ¿Cuánto poder tienen  los negociadores? ¿ Quiénes son? 

El cinismo mayor está en que los abogados de la familia del Chapo, nos aseguran que el gobierno es humanitario, lástima que sus representados no. También nos indicaron que El Chapo está tranquilo en su celda, que puede dormir tranquilo, todo está en calma porque sus hijos pueden  gozar de la vida y la libertad, lo que la mayoría de los mexicanos no, dado que rezaremos porque estos personajes tan importantes no se cambien de ciudad para seguir operando.  

Pero los delincuentes  también perdieron. Ser considerados fuertes no es una ventaja necesariamente. Los mandos de los cuerpos de seguridad no van a quedar tranquilos. No van a cometer el mismo error.  Quedar en tan mala posición no es fácil para nadie, menos para hombres y mujeres que  tienen capacidad de fuego y quienes están pensado que no vuelve a suceder.  La lección que les dejó  no va a ser con respuestas de síguele corriendo. 

La delincuencia organizada demostró  su capacidad de fuego y por tanto, van a ser estudiados de mejor manera. Lo único que podemos pedir los mexicanos es que el trabajo de inteligencia sea mejor y con mayor detalle. Que no existan   víctimas inocentes.  Cuando decidan dar el siguiente paso - porque se tiene que dar – se piense que las vidas de todos cuentan, incluidos los que pueden perder la vida entre este momento y lo que en cierto tiempo se volverá a presentar. Suponemos que el necesario próximo episodio, será con mejores condiciones y recursos. Imaginar que ya todo terminó,  le puede salir muy caro a López Obrador. La legitimidad sigue, pero no es posible saber por cuento tiempo. Y acciones como ésta la disminuyen paulatinamente. 

En pronta fecha sabremos si este fue un episodio, o una nueva condición de vida, donde el Estado no sea secuestrado por los deseos de un sector vinculado a la delincuencia. Si soy conservador por afirmar esto, pues ni modo. Yo también creo en el derecho a la vida, a la libertad, a la paz, pero eso se logra con los delincuentes en la cárcel, no en las calles incendiando autos, atemorizando a la población  y diciéndole al Estado  lo que tiene  qué hacer. 

* Marco Antonio Samaniego López.  Doctor en historia por el Colegio de México.

Esta columna no refleja la opinión de Agencia Fronteriza de Noticias, sino que corresponde al punto de vista y libre expresión del autor

Historias Anime
Las Pulgas
Hotel Ticuan
Neuvoo
AGP Deportes 2
Garage Photo Studio
Buscador Acerca de AFN Ventas y Contacto Reportero Ciudadano